Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Tercera Comisión

(Nueva York, 26 de octubre de 2009)

Intervención de la Embajadora Claudia Blum, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, TEMA 69: (b) PROMOCIÓN Y PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

 

Señor Presidente:

Colombia ha continuado fortaleciendo los marcos legislativos y las políticas para la protección y disfrute de los derechos civiles, políticos, económicos, culturales y sociales, gracias al trabajo comprometido de las instituciones democráticas, la participación amplia de la sociedad civil y el apoyo de la cooperación internacional.

Los logros del Plan Nacional de Desarrollo han permitido progresos significativos en los derechos económicos, sociales y culturales. El fortalecimiento del Estado de Derecho, la reducción de la violencia gracias a la Política de Seguridad Democrática, y la desmovilización de más de 52 mil miembros de grupos armados ilegales, han tenido positivas repercusiones en materia de justicia, paz y reparación a víctimas de la violencia. Han sido, además, esenciales para la promoción y protección de los derechos y libertades.

Varias instituciones y estrategias específicas han resultado también decisivas. Menciono entre ellas: el Programa Presidencial de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario a cargo de la Vicepresidencia de la República; la implementación del sistema penal acusatorio y el fortalecimiento de las capacidades especializadas en derechos humanos de la Fiscalía y otros entes de la Rama Judicial; la política integral en derechos humanos y DIH aplicada en el Ministerio de Defensa; la clara división de competencias que asegura que los casos de violación de derechos están sujetos a la jurisdicción penal ordinaria; el trabajo de la Defensoría del Pueblo como ente independiente de control; y los avances del Plan Nacional de Educación en Derechos Humanos.

Por otra parte, el Gobierno ha actuado de manera inmediata y rigurosa para responder a posibles violaciones a derechos humanos atribuibles a agentes del Estado. Un ejemplo de ello, han sido las estrictas medidas administrativas y los procesos judiciales en curso frente a los condenables sucesos relacionados con posibles casos de homicidio en persona protegida conocidos en 2008 por la comunidad nacional e internacional.

Señor Presidente:

Mi delegación reafirma el compromiso absoluto del Gobierno de Colombia con la protección y las garantías ofrecidas a las organizaciones sociales defensoras de los derechos humanos. Como lo han reiterado el Presidente y el Vicepresidente de la República, Colombia considera que la actividad de los defensores es condición necesaria para el fortalecimiento de la democracia, la promoción y garantía de los derechos humanos y la materialización del Estado Social de Derecho. El Gobierno reitera su profunda preocupación por las agresiones contra las organizaciones de derechos humanos, principalmente debidas a la violencia de grupos armados ilegales.

El Estado continuará reforzando las políticas y el marco legal de protección para los defensores de derechos humanos. Un desarrollo reciente en este campo es la Ley 1309 adoptada en junio pasado para hacer más estricta la sanción a los crímenes contra líderes sindicales. El incremento presupuestal del Programa de Protección del Ministerio del Interior y de Justicia que pasó de 13.6 millones de dólares en 2002 a 47 millones de dólares en 2009 es otro avance concreto. También, destaco el establecimiento de la Mesa Nacional de Garantías para el trabajo de los defensores, establecida en abril pasado, y de las 14 Mesas Territoriales previstas en este campo. Estos espacios de diálogo entre el Gobierno, las organizaciones de derechos humanos y líderes sociales y comunales, acompañados por Naciones Unidas y algunos gobiernos, permitirán consolidar las garantías para el trabajo de los defensores.

Señor Presidente:

Colombia asigna especial importancia a la cooperación internacional en derechos humanos. En 2008 tuvimos 364 proyectos de cooperación, distribuidos en los 32 departamentos del país. Algunos se focalizaron en las zonas más vulnerables.

El Gobierno Nacional ha mantenido una política de apertura a la cooperación y la veeduría internacional. Desde 1997, contamos con una Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos. El acompañamiento de esta oficina, ha permitido adoptar políticas y medidas cada vez más efectivas, para enfrentar desafíos en derechos humanos, incluidos los relacionados con la violencia generada por los grupos armados ilegales. Para el seguimiento a las recomendaciones de esta Oficina, se estableció un mecanismo de diálogo en el que participa la sociedad civil y delegados de 39 misiones diplomáticas acreditadas en el país.

Existen, igualmente, instancias bilaterales de diálogo en derechos humanos con la Unión Europea, Canadá y España, en las que se promueve el intercambio de información para identificar áreas de cooperación.

En diciembre de 2008, Colombia se presentó voluntariamente al Examen Periódico Universal del Consejo de Derechos Humanos. Hemos desarrollado una metodología de seguimiento al cumplimiento de los compromisos allí asumidos. El primer informe de avance se publicó el 10 de junio pasado.

Como parte de los compromisos asumidos en ese Examen, en 2009 visitaron el país, por invitación del Gobierno, los relatores especiales sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias; sobre la situación de los derechos de los pueblos indígenas; y sobre la situación de los defensores de derechos humanos. La relatora especial sobre independencia de jueces y abogados visitará próximamente el país. A partir del examen de los avances nacionales y los retos existentes, se espera que las recomendaciones de los relatores contribuyan de manera constructiva a fortalecer las políticas nacionales relevantes.

A partir de la experiencia nacional, Colombia refirma en este debate su respaldo a las tareas de las Naciones Unidas relacionadas con la cooperación internacional para la promoción del respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales. Mi delegación continuará apoyando todas aquellas iniciativas que se enmarquen en ese propósito fundamental de las Naciones Unidas.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 64