Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Niños y Conflicto Armado

(Nueva York, 17 de julio de 2008)

Intervención de S.E. Sra. Claudia Blum, Embajadora, Representante Permenente de Colombia

 

Señor Presidente:

Permítame sumarme a quienes me han precedido en el uso de la palabra para agradecer a la Delegación de Vietnam por la iniciativa de convocar este debate, así como por la preparación del documento circulado previamente como aporte a la discusión. Quiero, así mismo, felicitar al señor Vice-Primer Ministro y Ministro de Relaciones Exteriores de Vietnam, señor Pham Gia Khiem, por su labor en la conducción de esta sesión.

El formato de debate abierto para la presentación del informe anual del Presidente del Grupo de Trabajo del Consejo de Seguridad sobre la cuestión de los niños y los conflictos armados, resulta muy apropiado. Brinda la oportunidad de expresar puntos de vista sobre la labor de este Grupo, así como sobre sus aportes al Consejo de Seguridad y otros órganos del sistema de las Naciones Unidas.

Señor Presidente:

La protección de la niñez y la promoción de sus derechos es asunto prioritario para mi país. Colombia ha ratificado los instrumentos internacionales orientados a poner fin al reclutamiento de menores. Adicionalmente, nuestra legislación establece obligaciones de protección de los niños y adolescentes contra el reclutamiento ilícito. Acompañamos, en consecuencia, todos los esfuerzos que coadyuven a ese propósito.

El Grupo de Trabajo del Consejo de Seguridad ha adoptado importantes guías para el desarrollo de su labor, entre ellas, los términos de referencia y las medidas sobre sus modalidades de trabajo. Mi delegación quisiera destacar la importancia de que esas guías y modalidades continúen aplicándose en concordancia con la Resolución 1612.

El Consejo de Seguridad estableció principios esenciales para la aplicación de esta Resolución. Uno de ellos es la prioridad que le concede a las situaciones que se encuentran en la agenda del Consejo y el tratamiento distinto a las situaciones comprendidas en el Anexo II del Informe del Secretario General.

Un segundo aspecto es el reconocimiento de la función primordial que incumbe a los gobiernos nacionales en la protección de los niños afectados por conflictos. Así mismo, el deber de las entidades de Naciones Unidas de cooperar con los gobiernos. El Consejo estableció, igualmente, los principios que deben gobernar el manejo de la información en la aplicación de la Resolución. La información, además de oportuna, objetiva, precisa y fiable, debe ser objeto de cabal verificación en estrecha consulta con los países a que concierna.

Señor Presidente:

Mi delegación ha tomado nota con interés de las sugerencias contenidas en el documento distribuido por la Presidencia. Nos ha llamado la atención, en particular, el tratamiento que se plantea sobre el tema de la protección de los niños, tanto desde una perspectiva de derechos humanos, como desde un enfoque basado en el desarrollo.

El compromiso de mi país por garantizar plenamente los derechos de los niños y de todos sus nacionales, es parte de un programa de gobierno que se asienta en tres pilares: seguridad desde la democracia, inversión desde la responsabilidad social, y cohesión social desde la prosperidad y desde las libertades.

La política de seguridad democrática, que ha permitido la recuperación de la seguridad en el territorio, garantizando la viabilidad de la democracia y el afianzamiento de la legitimidad del estado de derecho, constituye una base fundamental para fortalecer los programas de prevención del reclutamiento forzado de niños, niñas y adolescentes, y para reforzar la protección de los niños afectados por las acciones de grupos armados ilegales. Hemos llegado a este punto a través de la recuperación del monopolio del uso legítimo de las armas por el Estado para enfrentar estos grupos. Esas políticas gozan de la confianza ciudadana, lo que permite continuar este proceso de manera sostenida mediante el fortalecimiento de la inversión y la cohesión social.

La estrategia del Estado colombiano en relación con la cuestión de los niños y los conflictos, tiene componentes de prevención del reclutamiento, así como de protección, recuperación y reintegración. Desde el año 1999, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar ha atendido mas de 3 mil 600 niños, niñas y adolescentes desvinculados de los grupos armados ilegales. Los recursos del presupuesto nacional destinados a este programa, durante el período 2002-2007, superan los 14 millones de dólares.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar promueve la inclusión de acciones concretas de atención y protección de la infancia y la adolescencia a nivel regional, en los planes de desarrollo de las alcaldías y gobernaciones. La Consejería para la Equidad de la Mujer ha incorporado el enfoque de género en la política pública de la Alta Consejería para la Reintegración Social, en procura de soluciones frente al impacto del reclutamiento, en niños y niñas desmovilizados. Mediante el enfoque de inserción social, se apoya a los niños y adolescentes en la recuperación de su auto-valoración, participación, educación, generación de ingresos, reconstrucción de vínculos familiares y salud.

Los programas, a medida que se aplican, generan la necesidad de desplegar mayores esfuerzos de coordinación y asignación de recursos. Especialmente, en el campo de la formación y capacitación del equipo humano. La cooperación internacional puede jugar un papel significativo como complemento de esos esfuerzos. Adicionalmente, desde la creación, en diciembre de 2007, de la Comisión Intersectorial para la Prevención del Reclutamiento y utilización de niños, niñas, adolescentes y jóvenes, se adelanta un importante trabajo de diagnóstico y sensibilización institucional.

Se han logrado neutralizar de manera efectiva varios de los factores que alimentan el problema. Ello ha significado un enorme reto para el país. Es en esa perspectiva que deseo reiterar, una vez más, la decidida voluntad del Gobierno de Colombia para continuar avanzando en la protección de los niños afectados por las acciones de los grupos armados ilegales, afianzar las políticas de prevención en este campo, y canalizar, con ese propósito, los esfuerzos de cooperación internacional.

Muchas gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2008