Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Abierto sobre la situación entre Iraq y Kuwait

(Nueva York, 12 de marzo de 2003)

Intervención del embajador LUIS GUILLERMO GIRALDO, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente:

Colombia ha decidido intervenir en este debate abierto por la importancia del tema para el futuro de las Naciones Unidas y de la capacidad del Consejo de Seguridad para hacerle frente a las amenazas a la paz y a la seguridad internacionales.

Preservar la paz fue el primordial objetivo de quienes crearon las Naciones Unidas luego de padecer, sufrir y superar los rigores y desafíos de la Segunda Guerra Mundial. Debemos continuar este legado, asumiendo la responsabilidad de tomar las conducentes, eficaces y apropiadas medidas precautelativas para conjurar las amenazas serias a la paz.

Como miembro elegido del Consejo de Seguridad entre los años 2001 y 2002, Colombia observó con preocupación el incumplimiento del Gobierno de Iraq de las resoluciones del Consejo y su persistencia en desarrollar y preservar armas de destrucción masiva, que constituyen una seria amenaza a la paz y la seguridad internacionales.

Sólo la amenaza del uso de la fuerza y la aprobación por unanimidad del Consejo de Seguridad de la Resolución 1441, que le dió al Gobierno de Iraq su última oportunidad para cooperar de manera incondicional, inmediata y activa con los inspectores en las labores de desarme, han hecho posible algunos avances en esta cooperación, que dista aún mucho de ser "incondicional, inmediata y activa". Por eso Colombia considera que el Gobierno iraquí le ha seguido incumpliendo a la comunidad internacional y ha abierto un espacio para que se le apliquen las "serias consecuencias" que anuncia la Resolución 1441.

Señor Presidente:

Los debates que han tenido lugar en este Consejo de Seguridad durante los últimos meses, han puesto de presente una grave división en este fundamental órgano para el mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Colombia hace un llamado a la unidad del Consejo de Seguridad en estos momentos de particular importancia para el futuro de la institución, de las Naciones Unidas y del multilateralismo.

Debemos tener presente que el Gobierno de Iraq ha violado normas básicas del derecho internacional al atacar a sus vecinos y al utilizar armas de destrucción masiva. El pueblo iraquí merece un liderazgo que le garantice la armonía nacional y la convivencia pacifica con los países vecinos y con la comunidad internacional.

No debemos equivocarnos ante el dilema que tiene el Consejo de Seguridad entre desarmar al Gobierno de Iraq por la vía pacífica de las inspecciones o por la vía del uso de la fuerza. Por supuesto que todos los miembros del Consejo de Seguridad y de las Naciones Unidas en general prefieren la vía pacífica. Así lo prevé la Carta de las Naciones Unidas.

Colombia es un país de vocación pacifista, que históricamente ha privilegiado la solución de los conflictos por la vía del diálogo y la mediación, y el uso de la fuerza como último recurso. Pero la elección no está en manos de este Consejo sino del Gobierno iraquí.

Por eso exhortamos a los miembros de este órgano a realizar un último y decidido esfuerzo por mantener la unidad del Consejo, y acordar una nueva resolución que concrete un plazo fijo y unos indicadores claros para que el Gobierno de Iraq cumpla finalmente con su obligación de desarmarse.

No obstante, estamos ante una alta y muy probable necesidad del uso de la fuerza para evitar mayores males. Mi país lo sabe, porque lo hemos vivido en nuestro conflicto interno. En un momento pensamos que podríamos convencer a grupos irregulares de la bondad de los medios pacíficos, pero nos dimos cuenta que ello solo llevaba a que ganaran su tiempo, se armaran más y más, y creciera su capacidad de daño. Sus ofrecimientos de diálogo, paz, desarme y solución pacífica del conflicto, solo fueron retórica para disimular las peores intenciones.

Señor Presidente:

La paz es un desideratum, algo que tiene su valor por sí mismo. Pero en ciertas ocasiones, para conseguirla, no debemos confundirla con el apaciguamiento y con la ilusión de lo fácil, sino superar incomprensiones y escoger el camino difícil pero correcto.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2003