Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

51º Periodo de Sesiones de la Comisión de Desarrollo Social

(Nueva York, 7 de febrero de 2013)

Intervención del Embajador Miguel Camilo Ruíz, Representante Permanente Alterno

 

Señora presidente,

En nombre de la República de Colombia, quiero felicitarla a usted y a los demás miembros de la mesa por su elección para la conducción de las labores del 51º Periodo de Sesiones de la Comisión de Desarrollo Social. Asimismo, agradezco a la Secretaría por la preparación de los informes que sirven como base de nuestras deliberaciones.

Señora presidente,

Para Colombia, avanzar en la toma de acciones concretas para alcanzar el empoderamiento de las personas para la erradicación de la pobreza, lograr la integración social y crear pleno empleo y trabajo decente para todos, es un propósito central al que le otorgamos la mayor importancia.

Como lo establece el Secretario General en su Informe, el empoderamiento es un concepto dinámico y multidimensional, que requiere de planes y programas transversales que se adecúen a las particularidades y necesidades de cada una de las sociedades.

Asimismo, la promoción del empoderamiento parte del reconocimiento de que la participación de los diferentes miembros de la población requiere de un adecuado andamiaje institucional y normativo, y del establecimiento de condiciones propicias que permitan progresivamente avanzar en una cada vez mayor inclusión de todos los sectores de la sociedad, particularmente de los grupos vulnerables y marginados, y las minorías.

En Colombia la participación ciudadana es el sustento de nuestro sistema político como democracia participativa, por lo que consideramos que el empoderamiento no sólo es un medio para la mejora de las condiciones sociales, sino que también es un permanente objetivo para la realización de nuestros valores como una sociedad fundada en el pluralismo, el respeto a la dignidad humana, la solidaridad y el Estado de derecho.

Es por ello que Colombia, tiene como objetivo central de su política pública lograr la prosperidad y pleno goce de los derechos de todos los sectores de la población, para lo cual nos hemos propuesto alcanzar un mayor crecimiento económico que sirva de sustento para el logro de una sociedad con bienestar e igualdad de oportunidades para todos, independientemente de su género, edad, etnia, posición social, orientación sexual o lugar de origen.

A través del crecimiento económico, se genera empleo formal, se produce riqueza y se mejoran las condiciones de vida de la población. Asimismo, se generan recursos públicos que pueden ser empleados en reducir la pobreza y las disparidades sociales.

Así como el crecimiento económico conduce a mejoras en la calidad de vida de la población, las políticas y avances en el desarrollo social y la igualdad de oportunidades también retroalimentan el crecimiento económico y se traducen en una mayor productividad. Una población sana, educada, trabajando y en paz, es una población más productiva y con mayor bienestar.

Para lograr el adecuado engranaje entre el crecimiento económico y el desarrollo social, Colombia avanza en la formulación e implementación de políticas encaminadas a:

- Aumentar la eficiencia del gasto social para que los recursos se traduzcan en mejores resultados en cobertura y calidad;

- Mejorar la focalización del gasto social para que éste beneficie prioritariamente a los más pobres y vulnerables;

- Consolidar un sistema de protección social (SPS) que contribuya eficazmente a fortalecer y proteger el capital humano y los ingresos de los hogares, además de reducir su vulnerabilidad; y

- Alcanzar la inclusión social de los diferentes grupos étnicos, así como la igualdad de género.

Estas políticas ya han dado resultados concretos. La pobreza en Colombia se redujo 3,1 puntos porcentuales entre 2010 y 2011, al pasar de 37,2% a 34,1%; por su parte la pobreza extrema pasó de 12,3% a 10,6%; lo cual indica que salieron de la pobreza 1 millón 218 mil personas, y de la pobreza extrema otras 674 mil.

Asimismo, la tasa de desempleo registrada durante 2012 fue la más baja en los últimos 17 años, llegando al 10.4%. En relación a la salud, en 2012 se alcanzó en un 100% la unificación del plan de beneficios del régimen subsidiado y el régimen contributivo, lo que significa que los 22,4 millones de personas del régimen subsidiado reciben el mismo plan de beneficios del régimen contributivo. Señora presidente,

El documento final de la Cumbre de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible (Río+20) evidencia la igual importancia y complementariedad de las dimensiones social, económica y ambiental del desarrollo sostenible, precisando que su integración debe ser equilibrada. Por otra parte, se avanza en la discusión y preparación de la agenda de desarrollo global para después de 2015.

Estos dos acontecimientos profundamente interrelacionados, nos dan la oportunidad de revigorizar las acciones de la comunidad internacional para lograr objetivos claros y cuantificables, que basados en la titularidad nacional del proceso, nos permitan avanzar en las metas de la agenda de desarrollo.

La construcción de sociedades más incluyentes, equitativas y prósperas requiere, además de los esfuerzos nacionales, una mayor cooperación internacional, asistencia técnica y la transferencia de tecnología en pro del fortalecimiento de las capacidades nacionales. La acción coherente del sistema de Naciones Unidas resulta de gran importancia para apoyar las políticas nacionales y promover la creación de condiciones adecuadas para avanzar hacia el cumplimiento de los compromisos y objetivos definidos en la agenda del desarrollo.

Muchas gracias, señora presidente.

ˆarriba

« regresar

ECOSOC