Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate sobre los Tribunales Penales Internacionales para la Antigua Yugoslavia y para Ruanda

(Nueva York, 7 de diciembre de 2011)

Intervención de Isaura Duarte, Coordinadora Política

 

Señor Presidente,

Mi delegación se suma a las que le han precedido y agradece a los Presidentes y Fiscales de los Tribunales Penales Internacionales para la Antigua Yugoslavia y para Ruanda por sus presentaciones. Los felicitamos por su positivo desempeño y las acciones adelantadas con el fin de implementar las estrategias de conclusión adoptadas por este Consejo.

Quisiéramos destacar de manera particular la aprehensión de los últimos dos prófugos del Tribunal para la Antigua Yugoslavia. Esto no sólo constituye un gran acontecimiento sino que, sin duda, elimina uno de los obstáculos para la satisfactoria conclusión de su mandato.

Damos la bienvenida también a las actividades encaminadas a facilitar la transferencia de conocimientos especializados e institucionales a las jurisdicciones nacionales y a otros mecanismos existentes, incluyendo la Corte Penal Internacional.

Es muy importante mantener el legado de estos tribunales sobre el derecho internacional humanitario y el derecho penal internacional, incluidos los aspectos sustantivos y de procedimiento, así como la influencia que podría tener su jurisprudencia en el futuro de la justicia mundial y la promoción de los derechos humanos.

Con sus actividades, estos dos órganos subsidiarios del Consejo han demostrado que la implantación de un sistema efectivo de justicia penal internacional es no sólo posible sino deseable. Sus logros contribuyeron a abrir el camino para el establecimiento de la Corte Penal Internacional.

En el terreno práctico, no cabe duda de que, como lo han expresado en forma elocuente los Presidentes Meron y Khan, la retención del personal al servicio de los tribunales constituye el problema más grave para ambos órganos judiciales.

Si no se resuelven las dificultades existentes podría generarse una situación que impediría la oportuna ejecución de las estrategias de conclusión diseñadas y adoptadas por el Consejo.

Por esta razón, simpatizamos con la solicitud que han hecho ambos presidentes en el sentido de que las acciones que se adelantan actualmente se verían reforzadas si los miembros del Consejo les prestamos apoyo y enviamos un mensaje claro e inequívoco en cuanto a la importancia que tiene la resolución de las políticas de retención y contratación de personal.

Sin ello, será muy difícil, si no imposible, garantizar la adecuada ejecución de las estrategias de conclusión.

El Consejo debería renovar los llamados que ha hecho en el pasado para que las dependencias pertinentes de las Naciones Unidas incrementen los esfuerzos para resolver esta cuestión fundamental y se facilite que los tribunales conserven los recursos humanos necesarios para la oportuna ejecución de la estrategia de conclusión.

No se trata de un problema administrativo ordinario, ya que ambos tribunales fueron establecidos por el Consejo en unas circunstancias muy particulares y han prestado un servicio destacado a la causa de la justicia internacional y al mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

Consideramos, por ejemplo, que la práctica administrativa que impide la contratación de internos o pasantes antes de que expire un plazo determinado no es aplicable a los tribunales.

En virtud de sus propios términos la Resolución 51/226 de la Asamblea General sólo se aplica al personal de la Secretaría.

El fundamento para la creación de esa regla no resulta pertinente en las circunstancias particulares que enfrentan los tribunales penales.

Señor Presidente:

Colombia considera que los dos tribunales han trabajado en forma concienzuda para dar cumplimiento a lo decidido por el Consejo en relación con la culminación de sus responsabilidades.

Los tribunales penales internacionales para la Antigua Yugoslavia y para Ruanda constituyen el principal vehículo mediante el cual el Consejo ha canalizado la voluntad de la comunidad internacional de acabar con la impunidad por crímenes atroces de trascendencia internacional.

Ahora que debemos participar en el desmonte de las actividades de ambos órganos judiciales, resulta imperativo que las distintas instancias de las Naciones Unidas tomen las acciones necesarias para garantizar que los tribunales cuenten con los recursos necesarios para concluir de manera eficaz, ordenada y oportuna sus mandatos.

Muchas gracias, señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2011