Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Sobre La Situación en Afganistán

(Nueva York, 20 de marzo de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente,

Permítame en primer lugar agradecer al Representante Especial del Secretario General, señor Jan Kubis, por el conciso y completo informe que nos ha presentado sobre la situación en Afganistán. Las responsabilidades que usted ha asumido tienen todo nuestro respaldo. Agradezco también al Embajador Zahir Tanin, Representante Permanente de Afganistán ante las Naciones Unidas, el análisis de la situación que nos ha presentado el día de hoy y formular los mejores deseos de Colombia para que el proceso de transición se conduzca en forma eficiente y efectiva.

Vemos con optimismo el progreso en la transición hacia la responsabilidad y liderazgo afganos en materia de seguridad. Es significativo que un creciente porcentaje de la población Afgana se encuentre ahora en áreas donde las fuerzas afganas han asumido el control. No obstante, es importante continuar incrementando la capacidad y profesionalismo de las fuerzas de seguridad y de policía afgana y para ello, la contribución de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (FIAS) y la Misión de Entrenamiento de Afganistán de la OTAN resulta esencial.

Debemos seguir trabajando hacia la responsabilidad afgana en materia de seguridad dentro del cronograma acordado, previsto para su conclusión a finales de 2014 y, en todo caso, reflejando los desarrollos en el terreno. Los recientes incidentes en materia de seguridad y los lamentables episodios de violencia que desencadenaron, no deberían obstaculizar los acuerdos previos. En este sentido, respaldamos las conversaciones que se adelantan para resolver las diferencias y auguramos una conclusión satisfactoria.

Subrayamos la importancia balancear a la transición, de manera que no sólo tenga en cuenta la seguridad sino también el mejoramiento de las condiciones de vida de los afganos. Coincidimos con el Gobierno Afgano en que la confianza en las instituciones estatales y la prosperidad son fundamentales para la construcción y fortalecimiento de la estabilidad. Reconocemos, en este sentido, que los avances en seguridad pueden verse afectados por debilidades en el desarrollo socio- económico, la gobernabilidad y el estado de derecho.

La violencia sigue siendo uno de los principales factores que afectan al pueblo afgano. Reiteramos nuestro llamado a todas las partes en el conflicto a cumplir con sus obligaciones frente al derecho internacional humanitario y los derechos humanos, y a tomar todas las medidas necesarias para asegurar la protección de los civiles. Las modalidades de ataques suicidas y la utilización de artefactos explosivos improvisados (IEDs) son prácticas que pueden arruinar el proceso de diálogo y reconciliación. Es importante que todas las partes den muestras claras de compromiso con el proceso en el que se encuentra empeñado el Gobierno Afgano. Damos la bienvenida a los esfuerzos del Presidente Hamid Karzai para avanzar en un proceso creíble de diálogo y reconciliación como máxima prioridad de su Gobierno. Esperamos que las dificultades que se han presentado recientemente puedan superarse y que los Talibán se comprometan, de buena fe, a renunciar a la violencia y al terrorismo y acepten la Constitución.

Encontramos muy oportuna la revisión comprehensiva de las actividades de UNAMA en desarrollo de su mandato y esperamos que la misma contribuya con la eficiencia de las acciones adelantadas por las diversas oficinas de la Organización con presencia en el terreno, atendiendo al enfoque de "una ONU" que mi país respalda. UNAMA debe continuar concentrando su labor en aspectos críticos para facilitar el proceso político para la paz y la reconciliación, la seguridad, la gobernabilidad, el desarrollo económico y la cooperación regional. Asimismo, Naciones Unidas debe continuar desempeñando un rol central en la coordinación de los esfuerzos internacionales con las autoridades nacionales para asegurar su coherencia con las prioridades identificadas por Afganistán y evitar la duplicación de esfuerzos.

Señor Presidente,

La comunidad internacional renovó su voluntad de trabajar por un Afganistán estable, democrático y próspero en la Conferencia Internacional de Bonn. Con ese fin, se establecieron una serie de compromisos mutuos en materia de gobernabilidad, seguridad, proceso de paz, desarrollo económico y social, y cooperación regional. El proceso de Kabul y los Programas Prioritarios Nacionales (NPPs) deben continuar siendo las políticas que rigen los compromisos y responsabilidades de este proceso, enmarcado en los principios de titularidad y liderazgo afganos y, el respeto a la soberanía y unidad de Afganistán.

En este marco, la cooperación regional tiene gran relevancia. Resaltamos las numerosas iniciativas emprendidas a nivel bilateral y subregional para enfrentar y resolver de manera amistosa los diversos problemas humanitarios y de seguridad que aquejan a Afganistán y sus vecinos, que contribuyen a fortalecer la construcción de confianza.

El consenso para la profundización y ampliación de la relación entre Afganistán y la comunidad internacional debe contribuir a consolidar el Estado y su capacidad de ejercer sus responsabilidades primarias y responder a las necesidades de la población. Una transición sostenible requiere de una estructura estatal capaz de garantizar la gobernabilidad y la estabilidad económica en los niveles regional y nacional e incluye la creación de empleo y oportunidades económicas, así como la procuración y acceso a la justicia. Estos son elementos fundamentales para garantizar una transición definitiva, objetivo que debe perseguir la cooperación internacional en Afganistán.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012