Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Sesión de Información - Amenazas a la Paz y Seguridad Internacionales causadas por el Terrorismo

(Nueva York, 4 de mayo de 2012)

Intervención de S.E. Patti Londoño, Viceministra de Asuntos Multilaterales

 

Señor Presidente,

Quisiera felicitarlo a usted y a su país por presidir el Consejo de Seguridad y por convocarnos a esta importante sesión, cuya temática tiene gran relevancia a nivel mundial. Asimismo, agradecemos al Secretario General por su interesante reseña.

El terrorismo es una amenaza a la paz y la seguridad internacionales, afecta a toda la sociedad en su conjunto, el estado de derecho y el disfrute de los derechos humanos. Los costos humanos del terrorismo se sienten en todo el mundo. Por ello, la comunidad internacional debe afrontar esta amenaza múltiple, de manera coordinada, y en todas sus fases y manifestaciones. En el transcurso de décadas, la comunidad internacional ha desarrollado un acervo jurídico que incluye 14 tratados internacionales y cuatro protocolos modificatorios que se ocupan de actos y aspectos específicos del terrorismo. Adicionalmente, las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad y ofrecen un marco amplio que aborda el terrorismo en todas sus formas y manifestaciones.

Si bien no hemos acordado una definición del terrorismo, hemos avanzado en la identificación de elementos centrales de los actos que la comunidad internacional califica como actos terroristas y los condena como injustificables bajo toda circunstancia ya sea de carácter político, ideológico, racial, religioso o de cualquier otro orden. En el terrorismo y las amenazas a la paz y seguridad internacionales se reconocen varias fases, dimensiones y complejidades que debemos afrontar mediante la concertación y la cooperación internacionales, como bien lo plantea el documento preparado por su Delegación. Por tratarse de un fenómeno con implicaciones globales, Naciones Unidas y, particularmente, la Asamblea General por ser el órgano universal, debe ser el eje central de concertación de políticas y de la cooperación. A su vez, el Consejo de Seguridad, en el marco de su competencia, ha adoptado medidas que contribuyen y complementan la acción internacional contra el terrorismo.

Existen otros foros para el diálogo y la definición de buenas prácticas que deben trabajar de cerca con la ONU. Entre ellos, el Foro Global Contra el Terrorismo (GCTF) ha identificado áreas de cooperación específicas y buenas prácticas que tienen gran valor para todos los Estados en su lucha contra el terrorismo. Entre los diversos mecanismos existentes para afrontar esta amenaza de manera coordinada, quiero destacar la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo, como una herramienta eficaz para prevenir, sancionar y eliminar este flagelo.

Al tiempo que reconoce el fortalecimiento de la capacidad de los Estados como un elemento básico de las actividades contra el terrorismo a nivel global, la Estrategia resuelve adoptar medidas para aumentar la coordinación y la coherencia dentro del Sistema de la ONU para la promoción de la cooperación internacional en la lucha contra el terrorismo. En este contexto, el desarrollo y fortalecimiento de legislación nacional y la consolidación de mecanismos de cooperación y construcción de capacidades se convierten en complementos esenciales de la Estrategia Global. La Organización debe avanzar en la prestación de asistencia técnica que facilite el fortalecimiento de las capacidades nacionales.

Los Estados debemos garantizar que las medidas adoptadas para combatir el terrorismo cumplen con todas las obligaciones en virtud del derecho internacional, y en particular los derechos humanos. Lo anterior incluye la adopción de medidas para la protección de los derechos de las víctimas y la mitigación de sus perjuicios como un aspecto esencial de la lucha contra el terrorismo. Al respecto, destacamos el énfasis otorgado a los derechos humanos en las resoluciones 1624 (2005) y 1963 (2010). Debemos continuar trabajando para asegurar que las víctimas sean escuchadas y que los Estados cuenten con mecanismos apropiados para reparar su dolor.

Señor Presidente,

El terrorismo no es un asunto aislado de la delincuencia transnacional organizada. Existen redes de financiación que provienen, en gran proporción, de actividades de la delincuencia organizada, incluyendo el tráfico de drogas ilícitas, el tráfico ilícito de armas, minería ilegal, la extorsión, el secuestro o la piratería.

La financiación de los actos terroristas es, por su naturaleza, un factor sobre el cual la comunidad internacional debería tomar medidas más eficaces. Para evitar que las redes terroristas cuenten con los recursos financieros y logísticos que facilitan su accionar, se deben desarrollar medidas integrales que incorporen elementos de los instrumentos jurídicos relativos a la delincuencia organizada transnacional. El financiamiento proveniente de diversos delitos plantea nuevos escenarios donde los Estados debemos unir fuerzas para diseñar estrategias con una visión integral, tanto del problema como de las soluciones. Es hora de enfrentar el terrorismo en todas sus dimensiones y complejidad.

Para mi país la adopción, aplicación y promoción de marcos de cooperación ofrecen una respuesta eficaz contra el terrorismo. Colombia participa activamente en nuevos y diversos mecanismos de cooperación regionales y multilaterales. Además de Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos (OEA)y el Foro Global Contra el Terrorismo (GCTF), hemos trabajado con países de Centroamérica y el Caribe, y más recientemente con países africanos, para compartir experiencias y crear capacidades que permitan combatir todos los delitos transnacionales que de una u otra manera se vinculan al terrorismo.

La comunidad internacional tiene el compromiso de continuar su lucha frontal contra el terrorismo.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012