Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Periodo de Sesiones 66

(Nueva York, 28 de octubre de 2011)

Intervención de S.E. Sr. Miguel Camilo Ruiz, Representante Permanente Alterno de Colombia ante las Naciones Unidas, Tema 49. Asistencia para actividades relativas a las minas.

 

Señora Presidenta:

Mi Delegación le felicita a usted y a la Mesa por la excelente conducción que vienen haciendo de los trabajos de la Cuarta Comisión.

Mi delegación se asocia a la intervención realizada por Uruguay en nombre de MERCOSUR y Estados Asociados.

Señora Presidenta:

Por lo menos 68 países en el mundo siguen amenazados por 110 millones de minas antipersonal. Nuestro país es uno de ellos. Es uno de los países que continúa la lucha para que estos instrumentos dejen de ser un peligro constante para la población.

Entre 1990 y octubre de 2011, se registraron 9.482 víctimas de eventos relacionados con estos artefactos entre ellos, 38% civiles y 62% miembros de la Fuerza Pública; 67% heridos y 21% muertos en 31 de los 32 departamentos del país.

En este contexto, quiero enfatizar en que los únicos responsables de estos hechos en Colombia son los grupos armados ilegales. Son ellos quienes causan daño a nuestros compatriotas con este crimen atroz. Es por eso, que hago un llamado a la comunidad internacional para que presione a estos actores a que cesen esta práctica.

Sin embargo, gracias a una intensa lucha contra las minas, nuestro país ha logrado avances fundamentales. Desde la entrada en vigor de la Convención de Ottawa en marzo de 1999, Colombia ha sido uno de los países comprometidos con la creación de programas encaminados a alcanzar un "mundo libre de minas antipersonal". Es así como durante el 2010, se avanzó en el despeje de 425.000 metros cuadrados en 13 municipios colombianos con operaciones con las que se garantizó el retorno y el restablecimiento de derechos de la libre movilidad a 78 comunidades, en su mayoría campesinos en situación de vulnerabilidad.

Señora Presidenta:

Mi país destaca dentro de sus logros nacionales, el establecimiento de un Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal, dirigido a garantizar una coordinación adecuada para aumentar la eficiencia, eficacia y calidad de las intervenciones de la Acción Integral contra Minas Antipersonal (AICMA).

El Gobierno por medio de dicho Programa, trabaja intensamente en tres actividades específicas que son: 1. El impacto social, económico y ambiental de las Minas Antipersonal (MAP), 2. El impacto de las Municiones sin Explotar (MUSE) y 3. El impacto de los Artefactos Explosivos Improvisados (AEI). Ellos incluyen a personas y sociedades, y la manera en que éstas se ven afectadas por la presencia y/o sospecha de existencia de artefactos de dicha naturaleza.

Sobre este particular, quisiera resaltar que en materia del acompañamiento de acceso a derechos, durante el 2010, el gobierno orientó a 50 víctimas que no habían tenido acceso a ningún tipo de ayuda o de reparación económica, y en el 2011, 87 de las 88 víctimas civiles han sido contactadas y orientadas. Al día de hoy, el 61% de nuestras víctimas han tenido acceso a las ayudas humanitarias contempladas por la legislación nacional.

Se avanza también, en la definición final de los estándares nacionales de Desminado Humanitario, en el que el Programa para la Acción contra Minas, en coordinación con el Ministerio de Defensa y el Comando General de las Fuerzas Militares, vienen liderando la construcción de un primer grupo de estándares estratégicos, para definir los roles al interior del Estado colombiano y los parámetros necesarios del desminado humanitario.

Finalmente, el Programa Presidencial está liderando la implementación de la estrategia "Remángate" a nivel internacional. Esta es una campaña que busca sensibilizar a la población civil acerca de la problemática de las minas antipersonal. Colombia hace un llamado a todos los países con este flagelo alrededor del mundo y a sus personajes públicos, a que se unan a esta estrategia que se inició en Colombia el pasado 4 de abril.

Con estas actividades el gobierno nacional, ha logrado brindar apoyo a las comunidades afectadas, mediante la educación en el riesgo de Minas Antipersonal, la recuperación de tierras productivas, el retorno de sus habitantes, la reconstrucción de la red de servicios públicos y la rehabilitación física y psicológica, con miras a facilitar una plena reintegración social y económica de las víctimas.

Quisiera resaltar que mi país tuvo el honor de albergar en el 2009 la Segunda Conferencia de Revisión de la Convención de Ottawa en Cartagena. En este evento la comunidad internacional tuvo la oportunidad de renovar su compromiso de limpiar las zonas con minas y de garantizar el derecho de llevar una vida plena y digna, a las personas discapacitadas a causa de las minas.

En esta oportunidad se adoptó el Plan de Acción de Cartagena 2010-2014, para superar los obstáculos en el camino hacia un mundo sin minas y se lograron avances importantes en el establecimiento de medidas sobre la destrucción de existencias, la limpieza de zonas minadas y la asistencia a las víctimas. En este sentido, resaltamos la vigencia de las acciones acordadas y exhortamos a los Estados a avanzar en su implementación.

Señora Presidenta:

Mi país condena de manera categórica la instalación de minas antipersonal. El ejército colombiano, en cumplimiento con los compromisos adquiridos por el Artículo 5 de la Convención de Ottawa, ha destruido en su totalidad los arsenales de Minas Antipersonal de las fuerzas armadas y ha neutralizado todas las zonas que habían sido minadas por personal militar.

En mi país aún quedan grandes desafíos por enfrentar, pero seguimos trabajando día a día para lograr las metas con éxito. Nuestro país se compromete y cumple. Y en la búsqueda de este objetivo, los esfuerzos de cooperación internacional son componente central en la acción contra las minas. Resulta indispensable que aún en el contexto de la actual crisis financiera y económica mundial, los países afectados cuenten con un apoyo técnico y financiero adecuado, que les permita superar los daños causados a las víctimas y a sus comunidades.

Señora Presidenta,

Un amplio compromiso de todos nuestros países ante la lucha contra las Minas Antipersona, será garantía para dar continuidad al progreso mostrado en la implementación de la Convención, para encarar de manera decisiva los nuevos desafíos, y, lo que es más importante, para que la dimensión humanitaria y de derechos humanos quede cabalmente incorporada en la lucha de la comunidad internacional contra este flagelo.

Muchas gracias, señora Presidenta.

ˆarriba

« regresar

Periodo 66