Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Reunión Pública del Consejo de Seguridad sobre Amenazas a la Paz y a la Seguridad Internacional causada por Actos Terroristas

(Nueva York, 27 de junio de 2002)

Intervención del Representante Permanente de Colombia, S.E. el Embajador Alfonso Valdivieso

 

Señor Presidente:

Comienzo también por reconocer los muy importantes esfuerzos y la dedicación del Embajador Greenstock, como Presidente del Comité y, a su vez, agradecerle el informe que ha presentado. Asimismo, anuncio que nos asociamos a las declaraciones del Grupo de Río que formulará posteriormente el Embajador Niehaus, de Costa Rica.

Colombia reconoce los progresos realizados en esta primera fase de los trabajos del Comité contra el terrorismo y apoya el programa de trabajo establecido para la segunda etapa. Mi país reitera el llamado del Comité contra el terrorismo a todos los Estados Miembros de la Organización para que revisemos conjuntamente e implementemos unos mecanismos eficaces e idóneos para impedir que quienes hoy amedrentan a la humanidad con los actos y las amenazas terroristas logren sus propósitos.

A este respecto, deseo destacar, como bien lo señaló México, la muy reciente adopción en el continente americano de la Convención Interamericana contra el terrorismo, la cual constituye un instrumento eficaz en la lucha contra este flagelo. Este hecho demuestra la importancia y la efectividad que tiene en la guerra contra el terrorismo la acción solidaria de un mismo grupo regional.

El anterior desarrollo también nos lleva a considerar esencial que el Comité continúe fortaleciendo las relaciones de cooperación y de asistencia con las organizaciones internacionales, regionales y subregionales, en cuanto ellas constituyen un instrumento fundamental en la lucha contra el terrorismo.

En materia de asistencia técnica y financiera, deseo subrayar la importancia del establecimiento por parte del Comité contra el terrorismo, y para beneficio de los Estados Miembros, del directorio en línea sobre recursos disponibles y conocimientos en las áreas comprendidas en la mencionada resolución. Este directorio ha sido diseñado para apoyar, a partir de esta segunda fase de análisis de informes por parte del Comité, a los gobiernos que así lo demanden con mejores prácticas, información y asistencia técnica y de otra índole ofrecida por otros Estados y por los expertos del Comité para la aplicación de la resolución 1373 (2001).

En esta segunda fase de procesamiento y análisis de los informes de los Estados, el Comité habrá de enfocar su acción y programa de trabajo en aspectos prioritarios, como la identificación, por parte de sus expertos y de los miembros de los subcomités, de los vacíos que presentan algunos Estados en cuanto a los instrumentos con que cuentan para la lucha contra el terrorismo. A partir de estos vacíos deben proponerse recomendaciones sobre medidas que deban adoptarse en el interior del respectivo Estado, especialmente en el plano legislativo, en el administrativo y en el de la ejecución o la represión de la financiación del terrorismo. Así puede ser muy útil la sugerencia que presentara Singapur en cuanto a criterios para apreciar y valorar tales vacíos.

Mi delegación reconoce la importancia y la efectividad de las medidas y acciones que ha venido adoptando la mayoría de los Estados Miembros en cumplimiento de la resolución 1373 (2001), al igual que la actuación de algunas organizaciones regionales en la lucha contra el terrorismo.

Sin embargo, los sucesos actuales y, en particular, las graves amenazas que se vienen haciendo públicamente por individuos y organizaciones terroristas, como las tantas veces mencionadas acciones que intentaría el grupo Al-Qaeda, al igual que los últimos actos terroristas producidos en diferentes regiones, nos llevan a preguntarnos: ¿Qué falta por hacer? ¿Qué más debemos hacer desde el Comité contra el terrorismo para impedir que el terrorismo siga produciendo miedo, temor e incertidumbre en la población, cobrando innumerables muertes y la destrucción de la infraestructura de los Estados? Es por ello que debemos proseguir buscando esencialmente novedosas y eficaces soluciones para fortalecer la capacidad nacional a fin de robustecer la cooperación internacional en materia de terrorismo.

Y las respuestas a estas preguntas deben constituir, entonces, premisas que el Comité debe plantearse en esta segunda fase de sus trabajos, cuestionándose si las medidas que está adoptando son suficientes, o si es necesario reformular sus acciones o replantear el contenido de sus atribuciones para poder enfrentar eficazmente el terrorismo. Varias agencias en diferentes países advierten acerca de las posibilidades de nuevos y severos operativos y ataques por parte de grupos terroristas, lo que hace necesario promover acciones y crear mecanismos para manejar los riesgos que conllevan dichas acciones con el propósito de evitarlos o reducir su severidad y, ante todo, de prevenir las graves consecuencias de los mismos.

Por ello, un objetivo de los esfuerzos de la comunidad internacional contra el terrorismo debe ser continuar aprendiendo lo suficiente acerca de las capacidades y los métodos que utilizan las organizaciones terroristas para moverse de una percepción esencialmente reactiva, persiguiendo y capturando a los terroristas después de que han logrado sus propósitos, hacia una visión preventiva que utilice indicadores clave para predecir ataques terroristas antes de que éstos ocurran.

Sabemos que no es una tarea fácil. El Comité contra el terrorismo debe seguir adelante para compartir con los Estados Miembros, las organizaciones regionales y otras instituciones multilaterales, o aún privadas, la búsqueda de soluciones adecuadas y eficaces.

El próximo debate público en este Salón nos permitirá un análisis más detallado sobre estos grandes desafíos del terrorismo que exigen mayores esfuerzos de las Naciones Unidas.

Muchas Gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones Internacional