Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

 

(San Jose, Costa Rica, 12 de junio 2013)

Discurso de apertura del Excmo. Sr. Néstor Osorio, Presidente del Consejo Económico y Social, Conferencia de Alto Nivel sobre Países de Renta Media

 

S.E. Sra. Laura Chinchilla, Presidenta de la República de Costa Rica,

Señor Taizo Nishikawa, Director General Adjunto de ONUDI

Señores Ministros,

Señores Jefes de delegación,

Señoras y señores,

Es un gran honor participar en esta Conferencia de Alto Nivel sobre Países de Renta Media, y extenderles un caluroso saludo en nombre del Consejo Económico y Social de las Naciones Unidas. Agradezco a la señora Presidenta la hospitalidad con que he sido recibido y la amplia labor organizativa dedicada a la preparación de esta Conferencia. Deseo también agradecer a la Organización de Desarrollo Industrial de las Naciones Unidas (ONUDI) por su inmensa labor preparatoria que también ha hecho posible este evento.

La Conferencia de Alto Nivel sobre Países de Renta Media es de suma importancia para el ECOSOC, como principal órgano de las Naciones Unidas encargado de las cuestiones del desarrollo y mecanismo central para la coordinación de las actividades del Sistema. La Conferencia tiene lugar en un momento crucial para el desarrollo internacional, dada la necesidad de definir una agenda de desarrollo post-2015, en la que deben quedar plasmadas las necesidades y aspiraciones de los países de renta media. Esta agenda debe basarse en una estrategia de desarrollo capaz de promover un crecimiento inclusivo, que favorezca la creación de empleo, y garantice la sostenibilidad del medio ambiente. Esto es exactamente lo que el ECOSOC debe lograr a través de una integración equilibrada de las tres dimensiones del desarrollo sostenible, a fin de que el mandato establecido en el documento final de Río +20 -El futuro que queremos- se convierta en una realidad.

Excelencias,

Señores y señoras,

La estrategia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ha tenido logros significativos, que representan un compromiso mundial con la reducción de la pobreza y el desarrollo que se debe continuar más allá de 2015. El marco de los ODM ha ayudado a galvanizar los esfuerzos de desarrollo, establecer prioridades mundiales y nacionales, y centrar las acciones en todos los niveles. Si bien se han logrado avances importantes, las tendencias han sido desiguales dentro y entre países y regiones. Adicionalmente prioridades desatendidas, como el empleo y el trabajo decente; la reducción de la desigualdad; la ciencia, la tecnología y la información, y la cultura deben convertirse en el centro de cualquier nuevo marco de desarrollo.

La nueva agenda debe identificar una estrategia de desarrollo en la cual la erradicación de la pobreza continúe siendo la piedra angular, pero enmarcada en un contexto de sostenibilidad y cambio de los patrones de producción y consumo. Por ello, existe la necesidad de adoptar un enfoque más estructural y sistémico que pueda ofrecer el cambio transformador necesario para hacer frente a los desafíos actuales y emergentes, y sugiera estrategias creíbles hacia una senda segura, sostenible e inclusiva para el desarrollo mundial. En ese sentido, la agenda de desarrollo post-2015 debe ser concebida como una agenda global e inclusiva, con objetivos específicos, que establezca las condiciones para garantizar que los resultados alcanzados sean irreversibles.

Excelencias,

Señoras y señores,

El criterio de ingreso per cápita utilizado en los últimos años para clasificar a los países en términos de su desarrollo se considera insuficiente debido a la simplicidad de la medida y a sus limitaciones para reflejar las restricciones al desarrollo que enfrentan estos países. A pesar de que en muchos países de renta media se ha visto un aumento de los niveles de vida de sus ciudadanos, muchos de estos países siguen enfrentando dificultades persistentes que obstaculizan el crecimiento económico sostenido, igualitario e inclusivo.

El concepto de desarrollo debe concebirse como un concepto amplio y multifacético que va más allá del simple aumento del ingreso medio por habitante. Como bien lo ha identificado la CEPAL en su reciente estudio sobre los países de renta media, el desarrollo no solo está ligado a una mejora de los niveles de vida, sino también al logro de procesos de crecimiento sostenibles e inclusivos que aborden la desigualdad social y productiva que caracteriza a los países de renta media. Por ello, para lograr el desarrollo, la CEPAL ha llamado la atención sobre la necesidad de superar los rezagos productivos endémicos a través de la innovación e inversión en capital físico y humano, que permitan aumentar la productividad y competitividad sistémicas. En ese sentido, es fundamental superar las brechas estructurales al desarrollo, tales como, la desigualdad, la pobreza, la inversión y el ahorro, la productividad y la innovación, la infraestructura, el acceso a la educación y a la salud y la fiscalidad entre otros, que no solo dificultan el crecimiento sino que también limitan la posibilidad de transitar hacia economías y sociedades más inclusivas.

