Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Reunión Pública del Consejo de Seguridad sobre Mujer, Paz y Seguridad

(Nueva York, 28 de octubre de 2002)

Intervención del embajador ALFONSO VALDIVIESO, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente:

En primer lugar, quiero expresar el agradecimiento de mi delegación a Camerún por la celebración de este debate, así como a la señora Carolyn Hannan por la presentación del informe del Secretario General.

Estamos seguros que el estudio y discusion de este trabajo contribuirá de manera efectiva a mejorar la situación de las mujeres en el contexto de los conflictos armados, así como a promover un mayor entendimiento sobre la necesidad de su participación equitativa en todas las esferas de la sociedad.

Colombia otorga la mayor importancia al tema de la protección de la mujer y al rol que puede y debe desempeñar en la prevención de conflictos, así como en la construcción y el mantenimiento de la paz. Es por ello que hemos apoyado decididamente la Resolución 1325 sobre mujer, paz y seguridad, y somos parte activa del Grupo de Amigos que impulsa su aplicación y difusión.

Cómo promover una mejor y mayor implementacion de la Res. 1325?

Señor Presidente: La comunidad internacional ha reconocido que la paz esta indisolublemente ligada a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. Sin embargo, a pesar de los esfuerzos hasta ahora desplegados en la implementación de los compromisos contenidos en la Resolución 1325, es mucho lo que queda por hacer.

En este sentido, las 136 recomendaciones que, en total, contienen los dos informes constituyen un valioso aporte en lo que debe ser el diseño de una estrategia global hacia la incorporación de una perspectiva de género en las actividades relacionadas con la paz y la seguridad.

Colombia considera que la aplicación de la Resolución 1325 debe ser un proceso con metas definidas a corto, mediano y largo plazo. Por eso creemos que el paso a seguir, luego de un cuidadoso análisis de las recomendaciones que nos han sido presentadas, es la elaboración de un plan que priorice acciones, establezca marcos de tiempo y asigne responsables del cumplimiento de lo acordado.

Los Estados miembros del Consejo de Seguridad estamos incluyendo nuestras primeras impresiones sobre este debate así como sobre algunas de las recomendaciones en una declaración presidencial que será emitida 31 de octubre, día del segundo aniversario de la adopción de la Resolución 1325. Sin embargo, Colombia considera de la mayor importancia los esfuerzos que está realizando el Consejo en este tema se articulen con los trabajos que adelanta la Asamblea General en desarrollo y seguimiento de los compromisos de la Declaración y la Plataforma de Acción de Beijing y el documento final de la Sesión especial sobre Equidad de Género, Desarrollo y Paz, celebrada en el año 2001.

Señor Presidente:

Ahora mi delegación quisiera pasar a algunos de los temas planteados en los informes:

En primer término, la necesidad de facilitar un activo involuramiento de las mujeres en los procesos de paz y en general en los procesos de toma de decisiones, de manera que sus necesidades queden adecuadamente cubiertas en la nueva estructura social y política que emerja al final de las negociaciones. Creemos que el Consejo puede jugar un papel importante en ese sentido, impulsando la inclusión de provisiones en los acuerdos de paz que favorezcan esta participación.

Coincidimos con el Secretario General en destacar el importante papel que juegan las organizaciones de mujeres, y saludamos su intención de crear una base de datos sobre especialistas en género y grupos y redes de mujeres en países y regiones en conflicto. Los encuentros con estos grupos realizados en el marco de las Misiones del Consejo a zonas como la República Democrática del Congo, Kosovo y Sierra Leona, así como las reuniones en Formula Arria, han aportado interesantes elementos a los debates del Consejo sobre procesos de paz.

En segundo lugar, quisiera referirme a las Operaciones de Mantenimiento de la Paz, para reiterar la importancia de incorporar una perspectiva de género en los mandatos de todas las misiones, así como en los procedimientos estandarizados, manuales y materiales de guía, y de proveer entrenamiento en la materia a todos los miembros del staff. Colombia aprecia los esfuerzos adelantados en el Departamento de Operaciones de Mantenimiento de la Paz en estos aspectos, y creemos que es necesario asegurar que dichos esfuerzos sean realizados de manera sistemática a través del establecimiento de puntos focales, con personal calificado, tanto en la sede como en el terreno.

En este sentido, consideramos altamente valiosa la experiencia de la participación de asesores de género en misiones como las de Timor Oriental, Kosovo, la República Democrática del Congo, Bosnia Herzegovina y Sierra Leona. De igual manera, quiero mencionar que Colombia respalda decididamente el llamado del Secretario General hacia una política de cero tolerancia a los abusos por parte del peacekeepers y personal humanitario involucrado en la protección y asistencia de comunidades afectadas en situaciones de conflicto armado. Por último, quisiera destacar la importancia de trabajar en mecanismos que permitan superar la impunidad de los crímenes cometidos contra mujeres y niñas, especialmente en el marco de los conflictos armados.

En este sentido, mi delegación considera el fortalecimiento de los sistemas legales nacionales para penalizar y remediar todas las formas de violencia contra la mujer es una de las bases fundamentales de cualquier intento de reconciliación, y creemos que el apoyo integral a las mujeres, niñas y niños sobrevivientes de estos actos violentos es parte esencial de la reconstrucción del tejido social y debe ser incluido dentro de las previsiones de ayuda posterior al conflicto.

Señor Presidente:

En varias oportunidades Colombia ha manifestado que, en nuestra opinión, que uno de los aspectos destacados de la 1325 es el importante papel jugado por la sociedad civil, en especial por las diversas organizaciones de mujeres que han contribuido en el proceso, tanto para la aprobación de la Resolución, como para la implementacion de sus mandatos.

Mi Delegación registra con complacencia que esta dinámica se ha mantenido, y expresa nuestra disposición de continuar trabajando con la Secretaría General y los demás Estados miembros en procura de la incorporación de una perspectiva de género en las actividades relacionadas con la paz y la seguridad.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2002