Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Reunión Pública sobre la situación en Kosovo

(Nueva York, 6 de noviembre de 2002)

Intervención de S.E. Andres Franco, Representante Permanente Alterno de Colombia

 

Agradecemos la información que nos ha presentado el Sr. Guéhenno. Ésta contribuye a que tengamos una visión más clara de los acontecimientos de los últimos días. Antes de abordar algunos de los elementos presentados por el Secretario General Adjunto, quiero referirme al informe del Secretario General (S/2002/1126), en el cual observamos el progreso alcanzado en diferentes ámbitos. Felicitamos al Representante Especial, Sr. Steiner, y a los miembros de la Misión de Administración Provisional de las Naciones Unidas en Kosovo (UNMIK) por la excelente labor que están desarrollando.

En especial, queremos mencionar tres elementos. El primero tiene que ver con el retorno de los refugiados. Es positivo observar que el número de retornos organizados e individuales sigue aumentando. La manera integral como se está manejando este tema ha permitido que las personas que regresan tengan las condiciones mínimas de seguridad y de desarrollo que les permita restablecer sus vidas. Por lo tanto, creemos que la iniciativa del Representante Especial de crear un grupo de trabajo permitirá evaluar esta política y mejorarla para que, como dijo el Sr. Steiner, esta prioridad se convierta en realidad.

El segundo elemento está relacionado con la situación en Mitrovica. Reconocemos que la situación en la zona de Mitrovica ha mejorado sustancialmente, no sólo en cuanto a la seguridad, sino también por el trabajo conjunto que realiza la UNMIK con la población, en un esfuerzo por desmantelar las estructuras paralelas existentes y lograr incorporar esta región dentro del marco que se está elaborando para el resto de Kosovo. Por esta razón, consideramos los siete puntos propuestos por el Representante Especial el 1º de octubre como un paso importante en la dirección correcta.

El tercer elemento se relaciona con la situación política. Ha habido avances notables en cuanto a la consolidación del poder ejecutivo y legislativo. El compromiso de las personas que están trabajando en esta esfera permitirá una mayor eficacia y eficiencia en las decisiones que se están tomando. Hacemos un llamamiento a los funcionarios recientemente elegidos para que se unan a ese esfuerzo y colaboren en el fortalecimiento de instituciones que garanticen la conformación de una sociedad multiétnica.

La abstención en las elecciones del 26 de octubre fue muy alta. Lamentamos que las minorías hayan decidido participar escasamente en el proceso electoral. Esta decisión, en particular de los serbios de Kosovo, los perjudica directamente a ellos, puesto que su capacidad de influir y participar en los procesos de toma de decisiones disminuye. Desafortunadamente, la decisión de algunos políticos serbios de boicotear la participación de los serbios de Kosovo a través de una campaña de desinformación fue más fuerte que los esfuerzos de otros dirigentes y de la comunidad internacional.

Esos resultados invitan a una reflexión adicional, pues consideramos que pueden ser consecuencia de diferentes factores, entre ellos la fatiga electoral, el rechazo a las políticas de la UNMIK, la indiferencia hacia los mecanismos democráticos, la falta de información, la influencia de las tendencias electorales de la región y la falta de compromiso de los líderes locales de inducir a los electores a votar. El listado de inquietudes puede continuar. Por lo tanto, consideramos que no se deben tomar estos resultados a la ligera, ya que a través de un análisis de sus implicaciones y de sus causas se puede identificar un espacio interesante para diseñar políticas que estén más acordes con la realidad.

Lamentamos que se haya tenido que aplazar la presentación del programa de descentralización administrativa por el Representante Especial debido a los resultados electorales. Consideramos que los principios de descentralización son muy importantes para el futuro de la administración de Kosovo. Por lo tanto, estamos seguros de que el Sr. Steiner procurará aplicar su programa, con las reformas necesarias. Apoyamos la iniciativa de proponer al Consejo de Europa que presente un programa en ese sentido.

Para concluir, queremos hacer referencia al trabajo que se viene realizando con los países vecinos y, por supuesto, con el Gobierno de Yugoslavia. La perspectiva regional hace que los programas desarrollados por la UNMIK no estén aislados y permitan que las instituciones que se están creando lleguen a ser autosostenibles con el tiempo.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2002