Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Sobre "La cuestión Concerniente a Haití"

(Nueva York, 8 de marzo de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Agradezco al Representante Especial del Secretario General, Señor Mariano Fernández, su apoyo y orientaciones durante nuestra reciente visita a Haití y su presentación del informe contenido en el documento S/2012/128 del 29 de febrero pasado, al igual que a la embajadora Rice la presentación del informe que hizo el 28 del mismo mes sobre la visita del Consejo de Seguridad a Haití, cuyo principal objetivo como sabemos fue reafirmar nuestro compromiso de asistir al pueblo haitiano en la consolidación de la paz, la estabilidad, la gobernabilidad democrática y el Estado de derecho, así como en la promoción de la recuperación y el desarrollo sostenible.

Del informe del Secretario General y de las reuniones sostenidas durante nuestra visita nos quedan importantes reflexiones:

Primero, pudimos conocer de cerca la dinámica y la debilitada cohesión de las relaciones políticas entre el ejecutivo y el Parlamento, sus desafíos y expectativas, máxime en momentos en que los entendimientos entre el Presidente y el Primer Ministro experimentaban divergencias que llevaron a la dimisión de este una vez pasada la visita. Hemos conocido luego que el Presidente Martelly propuso al Congreso a su Ministro de Relaciones Exteriores Laurent Lamothe como nuevo Primer Ministro. Esperamos que esta situación se supere pronto a fin de que el entorno político permita que bajo un propósito nacional todas las fuerzas se concentren en atacar los grandes retos de esta nación.

En ese sentido, todo aquello que se pueda hacer por quienes tengamos posibilidad de coadyuvar a la unidad nacional, debe ser bienvenido, si así se nos pide. También el Secretario General de la ONU y su Representante Permanente, señor Mariano Fernández, son llamados a continuar aunando esfuerzos para estos nobles fines.

En segundo lugar es justo reconocer que el país, con impulso de su Presidente, ha empezado a atacar los principales desafíos de la educación, la creación de empleo y protección del medio ambiente. Pero aún queda mucho por hacer. Por ello me uno a la preocupación del Director del Programa Mundial de Alimentos sobre el riesgo que corre el programa de alimentos escolares en Haití de terminarse luego de junio por carencia de fondos. Sería una vergüenza que esto llegue a ocurrir, habiendo logrado una cifra de un millón de niños que reciben alimentos diarios, lo que indirectamente los ha motivado a permanecer estudiando, esperan poder contar con cooperación internacional para mantener en ejecución el mismo. Ante esta situación el Programa requiere ayuda tanto alimentaria como financiera, al igual que apoyo en las reuniones de ese organismo orientadas a mantener dicho programa escolar.

Un tercer aspecto es el de las relaciones MINUSTAH y la población haitiana. Si bien sus actividades gozan de reconocimiento como es el caso de la labor del cuerpo de ingenieros militares frente a la reconstrucción y la mitigación de los daños, así como en materia de seguridad, existe preocupación con respecto a las denuncias por violencia y abuso sexual por parte de algunos elementos de la Misión, y la presunta propagación del cólera. Debemos a este respecto resaltar el compromiso de las Naciones Unidas por asegurar el cumplimiento de su política de tolerancia cero frente a la violencia y abuso sexual en sus operaciones de mantenimiento de la paz y de investigar y castigar esas conductas, al igual que la actitud positiva de los gobiernos por investigar estos hechos. Situaciones de esta naturaleza no pueden seguir presentándose en MINUSTAH, ni en ninguna otra Misión. El Consejo de Seguridad debe ser riguroso en la materia y de nuestra parte respaldamos lo expresado por el Representante Especial.

Por su parte, frente a la planteada necesidad de restablecer el ejército haitiano como elemento clave en un eventual retiro de MINUSTAH, reconocemos que este es un asunto soberano de cada país, lo que no impide que tengamos presente la importancia de que en este proceso previamente se completen las reformas, el fortalecimiento y la consolidación de la Policía haitiana como una fuerza segura viable que ofrezca estabilidad y seguridad. Si bien la seguridad del periodo bajo estudio en el informe del Secretario General es relativamente estable y frágil, la labor de MUNUSTAH a este respecto sigue siendo fundamental y la reducción de miembros no debe dejar de lado esta importante visión en el futuro.

Otros dos aspectos importantes de resaltar son los relacionados con el sistema judicial y las cuestiones penitenciarias. A nuestro juicio la falta de una institucionalidad amplia genera dificultades de acceso a una justicia pronta, lo que origina controversias y conflictos dentro de los núcleos humanos. Otro tanto se puede decir respecto de la Corte de Casación que se constituirá en garante de última instancia en los procesos judiciales… Debemos profundizar los esfuerzos internacionales para consolidar una más robusta y amplia presencia del sistema jurisdiccional, incluyendo la dignificación de sus cárceles, que como pudimos observar registran sobre-población y precarias condiciones.

Con la disolución del Consejo Electoral Provisional el pasado mes de diciembre, no será posible ejecutar las jornadas electorales inicialmente programado para el mes de mayo, lo cual nos concita a exhortar al gobierno al pronto establecimiento de una autoridad electoral que garantice la ejecución oportuna de un calendario que permita la expresión popular de forma democrática.

Nos preocupa que a pesar del notable esfuerzo haitiano y el de la comunidad internacional, el impacto del terremoto es aún evidente en las calles y edificaciones, mostrando la magnitud del daño sufrido y que se aprecia también en los campamentos, donde viven unas 515,000, en 707 lugares, la mayoría localizados alrededor de Puerto Príncipe. El apoyo internacional para enfrentar sus precarias condiciones y ofrecer nuevas alternativas de vida debe mantenerse, incluido el cuerpo de ingenieros de Minustah.

Para concluir, señor presidente quisiera resaltar la importancia y necesidad de lograr una institucionalidad sólida y el Estado de Derecho, condiciones esenciales para avanzar en el camino de la prosperidad económica y social y garantizar la seguridad al pueblo haitiano.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012