Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

"Debate Abierto sobre Mujer, Paz y Seguridad: violencia sexual en conflictos armados". Presentación del Informe del Secretario General S/2014/181 13 de marzo de 2014

(Nueva York, 25 de abril de 2014)

Intervención de la Embajadora María Emma Mejía, Representante Permanente de Colombia

 

Gracias, señor Presidente,

Señora Representante Especial para la Violencia Sexual en los Conflictos Armados, Zainab Bangura,

Colombia viene de recorrer cinco décadas de conflicto armado que ha afectado, de manera especial, a las poblaciones más vulnerables, los niños y las mujeres, casi siempre en nuestras áreas rurales y en nuestras áreas más apartadas.

Señor Presidente,

Los retos que enfrentamos no son menores. Es evidente que un país que ha vivido este prolongado conflicto también ha sufrido la degradación de las conductas de los actores armados ilegales, las cuales impactan de manera especial a nuestras mujeres y nuestras niñas.

Por ello, como representante de mi Gobierno, pero ante todo, como mujer y ciudadana colombiana, quiero enfatizar que nos guía el firme convencimiento de que ni una sola víctima debe ser tolerada, y que Colombia le apuesta, señora Bangura, decididamente al fin del conflicto y la obtención de una paz duradera.

Es por esta razón que, al leer el Informe que hoy es objeto de este Debate Abierto, convocado en buena hora por Usted en la Presidencia de Nigeria, me hubiera gustado que se reconocieran los avances llevados a cabo por Colombia, tanto en sus políticas públicas, como en su legislación interna y en la implementación de las mismas. También hubiera sido deseable que el Informe reflejara el crucial momento político, que en el camino hacia la reconciliación y la paz después, repito, de cincuenta años de confrontación, ha iniciado el Presidente Juan Manuel Santos, y que esperamos dé como resultado la firma de un acuerdo de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Y esta es una posición de principios frente a la cuestión de la violencia sexual contra las mujeres en el conflicto armado, pero también frente a todas las víctimas en general.

En primer lugar, Colombia expidió la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras en 2011, incorpora los avances enormes como el programa de reparación integral para las víctimas en general, y para las sobrevivientes de la violencia sexual en particular, visibilizando el problema y destinando los recursos para las necesarias indemnizaciones, 57% de ellas mujeres.

Segundo, en el año 2013 –el año del Informe- el Gobierno colombiano, a través de su Consejo Nacional de Política Económica y Social (CONPES), -que es lo que guía en total la integralidad de las políticas de Estado en el orden nacional, pero también en el local, que es donde mayormente se da el conflicto, promulgó la "Estrategia Interinstitucional de lucha contra la impunidad y Atención Integral a las Víctimas Basada en Género en el marco del conflicto armado, en particular, víctimas de violencia sexual", (CONPES # 3784) que contempla la identificación de las barreras que muchas veces se nos dan de acceso a la justicia, así como a la atención a las mujeres víctimas de este tipo de violencia.

Tercero, señor Presidente, el Ministerio de Defensa en un hecho que yo diría tal vez histórico expidió el "Protocolo de las Fuerzas Armadas para la Prevención y Respuesta a la Violencia Sexual, en Especial, en el Marco del Conflicto Armado", que ha sido construido con la sociedad civil y la ONU en Colombia, capacitando y entregando documentación a 350 mil soldados y Policías para su correcta implementación.

Cuarto, el Ministerio de Relaciones Exteriores, en cabeza de su Ministra, María Ángela Holguín, desde el año 2011 se adelantan iniciativas orientadas a prevenir la participación de los niños y niñas en el conflicto armado que sí, es cierto, como la señora Bangura lo sabe, con un Programa Integral "Niños, niñas y adolescentes con oportunidades" basado en la creación de espacios de protección en municipios con una alta exposición al fenómeno del reclutamiento de menores. A esos espacios los hemos denominado "casas lúdicas" porque propician el encuentro con las artes, con el deporte y con las nuevas tecnologías durante la jornada de extraescolaridad tan frecuente y prolongada en nuestros países en nuestra ruralidad. Éstos espacios están construidos con la mayor dignidad y con el concurso de la comunidad en este año estarán ya en 25 municipios.

Y quinto, quisiera destacar el papel determinante de dos mujeres Plenipotenciarias del Gobierno de Colombia dentro del proceso de paz que representan una visión adicional, necesaria dentro del proceso de toma de decisiones para alcanzar el fin del conflicto armado en mi país.

Todo esto, Señor Presidente y señora Bangura, pone en evidencia la visión integral de Colombia para enfrentar este fenómeno.

No quisiera concluir sin referirme a las recomendaciones contenidas en su Informe, particularmente en lo relativo a la implementación de la ley que se conoce como un "Marco Jurídico para la Paz" de 2012 y su ejecución, como lo decía la señora Bangura esta mañana, de cómo pasar de la legislación a la implementación, que fortalece el marco institucional y jurídico, para que todos los ciudadanos de mi país cuenten con los mecanismos necesarios para garantizar su acceso a la verdad, la justicia y a la reparación por todas las infracciones asociadas con el conflicto y en la violencia sexual que serán, día a día, señora Bangura, señor Presidente, nuestra prioridad.

Así mismo, como lo reconoce el Informe, cuente con nosotros, con nuestro compromiso de continuar con el cumplimiento de lo establecido en las distintas resoluciones del Consejo de Seguridad, en especial la 1960 de 2010, y la Coordinación con las agencias de Naciones Unidas siempre y cuando estén de común acuerdo con las autoridades nacionales.

Muchas gracias.

ˆarriba

« regresar

Intervenciones 2014