Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Periodo de Sesiones 68

(Nueva York, 3 de abril de 2014)

Intervención de S.E. la Embajadora María Emma Mejía, Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, Panel: "Manteniendo el Momentum de la Acción contra las Minas", Semana de información sobre el peligro de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas

 

Agradezco al Subsecretario General de Fomento del Estado de Derecho y de las Instituciones de Seguridad del Departamento para Operaciones de Mantenimiento de la Paz, Dmitry Titov, por sus palabras de bienvenida y por acompañarnos en la convocatoria para este evento, junto con el Representante Permanente Alterno de Japón, Embajador Kazuyoshi Umemoto y Kurt Chesko, Representante de UNMAS. Damos también la bienvenida al Teniente Coronel José Reinel Herrán Villalba, Director de Desminado Humanitario del Centro Nacional Contra Artefactos Explosivos Improvisados y Minas (CENAM) del Ejército Nacional de Colombia; a Rossana Becerra, representante de HALO Trust Colombia organización que, desde septiembre de 2013, adelanta operaciones de desminado humanitario en nuestro país, y a todos los asistentes que nos acompañan el día de hoy.

Distinguidos asistentes,

Para unirnos a la conmemoración, del Día Internacional de información sobre la amenaza de las minas y de asistencia para las actividades relativas a las minas, Colombia está llevando a cabo esta semana la Conferencia Global de Alto Nivel sobre Asistencia a Víctimas de Minas Antipersonal, Municiones sin Explotar y Restos Explosivos de Guerra, "Tendiendo Puentes entre Mundos".

En ella cerca de 300 representantes de Estados afectados, cooperantes, organismos internacionales y sociedad civil, se encuentran haciendo una reflexión sobre la asistencia a las víctimas, en especial en el marco de los derechos de las personas con discapacidad. Aprovecho esta oportunidad para agradecer a todos los Estados Miembros que están acompañándonos en esta discusión.

Colombia, es el segundo país a nivel mundial con mayor número de víctimas de artefactos explosivos improvisados con características de minas antipersonal. Hemos sufrido durante décadas los efectos demoledores de su uso indiscriminado. Muchos de ustedes se preguntarán por qué pasa esto en Colombia?

Producto del conflicto armado que hemos vivido por más de 50 años, particularmente desde la década de los ochenta, se han incrementado las acciones de intimidación a la población y de uso de minas antipersonales y artefactos explosivos improvisados por parte de Grupos Armados al margen de la Ley.

Mientras en Colombia el gobierno eliminaba los arsenales militares de minas antipersonal (35 bases militares desminadas fueron entregadas en el 2011) en cumplimiento a sus compromisos internacionales, estos grupos se convertían en los únicos en hacer uso indiscriminado de estos artefactos con el propósito de detener la acción del Estado y proteger corredores y activos estratégicos como los cultivos ilícitos.

Señor Presidente y distinguidos participantes,

En nuestro país abordar esta problemática no ha sido fácil. Las minas, continúan afectando dramáticamente a las zonas más vulnerables del territorio nacional y a sus comunidades, obstaculizando el desarrollo, el acceso a servicios básicos y causando nuevas víctimas.

Desde 1990 hasta febrero de 2014, Colombia ha tenido 10.657 víctimas, de las cuales 6.534 han sido militares y 4.123 civiles. Del total, 1.071 menores de edad. Es por ello que el Gobierno Nacional, liderado por el Programa Presidencial para la Acción Integral contra las Minas Antipersonal, PAICMA, trabaja decididamente en los pilares de: Desminado humanitario, Educación en el Riesgo de Minas y Asistencia Integral a las Victimas.

En relación con el desminado humanitario es de destacar el esfuerzo de nuestro país en materia de fortalecimiento de la capacidad nacional, a través de nuestro Batallón de Desminado Humanitario, BIDES.

Gracias a su labor, de 2005 a 2013, cerca de 1.611.900 metros cuadrados han sido barridos, 441.795 de ellos solo en 2013, alcanzando un pico histórico para el país. Adicionalmente, dos municipios han sido entregados libres de sospechas de minas: San Carlos, Antioquia (marzo 2012) y El Dorado, Meta (noviembre 2012); y con el mismo objetivo continúan su labor en otros 7 municipios del país.

De manera complementaria, el Estado colombiano ha abierto las puertas a la realización de labores de desminado humanitario por parte de organizaciones civiles. Tras un proceso de establecimiento del marco normativo, The HALO Trust ha realizado operaciones desde septiembre de 2013, despejando 12.500 metros cuadrados y logrando la identificación de 50 campos minados en tres municipios (con el trabajo de 40 desminadores civiles).

Es también de destacar que la Fundación Suiza para el Desminado ha concluido las primeras dos fases del proceso de acreditación y La Ayuda Popular Noruega, del Grupo Danés de Desminado (DDG) (E W Wells Group LLC), ha manifestado su interés en iniciar dicho proceso.

Al mismo tiempo, Colombia ha fortalecido las campañas de educación preventiva y de sensibilización contribuyendo a la reducción del número de víctimas potenciales.

Señoras y señores,

Mi país apoya todos los esfuerzos encaminados a fomentar y motivar la participación de las mujeres en las actividades relativas a las minas, tanto en tareas de desminado civil como en su participación en los equipos nacionales colombianos. Es por eso que valoramos las iniciativas que se llevan a cabo esta semana, enfocadas en el empoderamiento de las mujeres en la acción relativa a las minas, y estamos convencidos de que su aporte debe orientarse adicionalmente a áreas en las que se requiere conocimiento especializado y toma de decisiones.

No podemos olvidar que lograr un mundo libre de la amenaza de las minas tiene como objetivo final garantizar la protección y mejores condiciones de vida de la población. Es por ello que Colombia está comprometida con la adopción de medidas para superar los daños causados por las minas, a las víctimas y a sus comunidades.

Avanzar a gran escala en la limpieza del territorio nacional, en la liberación de tierras y con ello, impulsar el proceso de retorno de las poblaciones desplazadas, la restitución de sus tierras y el desarrollo del país, dependerá de la firma próxima del acuerdo de paz y del inicio de la etapa de posconflicto.

Nuestro país ha perdido numerosas vidas de hombres y mujeres a quienes queremos brindarles hoy un homenaje, así como a todo el personal que trabaja para lograr avances en las actividades relativas a las minas, especialmente a quienes se encargan de la difícil tarea del desminado humanitario en el país. Sus logros nos llenan de orgullo y de esperanza en un país mejor.

Para mantener los avances y alcanzar nuestros objetivos consideramos de fundamental importancia contar con asistencia y cooperación internacional. Agradecemos a todos los Estados, Organizaciones Internacionales, agencias de Naciones Unidas y Organizaciones no Gubernamentales, que han cooperado o han brindado asistencia a nuestro país.

Finalmente, quiero reiterar el llamado a la comunidad internacional a apoyar o continuar apoyando a un país como Colombia, donde la contaminación con minas antipersonal no es una secuela del pasado sino un realidad del presente, que impone grandes desafíos en los diferentes pilares de la Acción Integral. Es por eso que reitero el compromiso de Colombia con un mundo libre de minas y con el logro de un país en el que la población pueda recorrer todos los rincones del territorio sin el riesgo de las minas antipersonal.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Periodo 68