Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Sesión Informativa - La situación en la región de los Grandes Lagos: Ejército de Resistencia del Señor

(Nueva York, 14 de noviembre de 2011)

Intervención de S.E. Embajador Fernando Alzate, Representante Permanente Alterno de Colombia

 

Señor Presidente,

Permítaseme expresar también el agradecimiento de nuestra delegación a las presentaciones realizadas por e1 Representante Especial del Secretario General para el África Central y Jefe de la Oficina Regional de las Naciones Unidas para el África Central, Sr. Abou Moussa. De la misma manera, deseo expresar nuestro agradecimiento por las exposiciones informativas presentadas por el Observador Permanente de la Unión Africana y el Secretario General de la Comunidad Económica de los Estados del África Central. Aprovecho el momento también para saludar la presencia en el Salón de los representantes de Sudán del Sur y de la República Centroafricana.

Para Colombia son motivo de gran preocupación los actos que comete el Ejército de Resistencia del Señor en contra de las poblaciones afectadas en la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Sudán del Sur y Uganda, actos que son una expresión de la brutalidad de ese grupo y de su desprecio por las más elementales normas de derechos humanos y del derecho internacional humanitario. A pesar de la disminución del número de combatientes que componen ese Ejército, el impacto y la magnitud de sus acciones y su violencia contra la población civil siguen siendo motivo de preocupación y se constituyen en una amenaza para la seguridad de los Estados afectados en la región del África central.

Es por ello que Colombia considera de la mayor relevancia que continuemos desarrollando estrategias que den respuesta integral a los retos que impone el accionar de ese grupo armado, basados en el reconocimiento de que la responsabilidad primordial de la protección de los civiles recae sobre los Estados afectados por la presencia del Ejército de Resistencia del Señor, y que las acciones de la comunidad internacional deben ir encaminadas al desarrollo de capacidades nacionales, al fortalecimiento institucional, a la mejora operativa y logística de sus fuerzas de seguridad y al apoyo de las iniciativas regionales y subregionales encaminadas a luchar contra ese flagelo.

Se requiere asimismo que las acciones que se emprendan no se limiten a operaciones militares. Es indispensable mantener un efectivo proceso de desarme, desmovilización y reintegración y una estrategia integral de atención a las víctimas, además de implementar planes concretos que mejoren las condiciones de vida de la población a través del desarrollo económico y social de las zonas afectadas. Destacamos el desarrollo de las acciones y planes operativos basados en la cooperación y coordinación entre las fuerzas de seguridad de los Estados afectados.

El reconocimiento común del impacto de ese grupo armado sobre la seguridad y el bienestar de sus poblaciones es un aspecto que la comunidad internacional debe alentar y promover con el propósito de extender los logros obtenidos en contra del Ejército de Resistencia del Señor a todas las zonas afectadas por su presencia. Las iniciativas adoptadas por la Unión Africana merecen también nuestro reconocimiento. La visión amplia y las propuestas concretas para establecer la fuerza de intervención regional, el Centro de Operaciones de Inteligencia Conjuntas y el mecanismo de coordinación conjunto ofrecen el marco para que se implementen acciones regionales coordinadas y efectivas, lo que recibirá un fuerte impulso con la designación del enviado especial de la Unión Africana para las áreas afectadas por el Ejército de Resistencia del Señor.

Asimismo, las Naciones Unidas, a través de sus Oficinas ante la Unión Africana (UNOUA) y en la región del África central (UNOCA), las misiones en los países afectados y los equipos en el país, jugarán un rol muy importante en el desarrollo e implementación de las acciones que se establezcan en contra del Ejército de Resistencia del Señor, por lo que deben contar con las herramientas logísticas y financieras suficientes para llevar a la práctica las tareas que se les asignen. Bajo el liderazgo de los Estados concernidos, es necesario que la comunidad internacional propicie que las autoridades legítimas de dichos Estados consoliden el ejercicio de sus funciones soberanas y ejerzan pleno control en sus territorios, con respeto de la soberanía, la integridad territorial, la independencia política y la no interferencia en los asuntos internos de dichos Estados.

Por otra parte, el papel de la justicia en la resolución del conflicto es un factor que no podemos perder de vista. Es en este marco donde todos los Estados debemos prestar nuestra colaboración para quese lleve ante la justicia a los responsables de los graves crímenes cometidos por el Ejército de Resistencia del Señor y donde debemos cooperar con las autoridades de los Estados afectados y la Corte Penal Internacional en los casos que se adelantan contra los líderes de ese grupo.

Finalmente, apoyamos el proyecto de declaración propuesto pues consideramos que responde a esas expectativas.

Gracias señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2011