Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Consolidación de la Paz "Informe independiente del Grupo Consultivo Superior sobre la Capacidad civil después de los conflictos"

(Nueva York, 12 de mayo de 2011)

Intervención S.E. Fernando Alzate Donoso, Representante Permanente Alterno de Colombia ante las Naciones Unidas

 

Señor Presidente,

Mi delegación agradece la intervención del Sr. Jean-Marie Guéhenno y, a través suyo, da las gracias a todos los miembros del Grupo Consultivo Superior que participaron en la formulación del informe sobre la capacidad civil después de los conflictos. Asimismo, agradece a la Secretaria General Adjunta de Apoyo a las Actividades sobre el Terreno, Sra. Susana Malcorra, y al Presidente de la Comisión de Consolidación de la Paz, Embajador Gasana, sus completas presentaciones.

El Consejo de Seguridad en los últimos meses ha realizado una serie de debates en los que se ha puesto de manifiesto la necesidad de analizar y desarrollar estrategias que permitan responder a uno de los mayores retos que enfrenta nuestra Organización: abordar de manera efectiva y eficaz las necesidades de las sociedades que salen de conflictos y evitar su resurgimiento. El establecimiento y la mejora de las capacidades civiles es factor crucial en el apoyo que la comunidad internacional debe prestar a los países que salen de situaciones de conflicto. Esto tiene el propósito de fomentar que, en el mediano y largo plazo, el Estado y la sociedad concernidos puedan brindar de manera autónoma los servicios y bienes públicos que permitan no sólo la estabilización y la consolidación de la paz, sino que también fundamenten procesos encaminados a la unión nacional, el desarrollo y el bienestar general de la población.

Es bien sabido que no existen fórmulas generales aplicables a todos los casos y que las estrategias para responder a los retos que presenta una situación posconflicto deben basarse en análisis muy específicos sobre las condiciones en el terreno. Por ello, la aproximación del Grupo Consultivo Superior es particularmente relevante, en la medida en que los cuatro principios fundamentales sobre los que se enfoca el informe reflejan el marco general sobre el que las Naciones Unidas pueden empezar a tomar acciones ágiles, oportunas y coordinadas en cuanto al establecimiento de capacidades civiles, en plena concordancia con la Carta, sus principios y propósitos.

La titularidad nacional es sin duda alguna el principio rector sobre el que se debe fundamentar toda medida encaminada a la promoción de las capacidades civiles. En este sentido, la concertación y las consultas permanentes con los Estados que salen del conflicto son requisito indispensable para determinar aquellas funciones gubernamentales esenciales sobre las cuales se debe priorizar y evaluar la necesidad de recurrir a la capacidad internacional en áreas que hagan indispensable su presencia. Asimismo, es de la mayor relevancia dar preeminencia al mercado nacional en la provisión de bienes y servicios, como herramienta de estímulo y de conocimiento de sus necesidades y economía local.

La asociación con otros actores interesados es un factor al que se le debe prestar particular atención. Si bien se requieren herramientas ágiles y flexibles que permitan acceder a capacidades especializadas, las cuales la Organización no siempre está en capacidad de proveer, tanto la calidad, el marco jurídico en el que desempeñan sus funciones o la rendición de cuentas de estos asociados deben ser acordes a los estándares fijados para las Naciones Unidas. Asimismo se requiere de la Organización un claro liderazgo en la ejecución de las tareas incluidas en sus mandatos.

Al abordar el tema de las competencias técnicas, el informe evidencia, una vez más, la necesidad de asegurar que todo el sistema de las Naciones Unidas trabaje de manera coordinada y coherente con el propósito de evitar la duplicación de esfuerzos y asegurar un uso eficiente de los recursos disponibles. En este contexto, la gestión de los recursos humanos debe atender la necesidad de desplegar de manera rápida y eficiente al personal especializado en operaciones de gran escala sobre el terreno, sin crear disparidades, preservando su diversidad geográfica y promoviendo el mérito.

Es evidente la necesidad de establecer sistemas más ágiles, oportunos y eficaces en función de los costos, dando flexibilidad a las respuestas que requieren los entornos cambiantes sobre el terreno. En este propósito es indispensable que se le de la debida consideración a las implicaciones presupuestales y a los aportes de los Estados, así como a la necesidad de lograr el cumplimiento de los mandatos establecidos por los órganos competentes de la Organización.

Los países afectados por conflictos necesitan procesos políticos nacionales eficaces, instituciones fuertes y desarrollo económico para construir una paz duradera. Apoyar esos procesos con capacidades civiles sensibles a las necesidades y prioridades locales, construyendo, al mismo tiempo, las capacidades nacionales para tal efecto, es una responsabilidad que comparten las sociedades afectadas y la comunidad internacional. Alentamos al Grupo Directivo a continuar con el proceso de consultas abierto y amplio ya iniciado, en el que se otorgue la debida atención a las consideraciones de todos los Estados.

Gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2011