Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Archivo de Noticias

Nueva York, 19 de julio de 2012

El Embajador Néstor Osorio presidió una de las mas tensas y complejas sesiones del Consejo de Seguridad durante este año, en la que se sometió a votación un proyecto de resolución sobre la situación en Siria.

El proyecto fue presentado por Alemania, Francia, Portugal, Reino Unido y Estados Unidos con el propósito de insistir ante las autoridades sirias y de la oposición, en la necesidad de poner fin a la escalada de violencia y de poner en practica el plan del Enviado Especial Conjunto de las Naciones Unidas y la Liga de Estados Árabes para Siria, señor Kofi Annan, orientado a generar un proceso político, garantizar el respeto de los derechos humanos y la asistencia humanitaria necesaria, entre otros.

Aunque en el proyecto de resolución se invocaba en forma expresa el Capitulo VII de la Carta de la ONU, relativo a medidas coercitivas, no se contemplaba todavía la imposición de sanciones ni de la intervención militar. Se buscaba, mas bien, generar un impacto positivo que contribuyera a modificar el comportamiento de las partes en el terreno, con miras a lograr una salida política que haga realidad las aspiraciones legítimas de todos los sectores de la sociedad siria. Al invocar el capitulo VII de la Carta se hacía una admonición expresa a las autoridades sirias, de que en caso de no atender el llamado al cese de la violencia, el Consejo tomaría medidas mas contundentes.

El proyecto de resolución no fue aprobado como resultado del voto negativo de China y Rusia. El proyecto recibió 11 votos a favor y dos abstenciones (Pakistán y Sudáfrica).

 

EXPLICACIÓN DE VOTO DE COLOMBIA

En abril del año pasado, cuando Colombia presidia el Consejo de Seguridad, registramos las primeras manifestaciones de una represión violenta que no ha cesado y que se agudiza día a día. Ya son miles los muertos, desplazados, refugiados, torturados y detenidos arbitrariamente.

El mundo asiste escandalizado al desgarrador drama humano que viven los sirios, al inusitado nivel de violencia y las flagrantes violaciones a los derechos humanos. Es deplorable que el Gobierno sirio no haya tomado las medidas necesarias que permitan la implementación del Plan de seis puntos y las resoluciones 2042 y 2043 del Consejo de Seguridad, y que la oposición tampoco haya contribuido a ello.

Colombia votó a favor del proyecto de resolución presentado por Reino Unido, Francia, Alemania, Portugal y Estados Unidos, porque considera que este texto otorga el apoyo necesario y envía mensajes claros y contundentes a todas las partes en Siria sobre la urgencia de aplicar los compromisos y obligaciones contenidas en el Plan de seis puntos, las resoluciones 2042 y 2043, y los acuerdos alcanzados en Ginebra en el marco del Grupo de Acción sobre Siria.

Colombia está convencida del papel determinante que la Misión de Supervisión de las Naciones Unidas en Siria (UNSMIS) tiene en la promoción del diálogo entre las partes y en el apoyo de la aplicación del Plan de seis puntos del Enviado Especial. Deploramos que hoy este Consejo no haya alcanzado un acuerdo para prorrogar el mandato de una herramienta que puede contribuir en forma crucial a los esfuerzos encaminados a resolver la crisis en Siria.

Lamentamos que las discrepancias hayan prevalecido sobre los múltiples acuerdos con respecto a la manera en que se debe enfrentar la crisis siria y, que no hayamos logrado concretar disposiciones que promuevan avances efectivos entre las partes, para lograr una salida política que haga realidad las aspiraciones legítimas de todos los sectores de la sociedad siria.

Por incierto que parezca el futuro de Siria, su población tomó el camino irreversible del cambio. El resultado de esta votación es motivo de frustración pero no nos desanima a persistir en la búsqueda de una solución política a la crisis siria. Colombia continuará contribuyendo a que se adopten medidas para poner fin a todas las formas de violencia, a detener los abusos a los derechos humanos, y encontrar vías para que bajo el liderazgo del pueblo sirio se puedan instaurar instituciones democráticas que le permitan vivir en una paz fraternal.