Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Periodo de Sesiones 68

(Nueva York, 1 de noviembre de 2013)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, en el debate general sobre el TEMA 48. Asistencia para actividades relativas a las minas

 

Señor Presidente,

Quisiera agradecer el informe presentado por el Secretario General. Este documento incluye avances representativos sobre políticas y actividades de las Naciones Unidas alrededor del mundo y muestra la importancia del compromiso en proporcionar esta necesaria asistencia.

Hacemos un reconocimiento especial a la labor comprometida de agencias de las Naciones Unidas relacionadas con la asistencia relativa a las minas, como es el caso de UNMAS, UNICEF, OCHA, PNUD y ACNUR. Valoramos el trabajo que han llevado a cabo en nuestro país y los avances alcanzados en el último periodo.

Queremos resaltar el proceso de consultas realizado bajo la coordinación del Servicio de Actividades relativas a las Minas, UNMAS, mediante el cual se generó la Estrategia de las Naciones Unidas de Actividades relativas a las Minas 2013-2018, con participación de los miembros del Grupo Interinstitucional de Coordinación, países afectados, donantes, otras entidades, organizaciones y con la sociedad civil.

Mi país espera que la implementación de la Estrategia se haga en beneficio de las acciones para lograr un mundo libre de minas antipersonal y mejor calidad de vida para nuestras poblaciones y para las generaciones futuras.

Señor presidente,

En el marco de la evolución de las realidades sobre el terreno, quiero llamar la atención sobre la creciente utilización de artefactos explosivos improvisados y la amenaza que estos representan para la población. Estos artefactos, elaborados manualmente con materiales difíciles de detectar y de bajo costo, como el plástico y jeringas desechables, tienen tan demoledores efectos en los seres humanos como las minas industrializadas. En Colombia, hemos venido abordando esta problemática de manera creciente.

Vemos con optimismo los adelantos que, sobre esta cuestión, ha llevado a cabo Naciones Unidas, especialmente en formación interna de capacidad técnica sobre detección y destrucción de estos artefactos, y la transferencia de este conocimiento a través de la asistencia a los estados afectados. Teniendo en cuenta las necesidades apremiantes en este campo, insistimos en la importancia de considerar el tratamiento amplio de la utilización de los artefactos explosivos improvisados en la discusión de la próxima resolución de asistencia para las actividades relativas a las minas y agradecemos a Polonia por su trabajo en este sentido al facilitar la resolución de este año.

Señor presidente,

Quiero enfatizar en que la colocación de minas en nuestro país es causada exclusivamente por actores armados no estatales al margen de la ley. Estos artefactos tienen un interés táctico para dichos grupos, les sirven para detener la acción del Estado, proteger corredores estratégicos y cultivos ilícitos. Su colocación indiscriminada genera grandes dificultades de localización y detección de los campos minados. Es un apoyo fundamental para nuestro país y otros países que enfrentan esta problemática, que se continúe el llamado a estos actores a detener esta práctica.

Debido a la contaminación de minas producto del accionar de dichos grupos, Colombia solicitó a la X Reunión de Estados Parte de la Convención, una prórroga por diez años para el desminado del país, la cual le fue concedida, ampliándose el plazo hasta el 2021.

Colombia renueva su compromiso con esta meta y para ello continúa fortaleciendo tanto sus programas de Desminado Humanitario como los de Educación en el Riesgo y Asistencia Integral a las Víctimas bajo la coordinación del Programa Presidencial para la Acción Integral contra Minas Antipersonal, PAICMA.

A través de este programa el Estado colombiano no solamente orienta las acciones desde una perspectiva humanitaria sino también promueve el desarrollo y la productividad de las comunidades afectadas trabajando de manera conjunta con el sector privado y la sociedad civil.

Con esta estrategia ha logrado importantes avances en materia de desminado, incluyendo la limpieza municipios contaminados con minas; de educación, articulando su trabajo con el Ministerio y las Secretarías de Educación para la elaboración de Planes Escolares para la Gestión de Riesgos y el desarrollo de procesos de prevención; y por último, de asistencia a las víctimas, implementando estrategias para la construcción de procesos de atención y reparación, y logrando, el acceso efectivo a los derechos del 100% de quienes se han registrado en el Sistema de Gestión de la Información para la Acción contra las Minas.

Señor presidente,

Para lograr el cumplimiento de las metas de los países afectados, consideramos fundamental el fortalecimiento de las capacidades nacionales y del principio de la titularidad nacional. Resaltamos la importancia de que la comunidad internacional continúe prestando asistencia y cooperación en torno a la definición de los procesos nacionales, basándose en las necesidades identificadas por el propio país afectado.

Este apoyo, hace la diferencia a la hora de lograr resultados sobre el terreno. Renovamos nuestro llamado para que esta cooperación se lleve a cabo de manera articulada y programable con autoridades nacionales, tanto a corto como a mediano plazo, y de manera equilibrada entre las instituciones del Estado y agentes externos como las organizaciones civiles.

No podemos olvidar que lograr un mundo libre de la amenaza de las minas tiene como objetivo final garantizar la protección y mejores condiciones de vida de la población. Colombia reitera la importancia de adoptar medidas para superar los daños causados por las minas, a las víctimas y a sus comunidades. Debemos continuar trabajando para asegurar que los Estados cuenten con mecanismos apropiados para brindar asistencia y garantizar la protección de sus derechos. Por ello, Colombia será sede de la Conferencia Global de Asistencia a Víctimas en abril de 2014 en la ciudad de Medellín. Bajo el lema Tendiendo Puentes entre Mundos se busca profundizar la comprensión de este tema y encontrar sinergias en áreas como discapacidad, derechos humanos y asistencia a víctimas.

Señor presidente,

Mi país apoya todos los esfuerzos encaminados a fomentar y motivar la participación de las mujeres en la programación de actividades relativas a las minas. Las cifras continúan siendo desalentadoras mientras las necesidades de personal continúan en aumento.

El aporte de las mujeres debe ir más allá de la participación en programas de desminado y orientarse también a áreas en las que se requiere conocimiento especializado en asistencia a víctimas, educación para el riesgo, servicios médicos y conocimientos en sistemas y tecnología, en las que se necesita un mayor apoyo de equipos que cuenten con trabajadoras y tomadoras de decisiones.

De manera especial Colombia quiere hacer un reconocimiento a todo el personal que día tras día trabaja para lograr avances en las actividades relativas a las minas. Agradecemos la labor de los equipos que apoyan el desminado humanitario tanto de nuestras fuerzas militares con el Batallón de Desminado Humanitario, como el apoyo complementario de organizaciones civiles como el de la ONG británica HALO Trust, que nos apoyan gracias a la creación de un marco regulatorio que permite su ingreso y acreditación.

Señor presidente,

Mi país condena de manera categórica la instalación de minas antipersonal. Es por esto que en cumplimiento de nuestros compromisos se han destruido en su totalidad los arsenales de Minas Antipersonal de las fuerzas armadas y se han neutralizado todas las zonas que en el pasado habían sido minadas por personal militar.

Un amplio compromiso de todos nuestros países ante la lucha contra las Minas Antipersonal, es la garantía para dar continuidad al progreso mostrado en la implementación de la Convención, para encarar de manera decisiva los nuevos desafíos, y, lo que es más importante, para que la dimensión humanitaria quede cabalmente incorporada en la lucha de la comunidad internacional contra este flagelo.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Periodo 68