Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Amenazas a la paz y la seguridad internacionales provocadas por los actos terroristas

(Nueva York, 12 de septiembre de 2001)

Intervención del Representante Permanente de Colombia, S.E. el Embajador Alfonso Valdivieso

 

Sr. Presidente:

queremos extender a la delegación de Estados Unidos nuestro hondo pesar y solidaridad por la tragedia ocurrida el día de ayer. Compartimos con esa delegación y con su Gobierno, el convencimiento de que se trata de un ataque no sólo contra este país, sino contra la comunidad de pueblos civilizados y sus valores de humanidad y con respecto a su futuro de paz.

Quisiera hacer eco a las palabras de la declaración emitida el día de ayer por el Gobierno de Colombia, en que se condenan y se rechazan estos cobardes atentados. Nada justifica que miles de víctimas inocentes paguen con sus vidas la intolerancia y el odio que abrigan unos grupos extremistas.

Señalo además que, por iniciativa de Colombia, la reunión anual de la Organización de Estados Americanos aprobó ayer mismo, en Lima, una declaración de condena enérgica contra los ataques terroristas y expresó la necesidad de fortalecer la cooperación hemisférica para combatir este flagelo que ayer enlutó al mundo y a la comunidad de naciones del hemisferio occidental.

Quiero proponer una reflexión sobre las actividades ordinarias, tanto del Consejo de Seguridad, como de las Naciones Unidas, en general, ante las acciones terroristas de ayer. Debemos entender que todo lo que signifique interrumpir innecesariamente el trabajo regular será un triunfo para los criminales que organizaron los bárbaros actos que hoy nos convocan. Es una realidad que deben tomarse medidas adicionales de seguridad, tanto en Nueva York, como en las instalaciones en las cuales funciona las Naciones Unidas en esta ciudad.

Sin embargo, quiero formular un llamamiento para responder con un compromiso mayor, con una mayor presencia, con un esfuerzo adicional en la búsqueda de las determinaciones que espera la comunidad internacional de las naciones que representamos tanto los miembros como los no miembros del Consejo de Seguridad. Así estaremos dando la mejor respuesta a quienes simplemente no pueden prevalecer.

Finalmente, señor Presidente, quisiera manifestar la disposición de mi delegación a participar con todos los miembros del Consejo en la adopción de las medidas inmediatas y de conformidad con las responsabilidades que le asigna la Carta de las Naciones Unidas.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones Internacional