Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Sobre "Amenazas a la Paz y Seguridad Internacionales: Asegurar las Fronteras Contra el Tráfico y el Movimiento Ilícito Transfronterizo"

(Nueva York, 25 de abril de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Señora Presidente,

Agradecemos la oportunidad que brinda este debate para analizar el tráfico y el movimiento ilícitos a través de las fronteras y la manera como diversas manifestaciones delictivas transfronterizas pueden contribuir a exacerbar situaciones bajo la consideración del Consejo. El Secretario General ha esbozado de puntualmente las posibles implicaciones de tales actividades y el trabajo acometido por las naciones Unidas.

El manejo, control y protección de las fronteras es una prerrogativa soberana de los Estados. Consideramos necesario lograr un equilibrio entre las medidas de control destinadas a mantener unas fronteras seguras y, al mismo tiempo, facilitar el movimiento de personas, fondos y bienes legítimos.

Este debate nos debe conducir a profundizar la colaboración del Consejo de Seguridad con otros órganos del Sistema de las Naciones Unidas en torno a un asunto que, por su naturaleza y alcance global, exigen de la acción concertada y coordinada de los diferentes órganos y entidades del sistema de Naciones Unidas, en desarrollo de los principios de la Carta y en el marco de sus respectivas responsabilidades y mandatos.

Señora Presidente,

El trafico ilícito de armas nucleares, químicas o biológicas y sus sistemas vectores, así como el movimiento de los terroristas y sus fondos a través de las fronteras, son reconocidos como amenazas a la paz y seguridad internacionales.

Por otra parte, en contextos específicos, el Consejo ha discutido diversas manifestaciones de la delincuencia organizada como factores que contribuyen a deteriorar situaciones ya de por si frágiles. Estas últimas, son actividades criminales complejas que trascienden la dimensión del tráfico o el paso a través de las fronteras. Por el contrario, estas involucran intrincadas cadenas que son posibles gracias a la existencia de los diversos factores que componen los mercados ilícitos. Lo anterior, exige un enfoque integral y equilibrado que aborde todos los eslabones de estas actividades ilícitas.

La comunidad internacional debe enfrentar todas las actividades criminales con la misma determinación. Por ello, es prioritario adoptar, en el marco de la Organización, un instrumento vinculante para mejorar el control al comercio de armas pequeñas y ligeras, explosivos y materiales relacionados así como de las municiones, su marcaje y rastreo, y para prohibir su transferencia a actores armados no estatales. El tráfico ilícito de armas a través de las fronteras es, probablemente, uno de los factores que afecta en mayor medida la seguridad nacional e internacional y exacerba situaciones de violencia.

Debemos reconocer que las obligaciones que se desprenden de las decisiones del Concejo adoptadas en el marco del Capitulo VII, dependen, para su implementación efectiva, no sólo de la voluntad política sino también de las herramientas con que cuentan los Estados miembros. Es por ello que, con base en una aproximación que privilegie la cooperación y concertación, debemos enfocar nuestros esfuerzos en mejorar la eficacia de las decisiones vinculantes del Consejo a través del fortalecimiento de las capacidades, instituciones y marcos normativos de los Estados Miembros.

En el ejercicio de la potestad soberana de manejar y controlar sus fronteras, los Estados tienen la responsabilidad de aplicar plenamente sus obligaciones internacionales y, es en este contexto que Colombia considera positivo la elaboración de un inventario de las acciones e iniciativas que, a solicitud de los Estados, la Organización realiza para apoyar el robustecimiento de su capacidad en esta materia.

Las manifestaciones delictivas a las que nos referimos hoy están reguladas, además, por tratados internacionales especializados que conforman un marco legislativo amplio que ofrece herramientas legales suficientes para combatirlos. Asimismo, los acuerdos alcanzados en el marco de la Asamblea General recogen conceptos globales y ampliamente aceptados al interior de la Organización, los cuales facultan el desarrollo de estrategias inclusivas y balanceadas. La Organización, en su conjunto, debe concentrar sus esfuerzos en brindar la asistencia solicitada por los Estados con el fin de lograr la aplicación integral de las obligaciones que se desprenden de tales acuerdos.

Es además necesario adoptar medidas y mecanismos eficaces para fortalecer la cooperación internacional y la coordinación entre Estados contra las diversas manifestaciones de la delincuencia que estamos discutiendo. En este sentido, es prioritario el fortalecimiento de los controles en frontera a través de la dotación de recursos tecnológicos y financieros; el establecimiento de acuerdos de cooperación judicial efectivos y el intercambio de información.

Señora Presidente,

Colombia considera que estos desafíos deben abordarse desde una perspectiva integral, respetando el equilibrio entre las medidas dirigidas a reforzar la seguridad, y evitando a su vez crear obstáculos al desarrollo económico y social.

Al tiempo que reconocemos la necesidad de protegernos de los riesgos planteados por lo que se ha llamado tráfico y movimientos ilícitos transfronterizos, la Constitución y la ley colombianas reconocen las fronteras principalmente como zonas de integración donde debe promoverse el desarrollo económico, social, científico, tecnológico y cultural y, por lo tanto, privilegia la consolidación de sistemas de cooperación aduanera transfronteriza y redes de intercambio de información entre las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley.

Gracias señora Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012