Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate abierto sobre Protección de Civiles en los Conflictos Armados

(Nueva York, 25 de junio de 2009)

Intervención de S.E. Sra. Claudia Blum, Embajadora, Representante Permenente de Colombia

 

Señor Presidente:

Permítame felicitarlo por su gestión como Presidente del Consejo de Seguridad durante el presente mes, y expresar nuestro reconocimiento por la convocatoria de este debate. Agradecemos también la presentación realizada por el Secretario General Adjunto, señor John Holmes.

Colombia ha tomado nota con atención del séptimo informe sobre la protección de los civiles . Varios de los retos allí señalados merecen atención prioritaria de los Estados y otros actores relevantes. Destaco, en ese sentido, los relacionados con el respeto del derecho internacional humanitario, el fortalecimiento de la capacidad de las operaciones de mantenimiento de paz y otras misiones, las garantías para el acceso de la asistencia humanitaria de acuerdo con las normas internacionales y la rendición de cuentas.

Otros planteamientos, como los relativos a la naturaleza cambiante de los conflictos; la proliferación, fragmentación, identidad y motivación de los grupos armados no estatales; y los diálogos con esos actores, ameritan mayor consideración, para que su alcance esté en línea con las disposiciones de la Carta de Naciones Unidas y el derecho internacional aplicable.

Señor Presidente:

Todos los Estados y los actores relevantes deben otorgar prioridad principal a la protección de los civiles, así como al estricto cumplimiento del derecho internacional humanitario y demás normas internacionales en este campo.

El Gobierno de Colombia ha privilegiado, a través de la política de seguridad democrática, el objetivo estratégico de reforzar y garantizar el Estado de Derecho en todo el territorio nacional. La consolidación de esta política ha permitido crear condiciones más sólidas para la protección de los colombianos y el disfrute de sus derechos.

Estas acciones se acompañan con una política integral de derechos humanos y derecho internacional humanitario, encaminada a la prevención y asegurar una debida sanción en casos de eventuales violaciones, incluso las que involucren a miembros de la Fuerza Pública.

El fortalecimiento de la autoridad democrática y del control territorial por el Estado, se refleja en una reducción continuada de todos los actos de violencia y criminalidad.

Desde 2002, se han desmovilizado 51.407 miembros de grupos armados ilegales. Este proceso, enmarcado en una legislación especial, ha permitido aplicar principios de justicia, verdad y reparación a las víctimas.

Enfrentar al narcotráfico, fuente financiera de la violencia y el terror, es también una prioridad nacional. El informe de Naciones Unidas hace pocos días, da cuenta de una reducción dramática de los cultivos ilícitos y la producción de droga en el país en 2008. Estos resultados repercutirán en mayor seguridad para los colombianos. El compromiso de la comunidad internacional contra el narcotráfico y el terrorismo es indispensable para consolidar esos avances.

Señor Presidente:

Respaldamos el llamado que en el informe realiza el Secretario General a los Estados que no son parte de la Convención contra las Minas Antipersonal a que la ratifiquen sin demora. Colombia será sede de la II Conferencia de Revisión de la Convención de Ottawa, entre el 30 de noviembre y el 4 de diciembre del presente año en Cartagena. Esperamos que allí se evalúen los avances en la aplicación de la Convención y se trace un plan de acción para enfrentar los retos persistentes en la erradicación de las minas antipersonal en el mundo.

Coincidimos igualmente con el Secretario General en la urgencia de aplicar controles al tráfico ilícito de armas pequeñas y ligeras, requisito indispensable para una mejor protección de la población civil. Mi país seguirá impulsando esa temática en la Asamblea General, y espera que el Consejo de Seguridad enfatice en la importancia de adoptar medidas eficaces en este campo.

En cuanto a la asistencia humanitaria, Colombia se suma a la condena de los ataques contra el personal humanitario. Adicionalmente, destacamos la responsabilidad y el papel principal de los Estados en la prestación y coordinación de la asistencia humanitaria en sus territorios. Y reconocemos la importancia de la cooperación internacional y la facilitación del acceso de las entidades humanitarias conforme a las normas internacionales.

En Colombia, el Gobierno es el principal proveedor de asistencia humanitaria. Este año, el Secretario General Adjunto John Holmes visitó nuestro país y pudo conocer avances, y los esfuerzos presupuestales y programáticos de las agencias del Estado que trabajan en este campo. Hemos tomado nota de los desafíos identificados con su Oficina para mejorar los programas respectivos. Debo anotar que los avances en materia de seguridad en Colombia también se han reflejado en un mejor acceso y mayores garantías para que el personal humanitario pueda cumplir su labor en todo el territorio nacional, incluidas las instituciones internacionales que ofrecen una valiosa cooperación. El Estado seguirá atento a prevenir y controlar toda situación que pudiera obstaculizar la asistencia humanitaria.

Observamos, por otro lado, que el informe enfatiza la importancia de las soluciones duraderas para los refugiados. Es fundamental que los Estados honren a cabalidad sus obligaciones internacionales de protección a los refugiados, incluyendo las obligaciones establecidas en la Convención sobre el Estatuto del Refugiado y otros instrumentos relevantes. Colombia cumple sus compromisos bajo esta Convención y ha apoyado la labor de las instituciones que operan en este campo, como el ACNUR.

Señor Presidente:

Colombia reitera su apoyo a los esfuerzos dirigidos a brindar protección a la población civil y garantizar sus derechos, con apego a la Carta de las Naciones Unidas y las normas del derecho internacional. Mi delegación mantendrá una activa participación en el tratamiento del tema por parte de los diferentes órganos e instituciones de las Naciones Unidas.

Gracias señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2009