Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate Sobre La Situación de Somalia

(Nueva York, 15 de mayo de 2012)

Intervención de S.E. Embajador Néstor Osorio, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Presidente,

Quisiera agradecer la convocatoria a este debate a solo tres meses del término del período de transición en agosto de 2012. Permítame además saludar y agradecer las intervenciones del Presidente del Gobierno Federal de Transición, Su Excelencia Sharif Sheikh Ahmed; y del Representante Especial del Secretario General y Jefe de la Oficina Política de las Naciones Unidas para Somalia – UNPOS, señor Augustine Mahiga.

Al tiempo que registramos con optimismo los avances en la ejecución de ciertas tareas establecidas en la Hoja de Ruta, entendemos que la coyuntura política, militar y humanitaria actual en Somalia, no está exenta de riesgos y dificultades. Dada la fragilidad de la situación, es preciso redoblar los esfuerzos a fin de consolidar los logros alcanzados en los diferentes frentes, y sentar las bases para restablecer la paz y la estabilidad, y propiciar un desarrollo económico y social sostenible.

Aunque la situación de seguridad ha mejorado, particularmente en Mogadiscio; en las afueras de la ciudad, y en algunas partes del sur y el centro de Somalia la situación sigue siendo inestable. A pesar de los avances de las fuerzas somalíes y la AMISOM, los ataques terroristas de Al-Shabaab siguen representando una seria amenaza para las instituciones federales de transición, las fuerzas de la AMISOM y el propio proceso político.

Es cada vez más necesaria la efectiva utilización de los mecanismos establecidos por la Organización, incluyendo el régimen contemplado en las Resoluciones 751 y 1907 para imponer las sanciones correspondientes, en desarrollo de la Resolución 1844, contra aquellos agentes internos y externos que buscan socavar el proceso de paz y reconciliación en Somalia; identificar a los líderes de grupos armados que obstaculizan la prestación, acceso y distribución de asistencia humanitaria; y a su vez tomar las medidas necesarias para restringir el comercio de carbón vegetal somalí. Es indispensable además intensificar el monitoreo e identificación de violaciones al embargo de armas, e imponer sanciones selectivas de ser necesario, a fin de reducir los efectos que esta dinámica puede tener en el contexto somalí.

Reconocemos la significativa contribución de la AMISOM en la búsqueda de la paz en Somalia. Destacamos el progreso alcanzado en la ampliación de la AMISOM, tras la aprobación de la Resolución 2036, y su despliegue más allá de Mogadiscio por primera vez desde su establecimiento. No obstante, es necesario perseverar en los esfuerzos a fin de lograr establecer una presencia en los cuatro sectores establecidos en el Concepto Estratégico. Es también fundamental continuar proporcionando equipo, asistencia técnica, financiación para los estipendios de las tropas y financiación sin condiciones previas a la Misión mediante el Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para la AMISOM. De igual forma, es necesario ofrecer mayores recursos técnicos, financieros y capacitación a las fuerzas del Gobierno Federal de Transición, de manera que puedan desplegar su actividad en tierra y en las aguas situadas frente a sus costas, y puedan desempeñar un papel más importante en las operaciones en curso. En una perspectiva de largo plazo, toda solución estable y duradera al problema de la piratería en las costas de Somalia debe enmarcarse en iniciativas más amplias encaminadas a la construcción de capacidades nacionales en materia institucional, y en la cual los componentes económicos, de seguridad y judicial/penitenciario se puedan ejecutar de manera simultánea.

Es preciso armonizar y sincronizar los esfuerzos políticos y militares, con miras a una verdadera estabilización de la situación en Somalia. Por ello, consideramos importante apoyar los esfuerzos del Gobierno Federal de Transición por llegar a las zonas recuperadas recientemente, y particularmente la Política nacional para la reconciliación y la estabilización de las zonas liberadas en el sur y en el centro de Somalia.

Ante el fin inminente del período transicional, es preciso que los líderes somalíes trabajen unidos para dejar de lado sus divisiones, anteponiendo el interés del pueblo somalí a los intereses particulares, y logren así completar la implementación de la Hoja de Ruta en los plazos establecidos. Un compromiso en ese sentido, allanará el camino para avanzar juntos hacia una solución general y duradera de la situación en Somalia, en esta fase crítica del proceso político.

Señor Presidente,

Si bien el Gobierno Federal de Transición tiene la responsabilidad primordial en el restablecimiento de la seguridad, la estabilidad política, el Estado de derecho y el desarrollo económico, es crucial que la comunidad internacional le continúe prestando su apoyo en el fortalecimiento de la institucionalidad y la construcción de capacidades nacionales. La próxima conferencia sobre Somalia a celebrarse en Estambul, será un espacio privilegiado para abordar los retos inmediatos de Somalia y dar inicio a la planificación de soluciones de largo plazo que permitan crear las condiciones para propiciar un desarrollo económico y social sostenible.

Para concluir, quisiera exhortar a las autoridades somalíes y demás actores relevantes para que continúen participando de manera constructiva y cumplan con sus obligaciones en la ejecución de la Hoja de Ruta, de manera que se cumplan los plazos establecidos para finalizar el período de transición en agosto de 2012. Es preciso mantener el impulso y vislumbrar la estabilización y fortalecimiento del Estado Somalí como objetivo central a largo plazo.

Muchas gracias, Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2012