Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Abierto sobre la situación entre Iraq y Kuwait

(Nueva York, 26 de marzo de 2003)

Intervención del embajador LUIS GUILLERMO GIRALDO, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente:

Colombia ha decidido intervenir en este debate abierto por la urgencia evidente de proporcionar al pueblo iraquí, a la brevedad posible, la asistencia humanitaria que requiere en estos difíciles momentos.

Señor Presidente:

Al margen de las consideraciones sobre lo que ha ocurrido en este Consejo de Seguridad y en el escenario internacional durante las últimas tres semanas, el Gobierno de Colombia considera que hoy lo fundamental es tratar de evitar que el pasado nos distorsione las obligaciones del presente y del futuro, que son las de contribuir a hacer menos difíciles las condiciones del pueblo de Iraq y más adelante trabajar en la reconstrucción de la nación.

En un comunicado del pasado 17 de marzo, Colombia urgió a las Naciones Unidas para que se le otorgara al pueblo iraquí, en todas las etapas de esta crisis, la asistencia humanitaria requerida. Urgimos también a la comunidad internacional a contribuir al objetivo de abrirle al pueblo iraquí oportunidades de progreso y desarrollo, en un entorno democrático y con plenas garantías a sus derechos y libertades fundamentales. Ya lo había manifestado así, en un mensaje al pueblo de Colombia, el Presidente Uribe Vélez, cuando expresó: "La acción internacional debe proteger a los civiles y respetar los derechos democráticos del pueblo de Iraq".

Resulta indispensable que el Consejo de Seguridad y las Naciones Unidas retomen el tema de Iraq para brindar la ayuda que requiere el pueblo iraquí en materia de asistencia humanitaria y de reconstrucción del país. Hay que evitar la catástrofe humanitaria, por hambre, que se podría presentar en las próximas semanas.

Colombia exhorta a todos los Miembros del Consejo de Seguridad a hacer un alto en el debate de las últimas tres semanas y concentrarse en aspectos reales, de vida y sustento para el pueblo iraquí, como son proporcionar asistencia humanitaria, garantizar la continuación del programa "Petróleo por Alimentos", darle prioridad a estos suministros y permitir la financiación requerida para todas estas tareas. Es fundamental que el proyecto de resolución, que actualmente se debate en este Consejo, le dé al Secretario General la autoridad y flexibilidad necesarias para adelantar estas labores. Es urgente que este proyecto de resolución sea adoptado a la mayor brevedad posible.

Señor Presidente:

Podremos y deberemos, más tarde, debatir todos los aspectos jurídicos de la situación que hoy vivimos, y seguramente los argumentos de los países miembros nos servirán como guía en futuras crisis y situaciones semejantes. Pero, hoy, nuestra principal preocupación debe ser la de estar a la altura ética de los tiempos. Antes, teóricos y prácticos de la guerra hablaban de la tierra arrasada y sus circunstancias consiguientes en contra de la vida. Hoy, cuánto han cambiado las cosas. La ayuda humanitaria, impulsada por todos, es todo lo contrario, pues busca hacer menos penosas las condiciones y proteger vidas en medio de la confrontación y también una vez terminada la misma.

Señor Presidente:

Hagamos un alto en las palabras y volvamos a los seres humanos. Las exigencias de la ayuda humanitaria nos colocan ante una situación de obligada y rápida acción. Abramos el camino para que las Naciones Unidas puedan prestar esa vital contribución.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2003