Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Plenario

(Nueva York, 1 de marzo de 2011)

Intervención S.E. Embajador Néstor Osorio Representante Permanente de Colombia, Implementación de las Resoluciones de Naciones Unidas

 

Señor Presidente:

El mundo asiste actualmente a uno de los episodios más vergonzosos y repudiables de los últimos años. La represión violenta de un régimen dictatorial contra su pueblo, y la más flagrante violación de los Drechos Humanos.

El Sistema de Naciones Unidas ha reaccionado con la celeridad y sentido de urgencia que exige la situación. El Consejo de Seguridad, después de haber hecho un llamado a la cordura y al manejo pacífico de las protestas populares, que fue desatendida por las autoridades libias, adoptó unanimemente la Resolución imponiendo sanciones y remitiendo la situación en Libia a la Corte Penal Internacional. Le corresponderá a la Corte establecer las responsabilidades por los delitos cometidos.

Colombia reitera la urgencia de detener la violencia y exige a las autoridades libias el estricto cumplimiento de sus obligaciones internacionales y del derecho internacional de los derechos humanos.

Rechazamos de manera inequívoca las incitaciones a la violencia desde sectores oficiales y condenamos las violaciones a los derechos humanos y libertades fundamentales del pueblo libio. El Estado debe asumir su responsabilidad primaria de garantizar la seguridad y derechos de sus ciudadanos, incluyendo el derecho a la vida, así como la libertad de expresión y de reunión pacífica.

Mi país ha mantenido una posición firme y coherente en todos los escenarios en los que se ha abordado esta situación. Copatrocinamos la resolución del Consejo de Derechos Humanos, en la que se estableció una comisión internacional de investigación sobre las violaciones cometidas en Libia y se recomendó la suspensión de la membresía de ese país. Así mismo, además de la resolución del Consejo de Seguridad, copatrocinamos esta resolución que acaba de aprobar la Asamblea General suspendiendo la Membresía de Libia en el Consejo de Derechos Humanos.

Libia debe encontrar los mecanismos para responder de manera efectiva a las legítimas aspiraciones de su pueblo, en búsqueda de una sociedad más justa y equitativa, en la que sus ciudadanos puedan ejercer libremente sus derechos y libertades fundamentales. La reconciliación requerirá el establecimiento de responsabilidades, enfrentar la impunidad y asegurar que quienes cometan o hayan cometido crímenes de lesa humanidad sean sometidos a la justicia.

La comunidad internacional debe permanecer unida y continuar tomando las medidas conducentes a detener las violaciones que cometen los verdugos del pueblo libio.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 65