Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Sobre la Piratería en las Costas de Somalia

(Nueva York, 22 de febrero de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia



Señor Presidente,

Hemos tomado nota del informe del Secretario General sobre el establecimiento de tribunales especializados contra la piratería en Somalia y otros Estados de la región, y agradecemos los importantes comentarios de la Secretaria General Adjunta para Asuntos Legales, señora Patricia O'Brien y del Director Ejecutivo de la Oficina contra la Droga y el Delito de las Naciones Unidas (ONUDD), señor Yuri Fedotov. Pese a la reducción del número de ataques consumados frente a las costas de Somalia durante el último año, el total de ataques piratas sigue siendo alto. Resulta preocupante el desplazamiento del ámbito geográfico de las operaciones de los piratas y la sofisticación de las mismas, el alto número de rehenes aún cautivos, los casos de violencia contra las tripulaciones y su utilización como escudos humanos.

La piratería es otra de las nefastas consecuencias de la fragilidad institucional y las precarias condiciones económicas en Somalia. Si bien la cooperación internacional para ofrecer seguridad a la navegación, prevenir ataques y capturar a los piratas ha rendido algunos resultados positivos, consideramos que la seguridad en las costas de Somalia se construye en tierra, razón por la cual, el país, como principal fuente y víctima de este delito, debe participar integralmente en la solución del problema. Señor Presidente,

Para dar una respuesta efectiva y sostenible al problema planteado por la piratería, es preciso restablecer la paz y la estabilidad en Somalia y propiciar su desarrollo social y económico. Por ello, es necesario adoptar una estrategia comprensiva, encaminada a la construcción de capacidades nacionales en materia institucional, y en la cual los componentes económico, de seguridad y judicial/penitenciario se puedan ejecutar de manera simultánea.

Un enfoque de este tipo deberá articularse en torno a la prevención y la represión de los actos de piratería, a fin de fortalecer cada eslabón de la cadena de medidas de lucha contra este delito. En ese sentido, es de vital importancia que el pueblo somalí perciba la piratería como una actividad que reduce sus opciones de desarrollo, y por lo tanto se oponga a ella.

De igual forma, conviene restablecer la soberanía de Somalia sobre sus recursos terrestres y marítimos. Por ello, es indispensable resolver la cuestión jurídica de la delimitación de los espacios marítimos, a fin de que la misma se ajuste al derecho internacional, y permita de esta forma fijar claramente el mar territorial, la zona económica exclusiva y las fronteras marítimas con Kenia, Djibouti y el Yemen.

Señor Presidente,

Con miras a mejorar la seguridad, la comunidad internacional debe continuar apoyando a las fuerzas de seguridad del Gobierno Federal de Transición de manera que estén habilitadas para desplegar su actividad en tierra y en las aguas situadas frente a sus costas. Para ello, se debe optimizar el monitoreo e identificación de violaciones al embargo de armas, y la posible imposición de sanciones.

Somalia debe asumir la titularidad de los procesos judiciales para reprimir los actos de piratería, para poner fin a la impunidad de que gozan los piratas. Es indispensable avanzar en la creación de un ordenamiento jurídico somalí que permita procesar a los presuntos piratas; fortalecer la capacidad jurisdiccional somalí; y contar con instituciones penitenciarias para que los condenados puedan cumplir sus penas en Somalia.

Sin desconocer la importancia de contar con un compromiso permanente por parte de la comunidad internacional para otorgar asistencia y capacitación en el fortalecimiento del sistema legislativo, penal y penitenciario, la responsabilidad primordial en la lucha contra la piratería y el robo a mano armada en el mar frente a las costas de Somalia corresponde al Gobierno Federal de Transición. En ese sentido, es de vital importancia reformar el marco legislativo penal y procedimental, a fin de promulgar legislación adecuada contra la piratería de conformidad con la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, antes de dar por finalizado el periodo de transición.

En cuanto a la jurisdicción asignada a los tribunales especializados en Somalia y otros Estados de la región, el objetivo debe ser contar con cortes de jurisdicción amplia, que puedan ejercerla tanto en casos de piratas comunes como sobre aquellos acusados de financiar, planificar y organizar actos de piratería. Aun cuando estos últimos son casos más complejos que exigen mayor especialización, y más tiempo para ser completamente funcionales, pueden tener un impacto mayor sobre la prevención y eliminación del delito.

Mi delegación considera que el establecimiento de un tribunal extraterritorial somalí especializado debe contar con el acuerdo del Gobierno Federal de Transición, y debe considerarse como una medida temporal, cuyo propósito final sea juzgar a los sospechosos de cometer actos de piratería dentro de Somalia.

Si bien es necesario fortalecer la capacidad judicial y penitenciaria de los Estados de la región, a fin de incrementar las capacidades regionales para el juzgamiento y encarcelamiento de los piratas y motivar a más países de la región a contribuir con este proceso, es indispensable desarrollar la capacidad de la propia Somalia, garantizando el flujo de recursos al Fondo Fiduciario para apoyar las iniciativas de lucha contra la piratería frente a las costas de Somalia.

Valoramos los esfuerzos de Seychelles por poner en marcha un Centro Regional de Enjuiciamiento y Coordinación de la Información en materia de Piratería, que actuaría como foro de coordinación del apoyo regional e internacional al enjuiciamiento de los presuntos piratas, otorgaría una facilidad logística para su traslado por parte de las fuerzas navales, y ayudaría en el fortalecimiento del Estado de derecho en Somalia.

Señor Presidente,

Los acuerdos alcanzados en el marco de la II Conferencia Constitucional de Garowe, para dar por finalizado el periodo de transición y avanzar en la conformación de un nuevo gobierno federal en Somalia, constituye una base importante para la puesta en marcha de una estrategia comprensiva de lucha contra la piratería, en la que cada una de las regiones se perciba como integrante de un mismo país, y entienda la necesidad de incrementar la cooperación entre sí, a fin de garantizar el éxito de las iniciativas.

Estamos convencidos que una solución estable y duradera al problema de la piratería debe formar parte de los esfuerzos realizados para resolver la crisis de Somalia y fortalecer el Estado de derecho en el país. Por lo tanto toda opción viable exige la adopción de un enfoque integral que incluya una institucionalidad que garantice la gobernabilidad y permita encausar el desarrollo social y económico de Somalia. La represión puede resultar inútil, sino va acompañada de la creación de alternativas a la piratería para la población somalí, a partir de inversiones de base comunitaria que generen ingresos internos y contribuyan a desarrollar una economía formal en Somalia. Las medidas de aplicación de la ley resultan menos eficaces si no van acompañadas de la creación de alternativas para la población somalí, a partir de inversiones de base comunitaria que tienden a ser menos costosas para la comunidad internacional, y pueden arrojar resultados más permanentes.

Muchas Gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012