Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Presidencia de Colombia del Consejo de Seguridad durante abril 2011

 

Durante la Presidencia de Colombia en el mes de abril de 2011, el Consejo de Seguridad consideró una amplia variedad de temas. El Consejo sostuvo 35 reuniones y adoptó 5 resoluciones, 2 declaraciones de la Presidencia.

La cuestión relativa a Haití

El 6 de abril el Consejo de Seguridad un debate abierto sobre la situación en Haití y la Misión de Estabilización de las Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH). Se contó con la asistencia de los Presidentes de Haití y Colombia, así como de los Ministros de Relaciones Exteriores de Argentina, Cuba, Colombia, Chile, Perú, República Dominicana, y Uruguay, los Viceministros del Brasil, de la Republica Bolivariana de Venezuela y Nicaragua, el Ministro de Estado para los Asuntos Exteriores de la Mancomunidad Británica, el Subsecretario de España para Iberoamérica, representantes especiales de México y de organismos regionales como la OEA, CARICOM, el BID, y la Unión Europea.

El debate fue presidido por el Presidente de la República de Colombia, señor Juan Manuel Santos Calderón, quien explicó que la intención de la sesión pública convocada por su país era impulsar la estabilización y el fortalecimiento del estado de derecho en ese país. Lamentó los precarios resultados obtenidos en las tareas destinadas a la reconstrucción física e institucional, y resaltó el deber que tiene la comunidad internacional de contribuir con ese fin de manera coordinada y coherente, con una vocación de logros concretos, sostenibles y de largo plazo hacia el fortalecimiento de la institucionalidad y la transparencia. Recalcó que la responsabilidad central de la reconstrucción corresponde al pueblo y autoridades haitianos pero que sus esfuerzos deben complementarse con el apoyo y acompañamiento renovado de la comunidad internacional.

El Consejo escuchó al Secretario General, señor Ban ki-Moon, quien felicitó al pueblo de Haití por la celebración pacifica de la segunda vuelta electoral como un paso importante hacia la consolidación de la democracia. Destacó los avances en materia de seguridad y el respeto a las libertades fundamentales. Destaco que la Policía Nacional se ha convertido en una institución capaz y confiable que ha logrado contener el avance de las bandas delictivas. Instó al gobierno entrante a aprovechar los importantes progresos sin descuidar los grandes retos que enfrenta el país, como el deterioro de la situación económica y la incapacidad de las instituciones públicas de brindar servicios básicos.

El Enviado Especial de las Naciones Unidas para Haití, el señor William J. Clinton, destacó el papel de la Comisión de Reconstrucción creada por el Presidente y el Parlamento para coordinar la labor del Gobierno de Haití con la de los donantes y la comunidad de organizaciones no gubernamentales que forman parte de la reconstrucción, asegurando que todos los proyectos aprobados sean coherentes con el plan de desarrollo del Gobierno de Haití y velar por la transparencia en la utilización de los recursos. Indico que se han aprobado más de 87 proyectos que, una vez concluidos, beneficiarán a 2 millones de haitianos. El Presidente de Haití, el señor René Garcia Préval, llamó a reflexionar sobre la eficacia de las intervenciones de Naciones Unidas y, reconociendo que la disuasión militar sólo es un aspecto más de la búsqueda de la estabilidad, invitó a reorientar las misiones de mantenimiento de la paz, de manera que se incluya la labor de otras instituciones especializadas, como el Banco Mundial y los fondos y programas de las Naciones Unidas. Subrayó que la estabilidad en Haití sólo puede lograrse con los esfuerzos de los propios haitianos, y, evidentemente con la solidaridad y apoyo de la comunidad internacional, en particular en la consolidación de las instituciones indispensables para el estado de derecho.

Como resultado del debate, el Consejo adoptó una Declaración de la Presidencia en la que reafirmó su firme compromiso con la soberanía, la independencia, la integridad territorial y la unidad de Haití, y puso de relieve que el Gobierno y el pueblo de Haití tienen la responsabilidad primordial por el logro de la paz y la estabilidad y por los esfuerzos de recuperación de Haití. El Consejo reconoció la contribución de la comunidad internacional para apoyar el proceso de estabilización en Haití, incluyendo el fortalecimiento de sus instituciones legislativas, judiciales y ejecutivas. Reconoció también que los desafíos que enfrenta Haití están interconectados, y reafirmó que los progresos sostenibles en materia de seguridad y capacidad institucional, incluido el estado de derecho, así como la consolidación de las estructuras gubernamentales nacionales, la promoción y protección de los derechos humanos y el desarrollo, se refuerzan entre sí.

S/PRST/2011/7

Armas Pequeñas

El 25 de abril el Consejo celebró consultas cerradas sobre el tema "armas pequeñas". El Alto Representante para Asuntos de Desarme de las Naciones, Sergio de Queiroz Duarte, presentó el Segundo Informe del Secretario General sobre Armas Pequeñas, en cumplimiento de lo establecido en el párrafo 5 en la Declaración de la Presidencia del Consejo de Seguridad del 29 de junio de 2007 (S/PRST/2007/24).

Los Miembros del Consejo agradecieron al señor Duarte por el Informe. Esta presentación fue seguida por consultas privadas durante las cuales algunos oradores hicieron referencia a las negociaciones en curso sobre un Tratado de Comercio de Armas el que debe contener los más altos estándares posibles para regular la comercialización de las armas y otros se refirieron a la importancia de la cooperación, asistencia y construcción de capacidades nacionales en temas como el marcaje y el rastreo de las armas y sus municiones y la necesidad de implementar plenamente el Programa de Acción sobre Armas Pequeñas y Ligeras de 2001.

Colombia declaró que instrumentos como el Mecanismo de Acción para la Coordinación sobre Armas Pequeñas (CASA), el desarrollo de las Normas Internacionales de Control de armas pequeñas (ISAC) y de las Directrices Técnicas Internacionales sobre Municiones (IATG) brindan a los Estados herramientas para dar cumplimiento efectivo a los compromisos adquiridos en el marco del Programa de Acción (PoA). Afirmó que el Consejo de Seguridad debe promover una mayor cooperación entre los paneles de expertos de los comités de sanciones, las misiones de mantenimiento de la paz, los Estados miembros y sus autoridades de investigación, así como con las organizaciones regionales e internacionales a fin de contar con recomendaciones efectivas para mejorar los mecanismos de control del comercio de armas pequeñas.

Colombia resaltó la importancia de las recomendaciones contenidas en el informe orientadas a optimizar el cumplimiento de los embargos de armas mediante el desarrollo de sinergias entre las fuerzas de mantenimiento y consolidación de la paz, los comités de sanciones y los esfuerzos de desarme, desmovilización y reintegración. Recordó que participa activamente en las deliberaciones que se adelantan sobre el tratado de comercio de armas. Reiteró la importancia de la inclusión de las armas pequeñas y ligeras, sus municiones, explosivos y materiales relacionados así como la prohibición de las transferencias a los actores armados no estatales ilegales. Expresó su apoyo a las medidas que adopte el Consejo de Seguridad, en consulta con los Estados concernidos, orientadas a obligar a los grupos armados no estatales a dar cumplimiento efectivo a las normas internacionales relativas al uso y almacenamiento de armas y municiones en tiempo de conflicto.

ˆarriba

« regresar