Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Periodo de Sesiones 68

(Nueva York, 13 de marzo de 2014)

Intervención de S.E. Embajadora María Emma Mejía, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, sobre la Cuestión de la Representación Equitativa y el Aumento de los Miembros del Consejo de Seguridad y Asuntos Relacionados

 

Señor Presidente,

Quiero comenzar agradeciéndole, Embajador Tanin, por haber acogido la solicitud del Grupo Unidos por el Consenso, y por convocar esta nueva serie de sesiones de las "Negociaciones Intergubernamentales sobre la cuestión de la representación equitativa y el aumento de los miembros del Consejo de Seguridad", sesiones que creemos firmemente, como usted, darán impulso al proceso, de forma que podamos contar con un Consejo de Seguridad ajustado al actual escenario internacional, con una multiplicidad de actores, de retos, de amenazas y de realidades diferentes a los del momento en que Naciones Unidas fue creada.

Así mismo, quiero agradecer a nuestro Coordinador el Embajador Cardi, por haber presentado la posición del Grupo de Unidos por el Consenso en su intervención.

Mi país Colombia tiene una posición de principios sobre la reforma del Consejo de Seguridad, que viene desde el mismo momento del establecimiento de esta Organización en 1945 y lo hicimos por creer, desde entonces y hasta ahora, firmemente en el principio de la igualdad soberana de los estados.

Nos opusimos entonces al veto y a la membresía permanente en el Consejo de Seguridad, porque constituían grandes privilegios que favorecían a unos pocos en detrimento del resto de los Estados Miembros.

En la medida en que esa situación se mantiene, no creemos que la manera de resolver esta inequidad sea a través de otra inequidad, es decir aumentando el número de miembros permanentes al Consejo de Seguridad.

Presidente,

Todos los aquí presentes sabemos que las responsabilidades de los miembros del Consejo incluyen el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional y la potestad para determinar y calificar qué constituye una amenaza a la paz, y eso lo saludamos.

Sin embargo, también estamos conscientes de que los poderes de los miembros permanentes del Consejo van mucho más allá, por ello la reflexión que quiero dejar en el día de hoy sobre la mesa apunta a que esta ampliación de miembros permanentes podría desencadenar un efecto cascada sobre todo el sistema de Naciones Unidas.

Para darles un solo ejemplo, en la elección de los jueces de la Corte Internacional de Justicia, los cinco miembros permanentes del Consejo, gracias a su condición, han logrado garantizar su representación ininterrumpida, durante los últimos 68 años. Este es un hecho que considero absolutamente indispensable tener en cuenta al momento de tomar una decisión al respecto.

Como lo resaltó el embajador Cardi y otros distinguidos colegas, creemos que la flexibilidad es el mecanismo adecuado para acercar las posiciones y para lograr que en el marco del proceso de Negociones Intergubernamentales pueda avanzar hacia el anhelado consenso en esta materia.

Para terminar, deseo reiterar el compromiso de mi delegación de seguir trabajando con este mismo espíritu de flexibilidad, con la esperanza de que los demás grupos que participan en estas negociaciones hagan lo propio.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 68