Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Archivo de Noticias

La misión de la ONU no es cambiar gobiernos: embajador en la ONU. Entrevista del diario El País de Cali

 

El embajador de Colombia en la ONU, Néstor Osorio, dice que con la Presidencia del Ecosoc se demuestra que el país ha ganado más espacio internacional.

Después de presidir el Consejo de Seguridad de la ONU, Colombia recibe una nueva oportunidad de coordinar un influyente organismo internacional de discusión política.

El embajador Néstor Osorio preside actualmente el Consejo Económico y Social , Ecosoc. Creado en 1946, para coordinar la labor económica y social de la ONU a través de sus 28 órganos subsidiarios, lo conforman 54 países, entre ellos diez de Latinoamérica. Es la segunda vez que un colombiano ostenta esta posición, después de Alfonso Patiño, en 1963.

El País: ¿Cuál será la agenda que llevará Colombia al Ecosoc?

Néstor Osorio: El Ecosoc es uno de los pilares de la Naciones Unidas. Reune una agenda de carácter político y fue diseñado para servir de gran foro para los problemas económicos, sociales y de desarrollo, sobre todo para que tenga efecto sobre los países en desarrollo.

Es muy vasto el panorama de temas y este año cuadran muy bien con nuestros intereses. En la conferencia ministerial del Ecosoc, en junio, el tema será cómo puede contribuir este organismo a la elaboración de una agenda para el desarrollo después del 2015, en su calidad de principal órgano encargado del examen de políticas y formulación de recomendaciones sobre asuntos de desarrollo económico y social.

El País: Una crítica generalizada para este tipo de organismos es que se desgastan mucho en la discusión política y generan pocos resultados prácticos. ¿Qué hará para que el Ecosoc sea más ágil y efectivo?

N.O.: Nosotros entramos al Ecosoc por un término de tres años y no teníamos previsto asumir la Presidencia. Antes habíamos presentado unas propuestas en el sentido de que el Ecosoc sea un organismo más sustantivo en sus discusiones, menos dedicado a la minucia de negociaciones de textos y resoluciones y que pueda tener un mayor impacto.

Todas las agencias de las Naciones Unidas que tocan temas económicos y desarrollo le reportan al Ecosoc, por ejemplo la Organización Internacional del Trabajo y la Organización Mundial de la Salud. Se trata de que la sustancia tome precedencia sobre los procedimientos y negociaciones eternas que no nos llevan a nada.

El País: En el Ecosoc se hacen constantes referencias sobre la necesidad de promover mejores oportunidades para los jóvenes, especialmente en los países en desarrollo. Este es un gran desafío en Colombia, porque el desempleo y la criminalidad entre los jóvenes es alto. ¿Qué acciones concretas podrían realizarse desde el Ecosoc para que mejore esta situación en países como Colombia?

N.O.: Se trata de encontrar métodos de financiación, asistencia y capacitación institucional. En Colombia, la Presidencia de la República tiene una organización muy seria. Hay un grupo de jóvenes trabajando en el tema. Ellos tienen un plan que es parte de lo que nosotros mostramos aquí, de lo que puede hacerse para la promoción de la juventud. En marzo tendremos un foro sobre el tema. El punto es capacitar institucionalmente, promover la generación de empleo, ciencia y tecnología.

Aceptar una presidencia como la del Ecosoc es precisamente una forma de demostrar que Colombia hace parte seria y decidida en el proceso de decisiones internacionales. Es un avance y un vuelco en materia de política internacional, en los últimos dos años Colombia ha tenido un rol mucho más activo en el proceso de toma de decisiones internacionales.

El País: La canciller María Ángela Holguín se reunió en diciembre con el secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, para exponerle las diferencias en el tema de San Andrés y el fallo de La Haya. ¿Se viene un pronunciamiento de la ONU?

N.O.: Pronunciamiento o intervención de la Secretaría General de la ONU, en esta materia, no hay.

El País:¿Cómo recibe la ONU la apertura del debate en Colombia sobre la legalización de la dosis de drogas sintéticas? ¿Esto fortalece las voces del continente que piden replantear la lucha antidrogas?

N.O.: Ya hemos presentado propuestas, a raíz de la pasada reunión de la Asamblea General de alto nivel. Los presidentes Juan Manuel Santos de Colombia; Otto Pérez de Guatemala, y Felipe Calderón, en su momento de México, presentaron un documento para replantear el manejo internacional que se le está dando al tema de la droga. Convocamos a un examen sobre las fallas, los problemas y las nefastas consecuencias del sistema actual, que definitivamente no encuentra una solución. Estamos haciendo un llamado para que la Asamblea General convoque una reunión especial para tratar el tema en no más de un año.

El País: El presidente Santos quiere llevar otro tema 'caliente' a las discusiones de la ONU: el control del comercio de armas. ¿Cree que el organismo atenderá esa sugerencia?

N.O.: Aquí hay en marcha una negociación sobre el comercio de armas. Tuvimos unas sesiones el año pasado que no llegaron a ninguna conclusión, y tenemos una conferencia nueva convocada para marzo.

El presidente Santos llevó a la reunión de la Celac y la Unión Europea unas ideas sobre la importancia de participar de una forma más decidida y unida para regular el comercio de armas. Una de las cosas que hemos notado, sobre todo después de estar en el Consejo de Seguridad, es que dentro de los conflictos, la población civil acaba completamente armada, el tráfico de armas pequeñas y ligeras es de unas magnitudes inmensas.

EE.UU., que al principio no era muy proclive a una regulación, aceptó comenzar a negociar el tema. Hay muchos países que están en la misma tónica, y Colombia es un actor muy activo para estas discusiones.

El País: En una entrevista con la revista The New Republic, el presidente Barack Obama confesó lo complicado que le resulta liderar una intervención en Siria, cuando países como el Congo también se desangran. Esta especie de esterilidad se nota mucho más en la ONU, que a pesar de su importancia no parece contar con el liderazgo necesario para solucionar este conflicto. ¿Qué reflexión hace del tema?

N.O.: Hemos visto una gran escalada de violencia y como el Gobierno de ese país responde a los llamados de la población para tener una vida democrática. Una de las grandes frustraciones es que la política internacional, el equilibrio de poderes entre las grandes potencias, impidió que pudiéramos tomar unas acciones tempranas y decididas. Hoy vamos en más de 60.000 muertos, medio millón de refugiados y casi 4 millones de personas con necesidad de asistencia humanitaria.

Aquí hay una lucha de titanes. Hemos chocado con países como Rusia y China que se han opuesto en tres oportunidades a resoluciones que habrían abierto el camino para una solución política. Una precipitación de EE.UU. y Europa pudo haber generado un conflicto de mayores proporciones. Usted menciona un problema de liderazgo, pero llevamos dos años tratando este tema cada semana, analizándolo, haciendo todas las gestiones con el Secretario General y los enviados especiales.

La misión de las Naciones Unidas no es cambiar gobiernos, pero cuando un gobierno como el de Siria comete estos atropellos, consideramos que pierde su legitimidad.

http://www.elpais.com.co/elpais/colombia/noticias/mision-onu-cambiar-gobiernos-embajador-onu