Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Debate general del segmento humanitario del ECOSOC.

(Nueva York, 17 de julio de 2002)

Intervención del Embajador Alfonso Valdivieso, Representante Permanente de Colombia

 

Señor Vicepresidente,

En primer lugar, quisiera expresar el reconocimiento de mi delegación a la Secretaría, por el esfuerzo realizado en la preparación del informe sobre el Fortalecimiento de la Coordinación de la Asistencia Humanitaria de Emergencia de las Naciones Unidas. Quisiera también destacar nuestra complacencia por el hecho de que este año haya sido posible alcanzar un consenso en estos temas, que nos permita seguir avanzando en beneficio de las poblaciones afectadas por desastres naturales o emergencias complejas.

Es nuestra convicción, que los asuntos relacionados con la asistencia humanitaria deben ser considerados bajo una perspectiva integral, entendiendo que dicha asistencia debe ser prestada a través de un proceso que sirva para reconstruir el tejido social de las poblaciones afectadas, al tiempo que contribuya en el desarrollo de estructuras económicas que garanticen su sostenimiento después de la crisis.

El marco ofrecido por la Resolución 46/182 es fundamental en este propósito, no sólo consagra los principios que deben orientar la prestación de la asistencia humanitaria, sino que también establece la estructura en la cual esta ayuda se coordina. Colombia considera que toda asistencia humanitaria debe prestarse en estricta sujeción a estos principios, en especial aplicando el carácter neutral e imparcial del humanitarismo, y respetando el papel primario que el Estado afectado debe ejercer en el inicio, organización, coordinación e implementación de la prestación de la ayuda en su territorio.

De igual manera, destacamos positivamente que tanto el informe como la Resolución que será adoptada hagan énfasis en la transición del socorro al desarrollo, así como en la necesidad de involucrar activamente a las comunidades afectadas en dicha transición, que, como bien anota el informe, es mucho más que un proceso económico, y debe darse de manera tal que los esfuerzos realizados en la primera etapa de ayuda, sirvan de base a la futura recuperación.

La participación de la comunidad, el fortalecimiento de las estructuras locales, y el fortalecimiento a nivel nacional del marco institucional en el cual se coordina la asistencia humanitaria, son en muchos casos las mejores medidas para garantizar una adecuada prestación de la misma, que permita que la ayuda llegue de manera eficiente y a tiempo a las comunidades afectadas.

En este propósito, la coordinación es fundamental, y debe darse en todos los niveles del proceso de prestación de la asistencia humanitaria, en especial cuando existen tantos actores involucrados, como ocurre en el caso de las agencias del sistema de Naciones Unidas, con diferentes agendas y mandatos que pueden generar duplicación de esfuerzos en unas áreas y descuido en otras. En ese contexto, los Llamamientos Unificados y su uso como instrumento de planeación estratégica y promoción en materia de asistencia humanitaria, son una herramienta útil, tanto más en la medida en que a través de su elaboración en consulta con el Estado afectado favorecen también el proceso de coordinación al interior del mismo.

Señor Vicepresidente,

Colombia ha manifestado su compromiso con los derechos humanos y su apego a las normas del Derecho Internacional Humanitario, y ha hecho énfasis en que todas las partes en un conflicto armado deben respetar sus obligaciones bajo estos marcos, especialmente las relativas a la protección de civiles. En particular, es necesario prestar atención a la situación de los sectores más vulnerables en las poblaciones afectadas, como pueden ser las mujeres y los niños, las personas mayores y los discapacitados.

Las mujeres, que son a menudo tratadas únicamente como un grupo vulnerable, pueden constituirse en un factor de cambio positivo. Entre otros, el rol que desempeñan en los procesos de paz y reconstrucción debe ser promovido activamente. Es necesario continuar trabajando en la integración de una perspectiva de género en la respuesta humanitaria.

En el caso de los niños y las personas mayores, Colombia hace un llamado a la implementación efectiva de los compromisos adquiridos en las dos Conferencias mundiales recientemente celebradas, en donde se aborda su situación en casos de emergencias complejas y desastres naturales. De igual manera, Colombia apoya decididamente la iniciativa en favor de la elaboración de una Convención Internacional amplia e integral para promover y proteger los derechos y la dignidad de las personas con discapacidad.

Señor Vicepresidente,

Mi país otorga la mayor importancia al tema del desplazamiento interno, y tiene una posición abierta y transparente al respecto. La política nacional de atención y prevención del desplazamiento interno esta contenida en leyes y decretos reglamentarios, y busca promover el respeto y cumplimiento de los derechos humanos, el derecho internacional humanitario y los principios rectores de las Naciones Unidas aplicables a los desplazamientos internos, que han mostrado su utilidad en este tipo de situaciones.

Esta política es coordinada por la Presidencia de la República, y es ejecutada por la Red de Solidaridad Social, con la ayuda de diferentes entidades del orden nacional, regional y local, a través de programas desagregados en cinco componentes: prevención, atención humanitaria, restablecimiento socioeconómico, protección y fortalecimiento institucional.

El Gobierno de Colombia ha hecho un llamado a la comunidad internacional para que apoye los esfuerzos que se adelantan en el país para dar soluciones efectivas a la problemática de las comunidades desplazadas, y ha promovido la coordinación y el intercambio de información con los organismos de cooperación internacional que actualmente desarrollan proyectos y acciones para la atención y prevención del desplazamiento interno en el país. Entre ellos se cuentan el Programa Mundial de Alimentos, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, el Banco Mundial y el Comité Internacional de la Cruz Roja. A la comunidad internacional, y en especial a estas instituciones, mi país quiere expresar su profundo agradecimiento.

Señor Vicepresidente,

Para finalizar, Colombia quiere sumarse a la voz general de preocupación sobre las denuncias de abusos sexuales, explotación y malversación de la asistencia por parte de personal humanitario y considera de suma importancia la adopción de medidas apropiadas al respecto.

ˆarriba

« regresar

ECOSOC