Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate sobre La Cuestión Relativa a Haití. MINUSTAH

(Nueva York, 3 de octubre de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Quiero dar la bienvenida a Usted Señor Ministro y nuestra felicitación a Guatemala tras asumir Presidencia del Consejo de Seguridad por primera vez, durante el presente mes de octubre. Agradezco al Representante Especial del Secretario General para Haití, Señor Mariano Fernández, por la presentación del informe que nos ha hecho sobre la situación de Haití, la cual es de suma utilidad en nuestro debate, así como al Secretario General por el informe contenido en el documento S/2012/678.

Señor Presidente:

Nos corresponde hoy evaluar los avances registrados en Haití con miras a recomendar las acciones que permitan apoyar su bienestar, desarrollo y la consolidación de sus instituciones.

Expresamos nuestra complacencia con el proceso de estabilización que ha vivido Haití desde que asumió el Presidente Michel Martelly, transformación que según informa el Secretario General ha permitido la confirmación de su Primer Ministro por el Parlamento, la aprobación de la ley de presupuesto, la ley de control bancario, la reducción de alguna expresiones de la criminalidad como el secuestro y la violencia política, la reducción del desplazamiento, la publicación de las enmiendas Constitucionales, el establecimiento del Consejo Superior del Poder Judicial, y la observancia de una cuota de un 30% de representación para las mujeres en el gobierno, constituyéndose en logros que a nuestro juicio generaran confianza y esperanza en la recuperación.

Queremos también resaltar el importante rol de MINUSTAH en el mantenimiento de un ambiente de seguridad y estabilidad, lo cual ha sido elemento destacado para poder enfrentar en mejor forma los retos políticos, económicos y sociales. Desde luego, asuntos como el aumento de la tasa de homicidios, el porte de armas por personas no autorizadas, la proliferación de pandillas criminales, son aspectos que requieren especial atención por parte de la Policía Nacional Haitiana con el apoyo de MINUSTAH.

Por ello es nuestro criterio que la consolidación de Haití requiere aún del acompañamiento de la MINUSTAH y en particular del componente esencial de su mandato: el suministro de condiciones de seguridad, bienestar y fortalecimiento institucional. Esta afirmación se hace más evidente al compartir la conclusión del Secretario General en su Informe cuando afirma que "aunque el desempeño de la policía nacional ha seguido mejorando gradualmente, la institución aún no está en condiciones de asumir toda la responsabilidad por la salvaguardia de la seguridad interior en todo el país".

Siendo consecuentes con ese criterio, mi delegación apoyará una resolución que responda a dichos desafíos y a los mandatos que inspiran las actividades de MINUSTAH, en la que la seguridad humana se perciba en términos integrales de promoción del desarrollo, de respeto a los derechos humanos, de convivencia pacífica y de protección a las personas y su medio ambiente. Dicho mandato debe ser interpretado en conexión con el dialogo permanente que debe existir entre el gobierno, la sociedad civil y los actores internacionales.

Es necesario, en adición, profundizar las líneas de evaluación y fortalecimiento emprendidas por MINUSTAH en relación con la Policía Nacional Haitiana. El Plan 2012-2016 elaborado por la Policía haitiana y MINUSTAH se erige como una herramienta importante para capacitar y ampliar la cifra de policías hoy conformada por 10.106 oficiales, suboficiales y agentes.

En el campo de la ingeniería, son meritorias las acciones de MINUSTAH en los proyectos de mitigación de riesgos, la construcción de estaciones de policía, reparación de vías, remoción de escombros del terremoto, drenaje de ríos y canales e instalaciones prefabricadas. Al compartir el criterio de la reducción de su configuración en el componente Militar y el de Policía propuesto por el Secretario General, creemos que su unidad de ingenieros debe mantener una presencia balanceada con los retos dentro de este campo de acuerdo con sus posibilidades. Animamos a MINUSTAH a asignar a los expertos integrantes de su componente en la forma más eficiente posible y de manera consistente con sus capacidades y áreas de conocimiento.

