Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Sobre "No Proliferación, Desarme y Seguridad Nuclear"

(Nueva York, 19 de abril de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Señora Presidente,

Este debate reunión del Consejo de Seguridad sobre No Proliferación, Desarme y Seguridad Nuclear es oportunidad propicia para reafirmar la necesidad de que todos los Estados Miembros cumplan plenamente con sus obligaciones y compromisos en relación con el control de armas, el desarme y la no proliferación en todos sus aspectos y frente a todo tipo de armas.

Consideramos que la paz y la seguridad internacionales sólo se alcanzarán plenamente cuando el mundo esté libre de las armas de destrucción en masa, de la amenaza que estas representan y del riesgo de que sean utilizadas por actores armados no estatales y de terroristas.

Señora Presidente,

En 1967, la región de América Latina y el Caribe se convirtió en la primera zona densamente poblada del mundo libre de armas nucleares, al adoptar el Tratado de Tlatelolco. Este instrumento marcó la pauta para la posterior creación de Zonas Libres de Armas Nucleares en Africa (Tratado de Pelindaba), en el Pacífico Sur (Tratado de Rarotonga), en el Sudeste de Asia (Tratado de Bangkok), en Asia Central (Tratado de Semei), así como la declaración y reconocimiento de Mongolia como Estado Libre de Armas Nucleares.

La renuncia a la fabricación, posesión y uso de estas armas por más de un centenar de Estados Parte de las Zonas Libres de Armas Nucleares (ZLANs) es un aporte significativo a la no proliferación, constituye en si misma una medida de fomento de la confianza en la esfera del desarme, y contribuye al mantenimiento de la paz y la seguridad regional e internacional.

Colombia, en su condición de Estado Parte del Tratado de No Proliferación (TNP) y Estado No Poseedor de Armas Nucleares, ha abogado por la universalización y efectiva aplicación de este instrumento internacional. En cumplimiento de sus obligaciones, Colombia tiene vigentes un Acuerdo de Salvaguardias con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y un Protocolo Adicional a dicho Acuerdo.

Si bien se han registrado avances en la reducción de los arsenales nucleares y, en este sentido, queremos hacer especial mención a la entrada en vigor del Tratado sobre Medidas para la Reducción y Limitación de las Armas Ofensivas Estratégicas, suscrito por Estados Unidos y la Federación de Rusia el 5 de febrero de 2011, falta mucho para la eliminación general y completa. Los Estados Nucleares sin excepción, deben avanzar en este compromiso de manera verificable, irreversible y definitiva.

Como Estado Parte del Anexo II del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (TPCEN) reiteramos la importancia de su entrada en vigor. Si bien las declaraciones de moratoria a los ensayos nucleares hechas por varios Estados Poseedores constituyen un avance en la materia, sólo un compromiso jurídicamente vinculante impedirá la realización de nuevas explosiones nucleares y sus efectos nocivos sobre la paz y estabilidad internacionales, así como para la salud humana y el medio ambiente.

Señora Presidente,

Colombia, como Estado Miembro de la Conferencia de Desarme, considera que para superar las diferencias existentes entre los Estados Nucleares y No Nucleares, se requiere de la adopción de un instrumento jurídicamente vinculante en materia de garantías negativas de seguridad.

Si bien los Tratados que establecen las zonas libres de armas nucleares, cuentan con Protocolos Adicionales a los fines de garantizar el respeto al estatus de desnuclearización y el no uso o amenaza de uso de armas nucleares, mientras no se logre el desarme nuclear general y completo y persista la categoría de Estados Poseedores de Armas Nucleares, es urgente y necesario que la Conferencia de Desarme avance de manera sustantiva y genuina en la negociación de un acuerdo sobre la materia.

Otro instrumento jurídicamente vinculante que está en mora de ser negociado en dicho foro multilateral y que contribuirá significativamente a la no proliferación, es un tratado para la prohibición de la producción de material fisionable, en el entendido de que la no proliferación también implica prevenir el acceso a materiales fisionables y tecnologías, así como a los conocimientos e información sobre armas nucleares.

Reiteramos nuestra voluntad de trabajar con todos los miembros de la Conferencia de Desarme para que este foro retome la negociación de los acuerdos internacionales pendientes en materia de desarme y salga de la parálisis en la que ha permanecido en la última década.

Señora Presidente,

El terrorismo nuclear constituye una amenaza para todos los Estados sin excepción, y por ello, es necesario aunar esfuerzos para enfrentarlo de manera efectiva. Colombia, reconociendo la dimensión de esta amenaza ha iniciado los trámites legislativos internos para aprobar la Convención sobre la Protección Física de Materiales Nucleares y su Enmienda, así como del Convenio Internacional para la Represión de Actos de Terrorismo Nuclear.

Deseo ahora referirme a la resolución 1540 (2004), toda vez que ésta no sólo complementa los esfuerzos internacionales en materia de desarme y no proliferación de armas de destrucción en masa y en la lucha contra el terrorismo, sino que identifica una nueva amenaza: la posesión de estas armas, sus vectores y los materiales relacionados por parte de actores no estatales y terroristas.

Esta resolución introduce la cooperación y asistencia internacional que se brinda a los Estados para su efectiva implementación como elemento central para la prevención.

En este contexto, Colombia participa en un proyecto piloto de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Oficina de Naciones Unidas para los Asuntos de Desarme (ODA), sobre la gestión de materiales nucleares, químicos, biológicos y radiológicos.

Con el apoyo de la ODA, el Centro Stimson y la Fundación Stanley se organizó en nuestro país el primer Taller Andino sobre la Resolución 1540. Allí los países de la región dieron a conocer sus avances en la aplicación de la resolución y sus necesidades en la materia. Nuestros esfuerzos están ahora enfocados en la construcción y fortalecimiento de las capacidades nacionales y regionales.

Señora Presidente,

Mi país entiende el desarme nuclear y la no proliferación como parte de un proceso integral encaminado al desarme general y completo en todos sus aspectos y frente a todo tipo de armas. De allí, la importancia de que todos los órganos de las Naciones Unidas, dentro de sus competencias respectivas, se comprometan de manera decidida en el logro de objetivos concretos como: la adopción de un Tratado de Comercio de Armas; el fortalecimiento de la aplicación del Programa de Acción sobre Armas Pequeñas y Ligeras y; la pronta entrada en vigor del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares.

Gracias señora Presidente

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012