Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

 

(Nueva York, 22 de abril de 2013)

El Embajador Osorio Preside la Reunión Especial de Alto Nivel del ECOSOC con instituciones de Bretton-Woods

 

El 22 de abril, el Embajador Néstor Osorio, en su calidad de Presidente del Consejo Económico y Social (ECOSOC), presidió en lasede la ONU, la Reunión especial de alto nivel del ECOSOC con lasinstituciones de Bretton-Woods, la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo. Esta reunión que se realiza anualmente, tuvo como tema central la "Coherencia, coordinación y cooperación en el contexto de la financiación para el desarrollo sostenible y la agenda para el desarrollo post-2015". La reunión contó con la participación del Primer Ministro de Fiji, el Viceprimer ministro de Kirguistán, el Viceprimer Ministro de Finlandia, el Ministro de Hacienda y Crédito Publico de Colombia, el Vicepresidente de la Comisión Europea, el Ministro de Estado de Sudan, el Ministro de Economía y Finanzas de Bolivia , la Ministra para la Cooperación y el Desarrollo de Suecia, el Ministro de Asuntos Económicos y Finanzas de Irán, el Presidente del Banco Central de Austria y el Gobernador del Banco Central de Pakistán. De igual forma, la reunión contó con la participación de representantes de alto nivel y altos funcionario de las instituciones financieras y comerciales internacionales, así como a los participantes de la sociedad civil y el sector privado.

Durante su intervención, el Embajador Osorio llamó la atención sobre los efectos de ladesaceleración mundial sobre los niveles de desempleo, la reducción de la pobreza y la disminución del margen fiscal para las inversiones en áreas que resultan críticas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, y la posible profundización de estos problemas debido a una serie de riesgos a la baja en relación con las perspectivas de las economías desarrolladas y en desarrollo. En ese sentido, el Embajador Osorio resaltó la importancia de poner en marcha medidas normativas más rigurosas y concertadas en el ámbito nacional e internacional para mitigar los graves riesgos mencionados y asegurar una recuperación económica más fuerte y sostenida. De igual forma, el Embajador Osorio señaló que una estrategia eficaz de financiación para el desarrollo sostenible requeriría la movilización de recursos internos, el cumplimiento de todos los compromisos de asistencia oficial para el desarrollo y el uso de mecanismos de financiación innovadores. Finalmente, el Embajador Osorio reiteró la importancia de trabajar hacia una alianza mundial renovada para el desarrollo, que vaya más allá de su marco actual, a fin de abarcar el entorno variable del desarrollo y permitir un cambio transformador.

 

Discurso de apertura del Excmo. Sr. Néstor Osorio (Colombia), Presidente del Consejo Económico y Social, en la Reunión especial de alto nivel del Consejo Económico y Social con las instituciones de Bretton Woods, la Organización Mundial del Comercio y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo

 

Señor Primer Ministro,
Señor Viceprimer Ministro,
Señor Vicesecretario General,
Excelencias,
Señoras y señores,

Me complace dar a todos ustedes la bienvenida a esta Reunión especial de alto nivel del Consejo Económico y Social con las instituciones de Bretton Woods, la Organización Mundial del Comercio y la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo.

En nombre del Consejo Económico y Social, deseo dar la bienvenida especialmente a los representantes de alto nivel y altos funcionario de los Estados Miembros y de las instituciones financieras y comerciales internacionales, así como a los participantes de la sociedad civil y el sector privado.

El tema general de la reunión de este año es "Coherencia, coordinación y cooperación en el contexto de la financiación para el desarrollo sostenible y la agenda para el desarrollo post-2015". Por ello, nos ocuparemos de los siguientes temas:

1. Situación y perspectivas de la economía mundial en el contexto de la crisis financiera y económica mundial;

2. Financiación para el desarrollo sostenible, en particular mediante la movilización de capital privado, en el contexto del seguimiento de los resultados de la Conferencia de Río+20; y

3. Alianza mundial para el desarrollo en el contexto de la agenda para el desarrollo post-2015.

Primero. En el contexto de la crisis financiera y económica mundial, la situación y las perspectivas de la economía mundial siguen siendo bastante desalentadoras.

Cinco años después del estallido de la crisis, la economía mundial sigue intentando recuperarse. Las debilidades de las principales economías desarrolladas siguen siendo la base del lento crecimiento económico mundial. Muchos países desarrollados, en especial en la zona euro, continúan afrontando problemas de deuda soberana, fragilidad bancaria y presiones fiscales, que obstaculizan su recuperación económica. Si bien los países en desarrollo han crecido a un ritmo mayor, algunos de ellos experimentan los efectos derivados de la debilidad económica de los países desarrollados, y diversos problemas estructurales en sus economías nacionales.

La desaceleración mundial también implica altos niveles de desempleo en todo el mundo, un menor ritmo de reducción de la pobreza y una disminución del margen fiscal para las inversiones en áreas que resultan críticas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Además, los problemas podrían profundizarse a causa de una serie de riesgos a la baja en relación con las perspectivas de las economías desarrolladas y en desarrollo, la posible espiral de las tensiones geopolíticas y la posibilidad de un fenómeno climático que desencadene un encarecimiento vertiginoso de los precios mundiales de los alimentos. En vista de estas preocupaciones, se necesitan medidas normativas más rigurosas y concertadas en el ámbito nacional e internacional para mitigar los graves riesgos mencionados y asegurar una recuperación económica más fuerte y sostenida. De manera particular, la política fiscal alrededor del mundo debería ser más contra cíclica, apoyar más la creación de empleo y ser más equitativa.

