Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

 

Lo que planteamos a la ONU y a la comunidad internacional es que se respete del derecho de Colombia a buscar la paz, dijo el Presidente Santos

"Pedimos que se nos siga acompañando en este esfuerzo respetando nuestras decisiones, nuestra forma de hacer las cosas, y confiando en que nuestras actuaciones nunca han sido ajenas a las sensibilidades de la comunidad internacional", afirmó.

Naciones Unidas, 24 septiembre de 2013

El Presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo que "lo que planteamos a la ONU y a la comunidad internacional es que se respete el derecho de Colombia, y de toda nación, de buscar la paz".

La afirmación fue hecha este martes por el Jefe de Estado, al intervenir en la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, en el 68° Periodo de Sesiones Ordinarias.

Señaló el Mandatario que su gobierno impulsó "el más ambicioso proyecto de ley que se conozca para atender y reparar a las víctimas en medio de un conflicto, una ley que tuve el honor de sancionar en presencia del Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki-moon".

Y explicó que la obligación del Estado colombiano "va más allá de la atención a las víctimas del pasado", porque "nuestra obligación más urgente hoy es evitar que se produzcan nuevas víctimas; es acabar este conflicto ya, para que el ciclo de violencia y de dolor no se siga repitiendo".

Puso de presente que tal proceso se está haciendo "respetando, por supuesto –como siempre lo hemos hecho– nuestro Estado de derecho y nuestras obligaciones internacionales".

Subrayó que se quiere terminar el conflicto "sin renunciar a la justicia, ni mucho menos a la verdad y a la reparación de las víctimas".

Estrategia integral de justicia transicional

El Presidente Santos dijo en la Asamblea General que aprovechaba para hacer "una reflexión sobre el papel de las Naciones Unidas y las organizaciones multilaterales frente a nuestro proceso de paz y su eventual implementación".

Y puso de presente que "Colombia es tal vez el primer país del planeta en asumir un proceso de esta naturaleza durante la vigencia del Estatuto de Roma, lo que nos convertirá en un modelo para otros casos en que se busque privilegiar el diálogo sobre la solución armada, como debe ser".

Agregó que la antigua Alta Comisionada de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Louise Arbour, afirmó recientemente que "la doctrina internacional no ha sido exitosa en encontrar respuestas prácticas a cómo resolver la tensión real entre paz y justicia en un proceso de negociación".

El Jefe de Estado indicó que la señora Arbour recordó que los tribunales para Yugoslavia y Ruanda "han tenido inmensos recursos pero muy pobres resultados".

"El tribunal para Ruanda, fundado en 1994, solo ha logrado resolver 40 casos de cerca de 800 mil asesinatos que se cometieron en un año", sostuvo.

Y añadió que el tribunal de la antigua Yugoslavia," en 20 años, apenas ha resuelto un centenar de casos".

"¿Cómo lograr, entonces –al mismo tiempo– la terminación del conflicto armado, el cumplimiento de nuestras obligaciones de investigación y sanción, y la máxima satisfacción posible de los derechos de las víctimas?", preguntó el Mandatario.

En ese orden de ideas afirmó que "estos dilemas hay que enfrentarlos con honestidad y con seriedad, y así lo estamos haciendo en Colombia".

A ese respecto explicó que en el país se desarrolla una estrategia integral de justicia transicional que "atiende los principios de verdad, justicia, reparación y no repetición".

"Podemos decir que hemos sido pioneros en la implementación de medidas de justicia transicional en medio del conflicto, poniendo en un lugar prioritario la satisfacción de los derechos de las víctimas", añadió el Presidente Santos.

Así mismo, hizo una llamado para que "se nos siga acompañando en este esfuerzo respetando nuestras decisiones, nuestra forma de hacer las cosas, y confiando en que nuestras actuaciones nunca han sido ajenas a las sensibilidades de la comunidad internacional".

Sostuvo, por último, que "no podemos pretender investigar todos los hechos cometidos en medio siglo de violencia y procesar a todos los responsables para luego no cumplir, pero sí podemos construir una estrategia realista y transparente que permita satisfacer de la mejor manera los derechos de todas las víctimas".