Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate abierto sobre Consolidación de la Paz después de los conflictos

(Nueva York, 20 de diciembre de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente,

Permítame agradecer la convocatoria a este debate sobre un tema al cual Colombia le ha dado una importancia especial por su significado. Las presentaciones del Secretario General y del Presidente de la Comisión de Consolidación de la Paz, el Embajador de Bangladesh, Abulkalam Abdul Momen muestran los avances logrados en términos de consolidación de la paz con el apoyo de las Naciones Unidas, y al mismo tiempo, llaman la atención sobre las tareas pendientes.

Las cinco áreas identificadas como prioritarias en 2009, esto es, el apoyo a los procesos políticos, a la seguridad y la protección, la provisión de servicios básicos, la restauración de las funciones gubernamentales básicas y el apoyo a la reactivación económica y la creación de empleo, son fundamentales para lograr procesos de consolidación de la paz exitosos y por ello, al tiempo que damos la bienvenida a los avances registrados en el informe del Secretario General, consideramos necesario fortalecer las actividades de la Organización y dotarla de recursos idóneos para el logro de los objetivos que nos hemos propuesto.

El Informe también da cuenta del progreso alcanzado con respecto a la asistencia prestada a cada uno de los países en procesos de consolidación de la paz, así como en el trabajo conjunto y coordinado de las misiones y los equipos en los países, y en el establecimiento de marcos estratégicos integrados y la ampliación de alianzas con Instituciones Financieras Internacionales y con organizaciones regionales.

Si bien coincidimos en que estos son aspectos cruciales para construir una paz y un desarrollo sostenibles, en oportunidades futuras el Informe debe ofrecer recomendaciones en términos del impacto de las actividades de la Organización sobre el terreno, y en el desarrollo de las políticas y herramientas utilizadas por la Organización en apoyo de la construcción de paz.

Reiteramos que la responsabilidad principal de las iniciativas encaminadas a consolidar la paz recae en el Estado, y que, en el marco del principio de titularidad nacional, los diferentes actores interesados deben estar alineados de manera sostenida y acordar estrategias de acción claras, inclusivas y coherentes. Los acuerdos políticos inclusivos dan prioridad a la negociación por encima de la violencia, aumentan la confianza y la cohesión social, promueven la transparencia y aumentan la legitimidad de los acuerdos políticos.

La construcción y fortalecimiento de las capacidades e instituciones nacionales debe ser el pilar para restablecer el buen funcionamiento de la administración pública y fortalecer al Estado como agente principal en la prestación de servicios públicos de calidad.

Las actividades nacionales para establecer y consolidar la paz después de un conflicto deben ser apoyadas por capacidades civiles efectivas, en el momento oportuno, haciendo uso de las capacidades nacionales existentes para asegurar la transición hacia la estabilidad y el desarrollo de largo plazo, y para contribuir a reducir progresivamente la dependencia de la comunidad internacional.

La comunidad internacional, especialmente las Naciones Unidas, debe estar preparada para proporcionar, con mayor rapidez y eficacia, las capacidades civiles especializadas y la experiencia necesarias para apoyar a los agentes nacionales que procuran restablecer el estado de derecho, revitalizar la economía, reiniciar la prestación de los servicios básicos a la población y desarrollar las capacidades necesarias para conferir sostenibilidad a estos avances.

Con este propósito, debemos fortalecer el apoyo internacional político y financiero sostenido a los procesos de consolidación de la paz. Es importante profundizar la asociación con las Instituciones Financieras Internacionales (IFI), los bancos regionales de desarrollo, así como con actores no tradicionales como el sector privado y las organizaciones filantrópicas, a fin de promover estrategias orientadas a promover el desarrollo socioeconómico al largo plazo.

Colombia reconoce el papel que desempeñan las mujeres en la prevención y solución de los conflictos y en la consolidación de la paz. Naciones Unidas esta llamada a promover la participación de las mujeres en la solución de conflictos, la planificación con una perspectiva de género, la recuperación económica y el estado de derecho.

Reiteramos la importancia de que se estudien y emprendan actividades de consolidación de la paz desde las etapas más tempranas de la planificación y ejecución de las operaciones de mantenimiento de la paz, en particular por medio de mandatos claros. Reconocemos la contribución que realiza el personal y las misiones de mantenimiento de la paz a la consolidación de una paz temprana.

Queremos hacer un reconocimiento especial al trabajo constante y dedicado de la Comisión de la Consolidación de la paz que ha permitido avanzar en objetivos fundamentales como el apoyo a la identificación de prioridades en países que salen de un conflicto, el fortalecimiento de la cooperación y la coordinación entre los principales agentes, y la movilización de apoyo internacional. Es fundamental continuar abordando los problemas identificados durante el debate y el diálogo interactivo llevados a cabo en el pasado mes de julio, y con esto seguir articulando y profundizando el trabajo de la Comisión y del Consejo de Seguridad. Las estrategias encaminadas al establecimiento de una paz estable y duradera requieren adaptarse a las particularidades de cada caso. Este reconocimiento debe guiar las discusiones y decisiones del Consejo de manera que se asegure que las medidas adoptadas responden a las características políticas, económicas y culturales de cada situación.

La implementación de estrategias de consolidación de la paz efectivas asegura la paz y el desarrollo duraderos. Por ello, Naciones Unidas debe continuar trabajando para asegurar que los países en procesos de consolidación de la paz sean capaces de superar las causas de la inestabilidad y los conflictos, evitar el resurgimiento de la violencia y construir una paz sostenible.

Señor presidente,

Este debate abierto es el último en el que participamos como Miembros No Permanentes del Consejo de Seguridad. En el pasado mes de julio cuando Colombia tuvo el honor de presidir este Consejo, promovimos un debate y un dialogo interactivo que contribuyeron a profundizar el diálogo sobre la arquitectura de la Organización en apoyo a los procesos de consolidación de la paz y, la clarificación de las expectativas frente a los roles y responsabilidades, así como el fortalecimiento de la cooperación entre los diversos agentes de Naciones Unidas, tanto en Nueva York como en el terreno. En esa discusión, el fortalecimiento de las capacidades nacionales y la creación de condiciones para que los países puedan reasumir su independencia y soberanía plenas y generar desarrollo y bienestar para sus poblaciones deben ocupar un lugar central.

Con ese propósito, desde el foro permanente que ofrece la Asamblea General, seguiremos promoviendo el intercambio de experiencias de países que han experimentado situaciones de conflicto y de post conflicto, así como la cooperación sur - sur y triangular con respecto a iniciativas de desmovilización, desarme y reintegración; reforma al sector de la seguridad; restauración del estado de derecho y reconstrucción de las instituciones nacionales, incluyendo la procuración de justicia, así como estrategias de revitalización de la economía y reducción de la pobreza.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012