América Latina y el Caribe, al igual que otras regiones que concentran un gran número de países de renta media han registrado una reducción significativa de los flujos de ayuda oficial al desarrollo. En ese sentido, la región ha pasado de percibir en promedio 14% de los flujos en la década de los 60, a cerca del 8% de las corrientes de ayuda en la actualidad.

Por ello, coincidimos con la CEPAL en que es necesario reincorporar a estos países en el sistema de cooperación internacional, a fin de que el mismo apoye de manera integral a estos países en la superación de los persistentes obstáculos al desarrollo.

La cooperación internacional debe ir más allá de la simple ayuda, con miras a garantizar resultados integrales y sostenibles en los ámbitos sociales, económicos y ambientales, promover el acceso a la tecnología y los mercados, fortalecer las capacidades nacionales y la capacidad de absorción e incorporación del progreso técnico en estos países. A su vez, la cooperación internacional puede constituirse como una herramienta fundamental para generar un efecto de concreción, sostenibilidad y apropiación local de los avances alcanzados.

Hoy en día ha tomado mayor relevancia y viabilidad la cooperación sur-sur, toda vez que muchos países de renta media han venido ampliando su papel tradicional de beneficiarios, al ofrecer su experiencia y buenas prácticas en materia de desarrollo. En este marco, debemos continuar fortaleciendo la cooperación Sur-Sur como un mecanismo innovador de apoyo a las prioridades de desarrollo de los países de renta media, que no debe percibirse en ningún caso como sustituta, sino complementaria de la cooperación norte-sur.

Excelencias,

Señoras y señores,

El tema de esta Conferencia pone de relieve la importancia de las redes de conocimiento en el contexto de los países de renta media. Como principal foro de las Naciones Unidas para cuestiones del desarrollo, el ECOSOC desempeña un papel importante en la promoción de redes e intercambio de conocimientos; particularmente a través de su papel en el seguimiento e implementación de los resultados acordados en las principales conferencias y cumbres de las Naciones Unidas.

De igual forma, cada año a través del Examen Ministerial Anual, el Consejo examina un tema del desarrollo desde la perspectiva nacional, regional y mundial. El Examen Ministerial Anual ha sido un foro en el que los Estados miembros, incluidos muchos países de renta media comparten sus experiencias nacionales a través de presentaciones voluntarias sobre políticas que han sido implementadas en sus países. Este año, cuatro países de renta media, Nigeria, Perú, Tailandia y Vietnam participarán en el Examen durante la próxima sesión sustantiva del ECOSOC en Ginebra.

El conocimiento generado por los Exámenes Ministeriales Anuales también ha sido compartido a través de un proyecto de las Naciones Unidas sobre Redes de Conocimiento Regionales, administrado por el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales. Los objetivos del proyecto incluyen la creación de comunidades de práctica profesional y el intercambio de conocimientos generados por los Estados miembros y las Naciones Unidas.

El Foro bianual de Cooperación al Desarrollo también se ha convertido en un importante espacio para el intercambio de conocimientos en temas sobre cooperación al desarrollo. El Foro ha centrado sus discusiones en el papel de la asistencia multilateral para el desarrollo sostenible, por lo que resulta de particular importancia para los países de renta media, dada la necesidad de una mayor movilización de recursos internacionales.

El ECOSOC es de por si un sistema, donde sus numerosas comisiones orgánicas y regionales, así como sus órganos de expertos generan y distribuyen conocimiento especializado. En ese sentido, se destaca la importante labor de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, que ha trabajado conjuntamente con los países de renta media, generando valiosos estudios como la reciente investigación sobre las brechas estructurales en estos países.

Excelencias,

Señoras y señores,

El ECOSOC y su sistema de órganos subsidiarios están por lo tanto bien posicionados para mejorar el acceso a conocimientos relevantes para poner en marcha políticas de desarrollo sostenibles. En ese sentido, el Consejo continuará proporcionando una plataforma abierta para el diálogo sobre la creación de políticas económicas, sociales y ambientales sostenibles, en la cual el crecimiento inclusivo y la construcción de sociedades más justas e iguales, sean principios rectores.

Espero con interés las discusiones que se adelantarán durante los próximos días. Confío en que surgirán muchas ideas innovadoras y enfoques de política. Esta importante Conferencia nos brinda una excelente oportunidad para identificar y determinar los componentes de la senda del desarrollo en nuestros países de cara a la preparación de la agenda de desarrollo post-2015. En el centro de este debate está la necesidad urgente no solo de erradicar los altos niveles de pobreza en nuestros países, sino de hacer frente de manera efectiva a los problemas estructurales que enfrentan los países de renta media para alcanzar el desarrollo sostenible. Espero que podamos llevar la Declaración de San Jose, a nuestras discusiones durante la sesión sustantiva del ECOSOC en julio.

Gracias por su atención.

ˆarriba

« regresar

ECOSOC