Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Piratería en las Costas de Somalia

(Nueva York, 25 de enero de 2011)

Intervención de S.E. Señor Néstor Osorio Embajador, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente:

Agradezco el informe del Asesor Especial para Asuntos Jurídicos relacionados con la Piratería en las Costas de Somalia, señor Jack Lang, así como los comentarios del Secretario Adjunto para Asuntos Legales, señor Stephen Mathias y del Representante Permanente de Somalia. Es muy preocupante el panorama presentado y, particularmente, el aumento de los ataques piratas, su sofisticación y el incremento de los períodos de retención de los rehenes.

La piratería es otra de las nefastas consecuencias de la fragilidad institucional y las precarias condiciones económicas. Se hace urgente adoptar un nuevo enfoque que incluya el fortalecimiento del Estado de Derecho y la construcción de una institucionalidad que garantice la gobernabilidad y permita encausar el desarrollo social y económico de Somalia. Por ello, los componentes económico, de seguridad, jurisdiccional y penitenciario contemplados por el señor Lang en su propuesta resultan muy pertinentes.

Señor Presidente:

La única solución de largo plazo al problema planteado por la piratería es la restauración de la estabilidad y la paz en Somalia. En consecuencia, una estrategia internacional eficaz exige hacer uso coordinado y coherente de los recursos disponibles y construir sobre las capacidades existentes.

La asistencia brindada por la Oficina contra la Droga y el Delito de Naciones Unidas (ONUDD), en coordinación con el Grupo de Contacto, sigue siendo de gran importancia. Un compromiso permanente de asistencia y capacitación en el fortalecimiento de los sistemas legislativos, penales y penitenciarios así como el suministro de infraestructura logística y de tecnologías de la información puede motivar a más países de la región a contribuir con el juzgamiento y encarcelamiento de los piratas, como lo vienen haciendo Kenia y las Seychelles.

La crítica situación y la limitada capacidad del Gobierno Federal de Transición (GFT) para interceptar a los piratas y enjuiciarlos, para patrullar y brindar seguridad en las aguas situadas frente a sus costas exige la adopción de medidas concretas para facilitar el juzgamiento y encarcelamiento de los piratas en el marco del derecho internacional aplicable. El cuadro de impunidad descrito por el señor Lang es lamentable.

En este sentido, la interrupción del tráfico de armas a través del Golfo de Adén y la imposición de sanciones selectivas contra los cabecillas más importantes y quienes los protegen contribuiría significativamente a los esfuerzos internacionales contra la piratería. El Grupo de Supervisión para Somalia subraya que, si bien el volumen de las transferencias de armas a Somalia se mantiene constante y son de pequeña escala, sus efectos son devastadores en el marco de un conflicto armado crónico, la ausencia de una autoridad central efectiva y una crisis humanitaria grave. El Grupo insiste en que el aumento de la piratería también se debe, en parte, a la falta de aplicación del embargo de armas.

De acuerdo con la Resolución 1844, las sanciones deberían extenderse a quienes obstruyan la prestación, acceso y distribución de asistencia humanitaria en Somalia.

Colombia subraya la preeminencia del componente jurisdiccional y penitenciario en una estrategia internacional para combatir la piratería. Insistimos en que la responsabilidad primordial en la lucha contra la piratería y el robo a mano armada en el mar frente a las costas de Somalia corresponde al Gobierno Federal de Transición. En este sentido, celebramos la propuesta de reformar el marco legislativo penal y procedimental para incluir provisiones que permitan investigar y juzgar la piratería en ese país.

La piratería se ha convertido en una de las actividades económicas más lucrativas de Somalia y sus responsables están utilizando parte de los rescates para mejorar sus arsenales y hacer más eficientes y eficaces sus operaciones. Al tiempo que buscamos eliminar la impunidad de la que gozan los delincuentes, es necesario desarrollar alternativas económicas para la población y lograr que la sociedad perciba este delito como una actividad que reduce sus opciones de desarrollo. El informe del Asesor Especial propone impulsar actividades intensivas en mano de obra no calificada como la pesca, las actividades portuarias y las exportaciones de ganado. En el largo plazo, este tipo de inversiones son menos costosas para la comunidad internacional y arrojarían resultados permanentes al evitar que siga creciendo la dependencia de la población de la industria criminal desarrollada alrededor de la piratería.

Señor Presidente:

Estamos convencidos que Naciones Unidas debe liderar la respuesta internacional a este creciente problema y que, una solución estable y duradera exige un enfoque integral conducente a la estabilización y fortalecimiento del Estado en Somalia. El llamado de urgencia hecho por el señor Lang merece toda nuestra consideración.

Muchas Gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2011