La presencia de la policía colombiana en el terreno se ha visto ampliada con una mesa de Trabajo en seguridad integral para la cooperación Colombia -Haití, la cual se llevó a cabo en agosto de 2012. Una delegación de la Policía Nacional de Haití visitó Colombia con el propósito de implementar un plan para la cooperación en materia de Seguridad Integral. La visita tuvo como propósito validar la propuesta con las autoridades de Policía de Haití, así como la presentación in situ de las capacidades operativas, administrativas y de talento humano de la Policía de Colombia para capacitar a los beneficiarios del programa. La meta es capacitar 221 policías entre el 2012 y el 2014, e igualmente 50 mujeres policía, para fortalecer el desarrollo estratégico, la planeación, la policía ambiental, antinarcóticos y antisecuestro, entre otros asuntos.

El desarrollo del sector agrícola de Haití es a nuestro juicio otra prioridad. Es necesario aprovechar los factores de competitividad que ofrece este segmento dentro de la productividad nacional en el contexto de un plan de desarrollo agrícola y rural en el cual figure la promoción de productos como el café, el cacao, las frutas y la caña de azúcar. Así podría crearse una fuente de exportaciones importante.

Es así que de acuerdo con nuestra vocación de país cafetero y en asocio con el Banco Interamericano de Desarrollo, impulsamos un proyecto para el mejoramiento de la productividad del cultivo del café en Haití. Se trata de establecer una cadena de valor del café sostenible e incluyente que aumente los ingresos de los pequeños caficultores, refuerce el sistema cooperativo e incremente las exportaciones de café de calidad.

Finalmente, debo mencionar los proyectos de recuperación de comunas, barrios y viviendas dentro del Plan de Urbanismo en Haití a partir de las experiencias de la ciudad de Medellín y el de Fortalecimiento del Instituto Nacional de Formación Profesional –INFP de Haití, a través del intercambio técnico con el Servicio Nacional de Aprendizaje de Colombia – SENA, entes con amplios logros en dichos sectores.

Señor Presidente:

Corresponde a las fuerzas políticas en Haití construir sobre los avances alcanzados a fin de allanar el camino para asumir la responsabilidad de su propio destino. Ninguna contribución tiene sentido en la ausencia de esa voluntad política y nadie diferente a los propios haitianos puede sustituir esa voluntad.

La coordinación eficiente de la cooperación internacional sigue siendo una prioridad, razón por la cual la adopción de un marco estratégico de coordinación de la ayuda para el periodo 2013-2016 siguiendo el Plan estratégico de Desarrollo del gobierno Haitiano, es un paso que valoramos en la dirección correcta. Ello profundizará la transparencia y fortalecerá la capacidad de administrar recursos.

La atención del cólera es asunto prioritario. Las estadísticas presentadas en el Informe del Secretario General así nos lo demanda. 580.947 personas infectadas entre octubre de 2010 y el 15 de Julio de 2012, es no solo una cifra preocupante, lo es mucho más aún el saber que al menos 7.440 personas han muerto como consecuencia de este mal. Se requieren invertir mayores presupuestos en la prevención del cólera, en el tratamiento de aguas, fortalecer la vigilancia y la gestión de este grave problema, apoyados en la instrucción de las comunidades más vulnerables.

La evidencia internacional nos indica que la pobreza y el desempleo son causantes de males como el cólera, pero también lo son las debilidades institucionales que propician la desnutrición, el analfabetismo y la corrupción. Todos estos flagelos deben ser combatidos de forma coherente en desarrollo de las propias políticas que los haitianos se dicten, dando a la creación de capacidades locales y la consolidación institucional, el lugar principal que deben tener.

Otro asunto fundamental es la cuestión de las elecciones aplazadas. Animamos a todos los actores locales a unificar esfuerzos para que en un dialogo constructivo acuerden la realización pronta y transparente de las elecciones que suplan los mandatos de los 10 senadores fenecidos el 08 de mayo pasado. El apoyo financiero y administrativo en este sector son por tanto vitales para la consolidación democrática.

Finalmente, estamos convencidos que las Naciones Unidas tienen un deber institucional en Haití y la comunidad internacional debe apoyar su gestión. En ese contexto MINUSTAH como mecanismo de gestión y coordinación apropiado, debe mantener su operatividad y presencia en el terreno, razones que nos comprometen a apoyar la extensión de su mandato hasta el 15 de octubre de 2013.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012