Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Sexta Comisión

(Nueva York, 7 de octubre de 2009)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Item 106: Medidas para Eliminar el Terrorismo Internacional

 

Señor Presidente:

Quisiera, ante todo, felicitar a los miembros de la mesa por su elección para dirigir nuestras tareas. Ofrezco la colaboración de mi delegación en esa importante gestión. Quisiera, igualmente, destacar la importancia del tema relativo a las Medidas para Eliminar el Terrorismo Internacional y expresar nuestro interés para que la Sexta Comisión logre resultados tangibles en esta área.

Los avances registrados en este último año por el Secretario General, la Asamblea General y sus Grupos de Trabajo, como su contribución a la lucha contra el terrorismo han sido visibles. El Informe del Simposio de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo y la Reunión de la Decimotercera Sesión del Grupo de Trabajo Especial contra el Terrorismo, constituyeron, en este sentido, un aporte significativo.

El Informe presentado por el Secretario General sobre las "Medidas adoptadas para eliminar el Terrorismo Internacional", contenido en el documento A/64/161, es, a su turno, un instrumento de gran valor para dar continuidad a los esfuerzos de la comunidad internacional en la lucha contra ese crimen.

Mi delegación condena firmemente los actos terroristas e insiste en que estos no tienen justificación bajo ninguna circunstancia. Estamos comprometidos en encontrar soluciones efectivas en esta área. El Gobierno de Colombia ha continuado su lucha contra el terrorismo a nivel nacional, enfrentando las consecuencias originadas en la violencia generada por los grupos armados ilegales.

Los programas de reinserción del Gobierno Nacional han permitido la desmovilización de más de 51.783 ex combatientes, desde 2005 a la fecha, a través de la Ley de Justicia y Paz. Esto ha posibilitado que los actos de violencia en Colombia hayan disminuido en un 52%.

Por otro lado, los programas de reparación de las víctimas se han ampliado y perfeccionado, a medida que se va aprendiendo de la experiencia acumulada. El Estado Colombiano ha destinado una cuantiosa inversión en reparación a las víctimas, quienes tienen derecho a esa reparación mediante procesos por la vía legal, como por la administrativa. Se ha establecido un sistema que garantiza a las victimas su derecho a la verdad, la justicia, y a una completa reparación: simbólica, material, administrativa y legal.

La meta que se ha fijado el Gobierno Nacional es ayudar a cada persona a retornar a las circunstancias anteriores a su condición de victima, a través de acciones encaminadas a la restitución, la compensación, la rehabilitación y la garantía de no repetición. El Gobierno también ha acogido las recomendaciones dadas en el Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para avanzar en esta materia de manera decidida.

Señor Presidente:

Aunque estos esfuerzos son esenciales, el carácter global del terrorismo requiere que la lucha individual de cada Estado sea complementada con iniciativas de cooperación internacional. Esta cooperación se debe concentrar, entre otros factores, en la lucha contra las fuentes de financiación del terrorismo, que lo prolongan y le dan fuerza, los programas para aliviar sus consecuencias y el sometimiento a la Ley de los grupos armados ilegales.

La lucha internacional contra el lavado de activos, el tráfico de armas, y el narcotráfico, entre otros fenómenos, no logrará resultados eficaces sin una respuesta y un compromiso claro por parte de algunos de los Estados Miembros de las Naciones Unidas. Es necesario actuar de manera coherente en el desarrollo e implementación de una estrategia global que corresponda a la magnitud del reto que enfrentamos.

El intercambio de información, el apoyo de programas específicos en prevención del terrorismo y el acceso a experiencias sobre mejores prácticas pueden jugar un papel importante en esa dirección. En estas áreas, los cursos de capacitación sobre la "Prevención del Terrorismo" que se desarrollan periódicamente por parte de las Naciones Unidas y el Simposio de Apoyo a las Víctimas del Terrorismo constituyen ejemplos del avance que se puede lograr con ese objetivo.

Señor Presidente:

La comunidad internacional cuenta con herramientas que ofrecen una base para el entendimiento y el compromiso en temas relacionados con el terrorismo. Las organizaciones internacionales que combaten y previenen el terrorismo, entre ellas la Interpol, el Centro Global de Cooperación Contra el Terrorismo, el Comité Especial de las Naciones Unidas contra el Terrorismo y la Subdivisión de Prevención del Terrorismo de la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Droga y el Delito tienen un papel clave e indispensable.

Otros instrumentos, como la Resolución Global Contra el Terrorismo, los acuerdos de la Cumbre Mundial de 2005, la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el terrorismo y los dieciseis convenios multilaterales vigentes en el marco de las Naciones Unidas deben ser aplicados plenamente a fin de propiciar un avance firme en este campo.

Las herramientas legales como la Carta de las Naciones Unidas, el Derecho Internacional relativo a la protección de los derechos humanos, las normas sobre refugiados y el Derecho Internacional Humanitario, son igualmente esenciales como marco y guía para el progreso en nuestras tareas. Todos estos instrumentos deben ser respetados, defendidos y promovidos como parte de un régimen claro, predecible y coherente frente al terrorismo.

Agradecemos la convocatoria a una Conferencia de Alto Nivel para discutir este tema, e insistimos en la importancia de concretar rápidamente los consensos necesarios. Debemos concentrar los esfuerzos en aquellos elementos en los que ya existe coincidencia, entre ellos el rechazo categórico al terrorismo en todas sus formas y manifestaciones. Esta Convención es necesaria para que algunos elementos que se dan por entendidos se codifiquen oficialmente, por ejemplo la corresponsabilidad de todos los Estados en la lucha contra el terrorismo y la atención a las víctimas.

Señor Presidente:

Mi delegación valora las acciones emprendidas para encontrar soluciones frente a este grave crimen. El papel de los gobiernos y las organizaciones internacionales resulta fundamental en este propósito. Las víctimas y la población en general esperan una respuesta eficaz. Mi delegación desea que pronto encontremos la manera más eficiente de responder a este llamado con una misma voz.

Reiteramos nuestra disposición para colaborar con los esfuerzos de la mesa y de usted Señor Presidente, a fin de que las tareas de la Sexta Comisión en esta materia resulten consecuentes con la magnitud del reto que enfrentamos.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 64