Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Discurso sobre Piratería en las Costas de Somalia

(Nueva York, 21 de junio de 2011)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente,

Agradezco la intervención de la Secretaria General Adjunta de Asuntos Jurídicos y Asesora Jurídica de las Naciones Unidas, señora Patricia O'Brien, quien ha expuesto de manera muy detallada los pormenores del Informe del Secretario General sobre las modalidades de establecimiento de tribunales especializados somalíes para juzgar a los presuntos piratas tanto en Somalia como en la región.

Desde nuestra última sesión dedicada a Somalia, el panorama no ha cambiado, siguen aumentando los ataques piratas, se amplía su distribución geográfica, se incrementa la violencia y la fuerza utilizada y persiste un alto número de rehenes en cautiverio.

Mi delegación copatrocinó la Resolución 1976 por considerar que establecía elementos esenciales para avanzar en la lucha contra este delito en el mediano plazo y, con la perspectiva de contribuir con la construcción de capacidades nacionales en Somalia para atender las obligaciones y responsabilidades propias de las autoridades, en el largo plazo. Hoy seguimos convencidos de la necesidad de respaldar y fortalecer la institucionalidad del Estado, reconociendo su responsabilidad primordial en el restablecimiento de la seguridad, la estabilidad política, el estado de derecho y su desarrollo económico como presupuestos de la paz y la estabilidad duraderas.

En su informe, el Secretario General señala que algunas de las actividades de asistencia desarrolladas por Organización, en particular el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Oficina de Naciones Unidas para la Droga y el Delito (ONUDD) han avanzado hacia el logro de los objetivos planteados en las Resoluciones 1950 y 1976. Es alentador escuchar que se han dado pasos hacia el fortalecimiento de las secciones penales de las cortes regionales y de apelación de Somalilandia y Puntlandia para que estén en condiciones de juzgar actos de piratería y otros delitos graves de acuerdo con los estándares internacionales. El progreso relacionado con la construcción y reconstrucción de las prisiones es también promisorio.

No obstante, el Secretario General, advierte sobre el incremento de la delincuencia, el alto grado de impunidad y la necesidad de procurar medios para lograr el funcionamiento adecuado de las cortes regionales y federales.

Es claro que las oficinas especializadas de la Organización deben continuar prestando asistencia para actualizar y adecuar la base legislativa, a nivel federal y regional, con el fin de tipificar la piratería como delito grave e instaurar un código de procedimiento penal acorde con las exigencias del debido proceso.

En cuanto a la jurisdicción asignada a las Cortes, creemos que el objetivo debe ser contar con cortes de jurisdicción amplia, que puedan ejercerla tanto en casos de piratas comunes como sobre aquellos acusados de financiar y facilitar la piratería. Si bien estos últimos, son casos más complejos que exigen mayor especialización y más tiempo para ser completamente funcionales, pueden tener un impacto mayor sobre la prevención y eliminación del delito.

Debe otorgarse prioridad al entrenamiento de Jueces, abogados y otros profesionales relacionados, y conceder el tiempo requerido para que estos tengan la capacidad para adelantar investigaciones y juicios de acuerdo con los estándares internacionales.

Al plantearse el tema del establecimiento de una Corte Extraterritorial Somalí especializada, se resalta que el Gobierno Federal de Transición y los gobiernos regionales consultados se oponen a su establecimiento ante la preocupación de que se desvíen los recursos y esfuerzos de construcción de capacidades. Al respecto, mi delegación considera que cualquier decisión sobre su establecimiento debe contar con el acuerdo del Gobierno Federal de Transición y velar, porque no se promueva la migración de los profesionales formados en Somalia. En todo caso, debe tenerse en cuenta la relación costo – beneficio de una Corte de tal naturaleza así como sus implicaciones en materia de seguridad para el Estado y la comunidad anfitriones.

Adicionalmente, es necesario garantizar el flujo de recursos al Fondo Fiduciario para apoyar las iniciativas de lucha contra la piratería frente a la costa de Somalia, incluyendo para la construcción y remodelación de centros penitenciarios que cumplan con estándares internacionales en Somalilandia y Puntlandia, y para restablecer el funcionamiento de las cortes regionales y continuar con la formación y entrenamiento adecuado de jueces, fiscales y abogados.

Teniendo en cuenta los plazos y dificultades establecidas por el Secretario General para lograr la implementación efectiva de la Resolución 1976, es indispensable reiterar la importancia de utilizar efectiva y oportunamente el régimen contemplado en las Resoluciones 751 y 1907 para imponer sanciones al reducido número de individuos identificados y ubicados por el Grupo de Supervisión como líderes de las milicias y redes piratas, lo que podría ser un medio estratégico y eficaz de complementar las acciones judiciales en curso.

Muchas Gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2011