Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate abierto sobre Paz y Seguridad en África

(Nueva York, 8 de diciembre de 2009)

Intervención de S.E. Sra. Claudia Blum, Embajadora, Representante Permenente de Colombia

 

Señor Presidente:

Permítame, en primer lugar, felicitarlo a Usted, y a su país por ocupar la Presidencia del Consejo de Seguridad durante el mes de diciembre. Destacamos su iniciativa de convocar este debate sobre el reto que representa el problema mundial de las drogas, bajo el ítem: Paz y Seguridad en África. Valoramos, así mismo, la presentación realizada por el señor Antonio María Costa, Director Ejecutivo de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito.

Señor Presidente:

Las conclusiones alcanzadas durante el 52 Período de Sesiones de la Comisión de Estupefacientes, celebrado en marzo del presente año, resultan particularmente relevantes frente al reto que continúa planteando el problema mundial de las drogas, aún hoy, 11 años después de haberse llevado a cabo el vigésimo período extraordinario de sesiones de la Asamblea General.

En la Declaración Política y el Plan de Acción adoptados en marzo de este año, el Segmento de Alto Nivel de la Comisión de Estupefacientes reafirmó un principio fundamental, esto es, que cada uno de los eslabones que conforman el problema mundial de las drogas debe enfrentarse en el marco de la responsabilidad común y compartida, y a través de la cooperación internacional.

Señor Presidente:

Los avances del Gobierno de Colombia en la lucha contra el problema mundial de las drogas, en el curso de más de tres décadas, gozan de amplio reconocimiento. El Estado colombiano, a través de una estrategia que se sustenta en las acciones contra los grupos ilegales, la reducción de la demanda, el debilitamiento de la estructura económica del tráfico de drogas, y la reducción de la oferta, con énfasis en la erradicación de cultivos ilícitos, ha alcanzado contundentes resultados.

El Informe Mundial sobre Drogas 2009 de las Naciones Unidas reconoce los resultados obtenidos en la reducción de cultivos ilícitos en Colombia. Desde el año de 2002 hasta el presente, se ha incrementado en un 72 por ciento la erradicación manual y aspersión de cultivos ilícitos. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, en Colombia el área cultivada de coca que había alcanzado 160 mil hectáreas a principios del decenio, en 2008 se redujo a 81 mil hectáreas, es decir, registró un 50 por ciento de reducción. También la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito -UNODD, estima en su informe que el volumen total de potencial de producción de cocaína en Colombia cayó en 2008 en un 28 por ciento frente a 2007, una disminución aún mayor que la observada en el área cultivada.

Señor Presidente:

Como consecuencia, entre otros factores, de los resultados logrados en Colombia, la adaptabilidad de la delincuencia organizada transnacional ha llevado a la desconcentración geográfica y la extensión, a un mayor número de países, del cultivo, la producción, el tráfico y el consumo de estupefacientes. En su lucha decidida e integral contra el problema mundial de las drogas, Colombia ha adquirido experiencia y capacidades que ha venido compartiendo de manera generosa, a través de diversos esquemas de cooperación. Hemos atendido solicitudes de capacitación y asistencia técnica formuladas por países de América Latina y el Caribe, Centroamérica, África Occidental y Asia. Las conclusiones de la Cumbre Regional sobre el Problema de las Drogas, Seguridad y Cooperación, celebrada en Cartagena, en 2008, constituyen un aporte valioso para enfrentar el problema que se plantea en el presente debate.

En la citada Cumbre, algunos de los países de América Latina y el Caribe reafirmaron, entre otros, el compromiso para fortalecer los mecanismos de coordinación e intercambio de experiencias en aspectos técnicos e institucionales, a fin de lograr la reducción de cultivos ilícitos y la producción de drogas ilícitas. Por su parte, la Conferencia Ministerial de la Comunidad Económica de África Occidental, que tuvo lugar en octubre de 2008 y la adopción de la correspondiente Declaración Política y Plan de Acción, constituyen un aporte significativo. Las dos reuniones mencionadas ofrecen elementos para impulsar el diálogo inter-regional, como un instrumento valioso en la lucha contra el problema mundial de las drogas. Apreciamos el papel que las Naciones Unidas pueda prestar en el incremento y facilitación de este diálogo.

Colombia se ha unido a los esfuerzos de la comunidad internacional orientados a contrarrestar la problemática del tráfico de drogas hacia Europa a través de la costa occidental de África. Participamos activamente en la iniciativa de Cooperación e Intercambio de Información entre cuerpos de seguridad del Estado contra el tráfico de cocaína desde América Latina hacia el África Occidental.

En febrero del presente año, tuvo lugar en Colombia el primer encuentro con países africanos organizado con el apoyo de las Naciones Unidas, la Comisión Europea, la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODD), CICAD-OEA, AMERIPOL, la Comunidad Latinoamericana y del Caribe de Inteligencia Policial (CLACIP) y la Policía Nacional de Colombia. Este encuentro contó con la participación de 19 países, entre ellos siete del continente Africano. Durante el mismo, se impartió capacitación en técnicas especializadas para combatir el tráfico de drogas y se abrieron canales de comunicación a fin de facilitar el intercambio de información.

Ahora bien, en relación con el fenómeno del tráfico de drogas hacia Europa, a través de la Costa Occidental de África, la coordinación operativa, si bien resulta indispensable, es apenas un primer paso. Se hace necesario orientar los esfuerzos, con miras a desarrollar estrategias coordinadas frente a los diferentes componentes del problema. La capacidad de las Naciones Unidas en la coordinación de estos esfuerzos es invaluable.

Señor Presidente:

La experiencia de Colombia confirma que sólo en la medida en que se logre un equilibrio entre las acciones encaminadas a reducir la oferta y la demanda de drogas, se podrá avanzar de manera eficiente y progresiva en la lucha contra el problema mundial de las drogas. Es indispensable enfrentar todos los eslabones. Todos los países involucrados, sean ellos países productores, de tránsito o consumidores deben enfrentar con igual decisión, y de manera conjunta, las diferentes manifestaciones del problema. Colombia reafirma su indeclinable compromiso de continuar trabajando a nivel bilateral, regional y multilateral, mediante acciones eficaces de cooperación que atiendan la naturaleza transnacional, dinámica y multidimensional de este flagelo.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2009