Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Reunión Pública del Consejo de Seguridad sobre Amenazas a la Paz y a la Seguridad Internacional causada por Actos Terroristas

(Nueva York, 4 de octubre de 2002)

Intervención del Representante Permanente Alterno de Colombia, S.E. el Embajador Andrés Franco

 

Comienzo por disculpar al Embajador Alfonso Valdivieso, VicePresidente del CTC quien por razones ajenas a su voluntad no puede estar presente el día de hoy.

Reconocemos el trabajo y el liderazgo del Embajador Greenstock en ejercicio de la presidencia del CTC, y agradecemos sus comentarios del día de hoy que sirven para ilustrar el momento político en el que se encuentra esta cuestión en el Consejo de Seguridad. Mi delegación se asocia a la intervención que pronunciará Costa Rica a nombre de los países miembros del Grupo de Río.

Señor Presidente:

Respondiendo a la invitación que se nos ha formulado, quiero aprovechar esta oportunidad para ofrecer algunas reflexiones sobre el papel del CTC con base en seis preguntas generales.

1. ¿Cuál es el valor agregado del CTC?

Considero que el mayor aporte del Comité ha sido el de contribuir a la consolidación de un marco de cooperación global y uniforme para la lucha contra el terrorismo. Hoy en día, los miembros de la comunidad internacional tenemos la obligación de acceder a unos estándares mínimos globalmente aceptados tal como han sido perentoriamente definidos por la Resolución 1373. El CTC ha hecho una gran labor de información y de seguimiento, ha logrado que la gran mayoría de estados acomoden sus estructuras internas a las exigencias de la Resolución 1373, y ha dispuesto de mecanismos de ayuda para otros estados que han solicitado ayuda para poner en práctica las exigencias del Consejo de Seguridad.

2. ¿Cuáles son los resultados obtenidos por el CTC en la lucha contra el terrorismo?

El CTC ha obtenido muchos resultados positivos. Valoramos inmensamente sus logros en el campo de la cooperación. Aplaudimos sinceramente el espíritu constructivo con que los estados han asumido su responsabilidad. Sin embargo, estos logros no pueden ser considerados como objetivos finales en sí mismos, ni como puntos de llegada. Son simplemente puntos de partida. Son una contribución que ha permitido dar vida jurídica a una serie de instrumentos y mecanismos nacionales e internacionales que han creado un entorno más propicio para la lucha contra el terrorismo. Las acciones que sigan son las que permitirán producir resultados más concretos tendientes a sofocar la peor amenaza a la paz y seguridad internacionales.

3. ¿Cuál es el mayor riesgo del CTC?

El mayor riesgo del Comité, en nuestra opinión, consiste en que los estados piensen que cumplir con el CTC es cumplir con la lucha contra el terrorismo. Es una sensación muy peligrosa. Un país recibe el certificado de buena conducta de los expertos y entiende que ahí terminó su labor. Otro riesgo consiste en que el mecanismo de los informes se agote. Gradualmente vamos en esa dirección y es urgente revisar la dimensión de los retos y la proporcionalidad de la respuesta.

4. ¿Cuáles son los mayores retos del CTC hacia el futuro?

En nuestra opinión, el mayor reto del CTC es articular acciones y decisiones en contra de estados, individuos u organizaciones involucrados directa o indirectamente en actividades terroristas. En otras palabras, pasar del marco general de cooperación a su puesta en práctica mediante la consideración de casos concretos. Para lograrlo, el CTC requeriría una evaluación de su mandato y una modificación del mismo.

El ámbito de la resolución 1390 podría ser el marco inicial de referencia para esta aplicación. El terrorismo en regiones específicas del mundo, cuando exista consenso entre los 15 miembros del Comite, podría ser otro ámbito de aplicación. Y aun cuando reconocemos los grandes avances del CTC, consideramos que es el momento de considerar positivamente la elaboración de listas específicas de individuos y grupos terroristas para aplicar con todo el rigor la resolución 1373. El CTC debe marcar una diferencia específica en casos concretos so pena de quedar convertido en el mediano plazo en un ente cuyo mecanismo principal del trabajo puede agotarse.

5.¿Debemos hacer que el CTC funcione como un comité de sanciones?

Definitivamente no. Los comités de sanciones y el CTC son criaturas fundamentalmente diferentes. Mientras los primeros tienen objetivos específicos (targets) que son objeto de sanciones y que buscan cambios de comportamiento generalmente en un territorio determinado, el segundo crea un marco de cooperación de carácter global y obligatorio para todos los estados. Por eso, hay que tener mucha cautela con las frecuentes comparaciones entre el CTC y los comités de sanciones como si se tratara de una misma cosa. El funcionamiento de uno y otro debe considerarse en sí mismo.

6. ¿Cómo hacer efectiva la cooperación con el Comité 1267?

Este es un campo en el que aún no logramos establecer verdaderos puntos de contacto e intercambio. En un mundo ideal de cooperación efectiva, la existencia del CTC debía ser un factor contribuyente a la eficacia del trabajo del Comité 1267. El pasado 30 de septiembre, durante las consultas oficiosas dedicadas al examen político del Comité 1267, intentamos llamar la atención a los miembros del Consejo de Seguridad sobre este aspecto. Pero es evidente que aún existe una brecha entre el marco de cooperación creado por el CTC y la aplicación efectiva a casos particulares incluido el ámbito en el cual funciona el Comité 1267.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones Internacional