Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

La Situación en Bougainville

(Nueva York, 21 de noviembre de 2002)

Intervención del embajador ALFONSO VALDIVIESO, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente:

En varias oportunidades hemos recibido del Jefe de la UNPOB, información de primera mano sobre los avances del proceso de paz en Bougainville. En diciembre del año pasado tuvimos las buenas nuevas sobre el Acuerdo de Paz de Bougainville firmado en Arawa en Agosto del 2001 y sobre los tres componentes del Acuerdo: autonomía, el referendum y el programa de recolección de armas. En esa ocasión los miembros del CS le dimos nuestra bienvenida a la firma del Acuerdo.

La aprobación por el Parlamento el pasado 27 de marzo, en segunda vuelta, de las reformas constitucionales para adoptar el Acuerdo de Paz fue un paso importante y como tal lo señaló el Consejo de Seguridad.

Al respecto es necesario reconocer el papel positivo que ha jugado la Oficina Política de las Naciones Unidas en Bougainville, bajo la dirección del Embajador Noel Sinclair.

Los miembros del CS, incluida nuestra delegación, hemos resaltado la importancia de que se proceda pronta y eficazmente con el plan de recolección de armas. Sin embargo, como se ha mencionado el plan de recolección se estancó y todo parece indicar que hay dificultades para cumplirlo en el nuevo plazo, pues las causas mencionadas por el Sr. Prendergast en su presentación así lo indican.La impaciencia de los excombatientes y la campaña de descrédito del proceso no permiten ser optimistas.

El otro tema de preocupación es la situación de la economía, tanto en Bougainville como en general en Papua Nueva Guinea. En relación a la situación de la economía en Bougainville, se ha dicho que lo poco que había fue destruido durante el conflicto armado. No hay actualmente ninguna industria de tamaño mediano o grande sino solamente economía de subsistencia. El Embajador Sinclair, en ocasiones anteriores ha sido enfático en señalar que de no haber una mejora en la situación económica, esto podría afectar negativamente la actitud de la población frente al acuerdo de paz y haría más difícil la reintegración de los excombatientes.

Señor Presidente:

Desde que se firmó el Acuerdo de Lincoln en enero de 1998, el proceso de paz en Papua Nueva Guinea ha venido avanzando lentamente pero con pasos firmes. Esperamos que esta tendencia no se revierta ahora. El nuevo Gobierno del Sr. Michael Somare también está comprometido a llevar a cabo los acuerdos. La comunidad internacional debe seguir apoyando este proceso. Al respecto, reconocemos también la labor que han jugado los miembros del Grupo de Vigilancia de la Paz (Australia, Nueva Zelandia, Fiji y Vanuatu).

El programa de recolección de armas tiene una importancia sustantiva. Se ha avanzado, pero entendemos que queda mucho por hacer. Según el Acuerdo de Arawa, la UNPOB deberá certificar que se han recogido las armas como una condición para la realización del referendum en Bougainville.

En consecuencia con lo expuesto, Sr. Presidente, expresamos nuestro apoyo a la prolongación del mandato de UNPOB en términos que aseguren una mayor contribución al proceso.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2002