Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Público sobre el Informe del Grupo de Expertos Encargado de examinar la Utilización de los Recursos Naturales de la República Ddemócratica del Congo

(Nueva York, 5 de noviembre de 2002)

Intervención del embajador ALFONSO VALDIVIESO, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente:

La delegación de Colombia desea expresar su reconocimiento al Grupo de Expertos presidido por el embajador Mahmud Kassem, que ha cumplido el encargo de examinar la explotación ilegal de los recursos naturales y otras riquezas de la R.D. del Congo.

Hemos recibido de ellos un informe sobre un tema complejo y muy exigente, con unas recomendaciones que no deberían pasar desapercibidas por este Consejo. Las denuncias contra ciertos individuos y compañías por apropiación ilícita de los recursos naturales de la R.D. del Congo, son motivo de honda preocupación para nuestra delegación por sus efectos sobre la población congoleña, la continuación del conflicto armado y la paz de Africa.

Por ello, agradecemos a los diversos países citados en el informe, que han intervenido en esta sesión. Ya que nos han dado la oportunidad de conocer sus puntos de vista sobre los hechos denunciados. De manera muy especial, agradecemos la presencia y las palabras del señor Ministro de Relaciones Exteriores de Uganda.

Señor presidente:

Este Consejo está habituado a examinar las situaciones de conflicto desde la perspectiva de la seguridad internacional, incluidos sus aspectos políticos y humanitarios. Quizá por esta razón produce un cierto sobresalto escuchar la explicación presentada por los expertos, de que las ambiciones económicas de unas "redes de poder" establecidas en varias zonas de la R. D. del Congo y vinculadas con organizaciones delictivas internacionales, son el motivo que mejor explica la continuación del conflicto armado en este país.

Por supuesto, sabemos que en todas las guerras siempre hay quienes, como los traficantes de armas o los banqueros inescrupulosos, se lucran del sufrimiento de gran número de personas. Pero, si nuestra lectura del informe es correcta, en la situación del Congo nos encontramos con que el pillaje se ha convertido en la razón principal para continuar la guerra.

Nos preocupa todavía más la afirmación de que esta empresa criminal vaya a seguir impulsada por agentes económicos ubicados al interior del país, aun después del retiro de las tropas extranjeras que han estado allí presentes.

En este diagnóstico encontramos un llamado a una pronta y efectiva acción del Consejo de Seguridad y, siguiendo las recomendaciones del informe, mi país quisiera señalar tres líneas de acción.

Primero, necesitamos fortalecer la capacidad institucional del Estado congoleño, ya que su debilidad y ausencia de muchas partes del país, especialmente de las provincias orientales, han inducido a estas redes de poder económico, político y militar a llenar el vacío existente, mediante la apropiación de las empresas estatales, la recolección de impuestos y los controles de aduana, entre otros efectos. Allí comienza el pillaje que es necesario detener.

Segundo, se debe exigir de los demás países cuyos nacionales y compañías comerciales han sido denunciadas por los expertos, una acción enérgica de investigación de esas denuncias, dentro de un plazo de tiempo razonable. Creemos que en este campo, la acción de la justicia y la sanción de los responsables por los actos de explotación ilícita de los recursos del Congo, son un factor que contribuye al proceso de paz. En la zona gris entre lo lícito y lo ilícito en situaciones de conflicto, con frecuencia nos encontramos con empresas que realizan transacciones aparentemente lícitas, pero que en realidad no lo son y actúan bajo un esquema de "lavado de activos". Además, las denuncias aportadas en el informe bien pueden contribuir a los esfuerzos contra la impunidad, lo cual es decisivo para la reconciliación nacional.

En tercero y último lugar, mi delegación apoya la recomendación de los expertos de elaborar una lista de los individuos que estarían sujetos a restricciones de viaje y acceso a los mercados financieros, así como de las compañías comerciales cuyo acceso financiero también se restringiría, por razón de su participación en la explotación ilícita de los recursos naturales de la R.D. del Congo.

Señor presidente:

La función de este Consejo en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales, exige que una vez hayamos comprometidos los esfuerzos de las Naciones Unidas en el restablecimiento de la paz en áreas de conflicto, como lo hemos hecho a través de MONUC en la RDC, hagamos todo lo posible para asegurar una paz sostenible y duradera. Y en el caso congoleño, implica devolver a su población y a su gobierno el acceso a los recursos que le han sido arrebatados para hacer y mantener la guerra.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2002