Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Abierto sobre los Niños y los Conflictos Armados

(Nueva York, 14 de enero de 2003)

Intervención del embajador ALFONSO VALDIVIESO, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente:

Me complace ver a usted presidir esta sesión del Consejo de Seguridad dedicada a un tema que vincula dos aspectos importantes de la acción de las Naciones Unidas en el mundo: la preservación de la paz internacional y la protección de la niñez.

Mi delegación agradece las lúcidas presentaciones al comienzo de la sesión del Representante Especial del Secretario General para este tema, señor Olara Otunnu y de la Directora Ejecutiva de UNICEF, la señora Carol Bellamy. Destacamos el empeño que ambos funcionarios han puesto en lograr que las operaciones de mantenimiento de la paz enfoquen las necesidades especiales de los niños en situaciones de conflicto.

Las necesidades de los menores forman parte del espectro de acciones amplias requeridas para la protección de civiles en los conflictos armados. En este sentido, quisiera recordar aquí que en la Declaración emitida el pasado mes de diciembre sobre la protección de civiles, el Consejo hizo una clara exhortación a diversas agencias de Naciones Unidas para que colaboraran con los Estados miembros en producir un enfoque comprensivo, coherente y orientado a las acciones de protección de civiles en los conflictos armados. El informe del Secretario General que sirve de base a este debate, resaltó varias necesidades especiales de los niños en situaciones de conflicto. Se refirió, entre otras, a las de la justicia para menores, la educación sobre los riesgos de las minas terrestres, la atención a los niños internamente desplazados y las niñas expuestas a abusos sexuales. Animamos por tanto a los miembros del Consejo, a que tengan claramente presentes estas necesidades en la consideración de los conflictos en su programa de trabajo.

La problemática de los niños soldados es de tal magnitud que ha captado la atención, incluso del Banco Mundial. La lista de fuerzas militares y grupos rebeldes que reclutan menores, ofrecida con el informe, alerta sobre la doble urgencia de solucionar estos conflictos y de contrarrestar el comercio de las armas pequeñas en el mundo. Pedimos al Consejo que se interese en establecer la procedencia de las armas que utilizan los grupos que reclutan menores y se pida a los países exportadores un mayor control.

Lamentamos que varios grupos rebeldes al interior de Colombia persistan en su actitud de reclutar y secuestrar niños para proseguir sus ataques contra la sociedad. El gobierno de Colombia, consecuente con su adhesión a los convenios internacionales y en particular, al Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, no recluta a menores de 18 años en sus fuerzas militares. Animamos a otros Estados a adherir a este protocolo y respetar este límite para el reclutamiento obligatorio y la participación de menores en acciones de combate.

Señor Presidente:

Siendo esta mi última función oficial como Representante Permanente de Colombia ante las Naciones Unidas, quisiera agradecer a usted la oportunidad de participar en este debate. Aseguro a usted que habrá de inspirar mi acción personal en este tema en los años venideros. Por otra parte, agradezco a los distinguidos colegas de países miembros del Consejo la amistad y colaboración que me extendieron durante el ejercicio de dos años de Colombia en el Consejo. Y auguro a los nuevos miembros una exitosa gestión en favor de la paz internacional.

Muchas gracias, señor presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2003