Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Informes del Secretario General sobre el Sudán

(Nueva York, 20 de junio de 2011)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Muchas gracias señor Presidente,

En primer lugar quisiera presentarle un saludo muy especial al Presidente Mbeki y al Representante Especial Menkerios quienes nos acompañan hoy en esta conferencia, y agradecer también al Embajador del Sudán y al señor Ezekiel Lol Gatkuoth por sus presentaciones y actualización sobre la situación en el Sudán.

Celebramos complacidos la firma del Acuerdo Temporal para la Administración de Abyei, el cual esperamos surta efectos inmediatos y sirva para reversar el grave deterioro de la seguridad en el Sudán. En las últimas semanas y hasta en los últimos días han ocurrido inaceptables actos de violencia que comprometen el tránsito pacífico al nacimiento de un Estado independiente en el sur.

No podemos más que condenar firmemente la pérdida violenta de vidas, el desplazamiento y toda violencia de los derechos humanos de la población. Lo ocurrido en el estado del Kordofán Meridional y en la región de Abyei es inaceptable.

La actual crisis pone de manifiesto que subsisten serias discrepancias que las partes deben superar, siendo indispensable recuperar el espíritu de compromiso y voluntad política mostrado en ocasiones anteriores. Esperamos que el Acuerdo que acaba de firmarse sea un signo muy positivo sobre esto. El propio Acuerdo General de Paz y su posterior implementación, la realización de elecciones generales o el referendo de principios de 2011, en el que se optó por la independencia del Sudán Meridional, son muestras de que a toda cuestión, independientemente de su dificultad o gravedad, se le puede encontrar una solución negociada y satisfactoria para las partes.

En este contexto, son de destacar los ingentes esfuerzos realizados por el Grupo de Alto Nivel de la Unión Africana encargado de la aplicación de las recomendaciones para el Sudán para acercar a las partes y retomar el camino de la negociación. El liderazgo del Presidente Thabo Mbeki y los demás miembros del Grupo, así como el papel desempeñado por el Gobierno de Etiopía, merecen ser destacados y confiamos en que los acuerdos logrados hasta el momento servirán como factor de confianza entre las partes, así como elemento de avance en la definición de acuerdos definitivos y sostenibles.

En este propósito es indispensable que las partes se abstengan del uso de la violencia, eviten los actos de provocación, renuncien al discurso incendiario y renueven su compromiso con las negociaciones sobre todas las cuestiones aún pendientes. Igualmente importante es el respeto a la Misión de las Naciones Unidas en el Sudán – UNMIS y demás agencias del Sistema, debiéndoseles permitir desarrollar sus respectivos mandatos en un ambiente libre de amenazas para su seguridad.

Es necesario lograr el respeto a los compromisos estipulados en el Acuerdo General de Paz y los demás acuerdos en materia de seguridad, siendo prioritario el retiro de todas las fuerzas armadas de Abyei, así como el establecimiento de mecanismos idóneos que permitan brindar seguridad y facilitar el retorno de la población desplazada. Igualmente importante es detener la violencia que se presenta en el Estado del Kordofán Meridional, de manera que se permita, brindar asistencia humanitaria a la población, así como el establecimiento del ambiente necesario para el desarrollo de la consulta popular prevista en ese Estado, la cual debe conducirse como un proceso inclusivo que refleje las aspiraciones y preocupaciones de la población, contando con mecanismos efectivos de implementación.

Señor Presidente,

Estamos a pocas semanas de concluir el periodo de transición y a que el Sudán Meridional se establezca como un Estado independiente, por lo que no podemos perder de perspectiva que aún están pendientes cuestiones esenciales del Acuerdo General de Paz tales como: el estatus definitivo de la región de Abyei, la conclusión satisfactoria de las consultas populares en los Estados del Kordofán Meridional y del Nilo Azul, o la demarcación de la frontera. Asimismo, restan por resolver una gran variedad de asuntos posteriores al Acuerdo General de Paz de los que en gran medida dependerá el futuro de la buena vecindad y cooperación bilateral entre las partes.

Ante este panorama, la comunidad internacional debe permanecer unida en el propósito de brindar todo su apoyo y colaboración a las partes en su búsqueda de soluciones y compromisos encaminados a resolver todas estas cuestiones, y establecer relaciones armónicas y mutuamente beneficiosas entre dos Estados independientes que vivan en paz y colaboren entre sí para enfrentar los retos comunes. Con este objetivo las Naciones Unidas y la Unión Africana tienen un rol muy importante que desempeñar en beneficio de la seguridad y prosperidad de toda la población.

Gracias señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2011