Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Sobre La Situación de Somalia

(Nueva York, 5 de marzo de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente,

En primer lugar quisiera agradecer la presencia del Secretario General Ban Ki- Moon y el análisis que nos ha presentado sobre la situación en Somalia, y los recientes desarrollos y acuerdos alcanzados en el marco de la Conferencia de Londres. De igual forma, quisiera darle la bienvenida al Ministro del Reino Unido para África, señor Henry Bellingham, felicitar al Reino Unido por asumir la Presidencia del Consejo durante el mes de marzo y ofrecerle todo nuestro apoyo. Permítame además reconocer y ponderar el trabajo de Togo, como Presidente del Consejo de Seguridad durante el mes de febrero. Envío también un saludo al Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Oficina Política de las Naciones Unidas para Somalia, señor Augustine Mahiga.

La Conferencia de Londres fue una muestra más del valioso apoyo y el constante compromiso de la comunidad internacional para lograr la estabilidad y el desarrollo en Somalia, reafirmando a su vez la titularidad y responsabilidad del pueblo somalí sobre las decisiones relativas al futuro del país.

Al tiempo que registramos con optimismo los avances en la ejecución de ciertas tareas establecidas en la Hoja de Ruta, entendemos que la coyuntura política, militar y humanitaria actual en Somalia, aunque alentadora no está exenta de riesgos. La situación es aún muy frágil y por ello, es necesario consolidar los logros alcanzados en los diferentes frentes, a fin de sentar las bases para restablecer la paz y la estabilidad, y propiciar un desarrollo económico y social sostenible.

Señor Presidente,

Si bien el Gobierno Federal de Transición tiene la responsabilidad primordial en el restablecimiento de la seguridad, la estabilidad política, el Estado de derecho y el desarrollo económico, es crucial que la comunidad internacional le preste su apoyo en el fortalecimiento de la institucionalidad del Estado.

En materia de seguridad, la situación ha mejorado, la AMISOM tiene mayor control sobre todos los distritos de Mogadiscio y ha comenzado a obtener el control de sus alrededores. Por ello, la labor y presencia de la AMISOM resulta fundamental para la estabilización de Somalia. Colombia respalda la incorporación de las fuerzas kenianas en el comando y control de las fuerzas de la AMISOM.

Destacamos la adopción de la resolución 2036, por medio de la cual se amplió el mandato de la AMISOM y se autorizó el despliegue de un mayor número de efectivos, hasta alcanzar un máximo de 17731. Aun así, la capacidad de la AMISOM ampliada para ejecutar su mandato estará determinada en buena medida, por la posibilidad de que la Misión pueda contar con los recursos adecuados, en particular los facilitadores y multiplicadores de fuerza. De esta forma, es indispensable continuar proporcionando equipo, asistencia técnica y financiación a la Misión a través del Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para la AMISOM.

De igual forma, es necesario ofrecer mayores recursos técnicos, financieros y capacitación a las fuerzas del Gobierno Federal de Transición, de manera que puedan desplegar su actividad en tierra y en las aguas situadas frente a sus costas, y puedan desempeñar un papel más importante en las operaciones en curso.

Se debe intensificar el monitoreo e identificación de violaciones al embargo de armas, e imponer sanciones selectivas de ser necesario, a fin de reducir los efectos devastadores que esta dinámica puede tener en el contexto somalí. Son particularmente preocupantes las recientes violaciones del embargo de armas reportadas por el Grupo de Supervisión, que incluyen entregas de armamento por vía marítima a Al-Shabbah en el norte del país y operaciones de compañías privadas armadas de seguridad marítima que desarrollarían sus operaciones en los puertos somalíes y en aguas territoriales.

A nuestro juicio, es fundamental armonizar y sincronizar los esfuerzos políticos y militares, con miras a estabilizar la situación. En efecto, los logros en el campo militar serán más sostenibles en la medida en que el Gobierno Federal de Transición fortalezca su gestión política y legitimidad, e intente llegar a las zonas recuperadas recientemente a través de un proceso transparente e inclusivo, y orientado a satisfacer las aspiraciones de los somalíes.

Resaltamos la importancia de los acuerdos alcanzados en el marco de la Segunda Conferencia Constitucional de Garowe, como pasos fundamentales para dar por finalizado el periodo de transición en agosto de 2012 y avanzar en el establecimiento de un orden constitucional. Si bien valoramos los avances logrados en cuanto al sistema de gobierno que adoptaría el país, es importante lograr mantener la unidad territorial de Somalia en el proceso.

Señor Presidente,

Consideramos que una solución estable y duradera al problema de la piratería debe formar parte de los esfuerzos realizados para resolver la crisis de Somalia y fortalecer el Estado de derecho en el país. Por lo tanto, toda opción viable exige la adopción de un enfoque integral encaminado a la construcción de capacidades nacionales en materia institucional, y en la cual los componentes económico, de seguridad y judicial/penitenciario se puedan ejecutar de manera simultánea.

Particularmente, el desarrollo de actividades como la pesca y las actividades portuarias podrían surgir como alternativas económicas viables para la población, y contrarrestar la dependencia ligada a la industria criminal desarrollada alrededor de la piratería. Por ello, se debe resolver cuanto antes la cuestión jurídica de la delimitación de los espacios marítimos, a fin de que la misma se ajuste al derecho internacional, y permita de esta forma fijar claramente el mar territorial, la zona económica exclusiva y las fronteras marítimas con Kenia, Djibouti y el Yemen.

Para concluir señor Presidente, quisiera exhortar a las autoridades somalíes y demás actores relevantes para que continúen participando de manera constructiva y cumplan con sus obligaciones en la ejecución de la Hoja de Ruta, de manera que se cumplan los plazos establecidos para finalizar el período de transición en agosto de 2012. De cara a la finalización del periodo transicional, y en consonancia con la fragilidad de la situación, Naciones Unidas debe liderar una respuesta internacional integral que ponga la estabilización y fortalecimiento del Estado Somalí como objetivo central a largo plazo.

Muchas gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012