Segundo. En el contexto del seguimiento de los resultados de la Conferencia de Río+20, una estrategia eficaz de financiación para el desarrollo sostenible debe apoyar un crecimiento económico inclusivo que sea ambiental, social y económicamente sostenible.

Una estrategia eficaz de financiación para el desarrollo sostenible requerirá la movilización de recursos internos, el cumplimiento de todos los compromisos de asistencia oficial para el desarrollo y el uso de mecanismos de financiación innovadores. La movilización y canalización efectiva de recursos en áreas claves para el desarrollo sostenible en los países en desarrollo, necesitará un sector financiero sólido y de amplia base que facilite la inclusión financiera. También se debe promover la estabilidad financiera a fin de facilitar las inversiones a largo plazo en sectores cruciales para el desarrollo sostenible, tales como la infraestructura; los proyectos con bajas emisiones de carbono, e innovaciones y tecnología relacionadas; y la financiación de pequeñas y medianas empresas. Las fuentes oficiales de financiación no serán suficientes para atender esas enormes necesidades. En consecuencia, los responsables de las políticas deben diseñar estrategias que permitan movilizar la financiación privada a través de medidas para compartir riesgos, y medidas de otro tipo que permitan alinear mejor las iniciativas privadas con los objetivos públicos.

En la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible, los gobiernos reconocieron la necesidad de movilizar recursos significativos para promover los tres pilares del desarrollo sostenible. Se acordó establecer un comité intergubernamental de expertos a fin de proponer opciones sobre una estrategia efectiva de financiación para el desarrollo sostenible. Me complace reconocer que se ha establecido un grupo de trabajo específico en el marco del Equipo de Tareas de las Naciones Unidas sobre la Agenda para el Desarrollo post-2015, con objeto de movilizar los aportes del sistema de las Naciones Unidas en apoyo a la labor del comité.

Tercero. Se requiere una alianza mundial renovada para el desarrollo en el contexto de la agenda para el desarrollo post-2015.

La estrategia de los Objetivos de Desarrollo del Milenio ha tenido logros importantes, que representan un compromiso mundial con la reducción de la pobreza y el desarrollo que debe continuar después de 2015. Sin embargo, la agenda para el desarrollo post-2015 precisá un enfoque más estructural, inclusivo y sistémico que pueda lograr la transformación necesaria para hacer frente a los desafíos actuales y emergentes, y sugiera estrategias creíbles hacia una senda segura, sostenible e inclusiva para el desarrollo mundial. Por ello, debemos trabajar hacia una alianza mundial renovada para el desarrollo, que vaya más allá de su marco actual, a fin de abarcar el entorno variable del desarrollo y permitir un cambio transformador. La movilización de recursos financieros para el desarrollo y el uso eficaz de todos esos recursos serán elementos fundamentales para la puesta en marcha de esta alianza mundial.

Quisiera enfatizar la importancia de una mayor rendición de cuentas, cooperación y formulación coherente de políticas entre los Estados Miembros, en lo que respecta la puesta en marcha, el seguimiento y la implementación de la alianza mundial renovada para el desarrollo. Dentro del sistema de las Naciones Unidas, el ECOSOC tiene un papel fundamental que desempeñar para hacer más eficaces las alianzas mundiales. El Foro Bianual sobre Cooperación para el Desarrollo (DCF), podría promover la rendición de cuentas mutua como principio general de la agenda para el desarrollo post-2015. Estas y otras medidas conexas podrían considerarse como parte de los esfuerzos más amplios para fortalecer el sistema existente de gobernanza económica mundial.

Necesitamos un sistema de gobernanza económica mundial con una mayor rendición de cuentas, más inclusivo y coherente, que implique arreglos eficaces para la toma colectiva de decisiones entre las diferentes partes interesadas a nivel internacional. Un sistema de esas características también reforzaría la alianza mundial para el desarrollo, garantizando la participación de todos los actores involucrados en la formulación de políticas y el diálogo internacionales.

En este sentido, el fortalecimiento del papel y la eficacia de las Naciones Unidas contribuirán a lograr un sistema de gobernanza económica mundial más coherente. Asimismo, un sistema de gobernanza económica mundial más representativo requerirá la ampliación y el fortalecimiento de la participación de los países en desarrollo en la toma de decisiones y establecimiento de normas económicas internacionales, así como la participación activa de la sociedad civil y el sector privado en el diálogo y en las actividades relacionadas con el desarrollo.

Señoras y señores,

Espero con mucho interés los debates del día de hoy. Confío en que surgirán muchas ideas innovadoras y enfoques de política. En el centro de este debate está la necesidad urgente de medidas más decisivas y efectivas de la comunidad internacional para abordar los serios desafíos en el contexto de la financiación para el desarrollo sostenible y la agenda para el desarrollo post-2015. Esta reunión de alto nivel nos brinda una excelente oportunidad para discutir medidas prácticas que permitan mejorar la coherencia, la coordinación y la cooperación de nuestros esfuerzos en esta materia.

Gracias por su atención.  

ˆarriba

« regresar

ECOSOC