Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Archivo de Noticias

Pronunciamiento conjunto de las delegaciones de Bahamas, Belice, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Jamaica, México, Perú, Trinidad y Tobago y Uruguay, leído por el Embajador Néstor Osorio ante la Asamblea General de la ONU 

Nueva York, 2 de abril de 2013

 

Señor Presidente,

Tengo el honor de hablar en nombre de Bahamas, Belice, Chile, Colombia, El Salvador, Guatemala, Jamaica, México, Perú, Trinidad y Tobago, y Uruguay.

Señor Presidente,

Después de varios años de intensas negociaciones, hoy finalmente hemos adoptado el Tratado sobre Comercio de Armas en la Asamblea General. Este gran logro no hubiera sido posible sin el hábil liderazgo del Presidente de la Conferencia Final, Embajador Peter Woolcott, y aprovechamos esta oportunidad para felicitarlo, a su muy capaz equipo y a la Secretaría por el fuerte trabajo, transparencia y organización con la que han llevado a cabo esta Conferencia Final. Nuestra apreciación va también a todos los Facilitadores cuyo trabajo fue crucial en la búsqueda de compromisos dondequiera que había puntos de vista muy diferentes.

También reconocemos que el éxito de esta Conferencia Final se basa en los avances que hemos logrado en las etapas previas de este proceso de negociación. Por eso, también queremos reconocer la labor del ex Presidente de la Conferencia, Embajador Roberto García Moritán.

Por último, pero no menos importante, queremos agradecer a la sociedad civil y las Organizaciones No Gubernamentales que, desde hace muchos años, impulsaron la adopción por parte de la comunidad internacional de un Tratado sobre Comercio de Armas

Sr. Presidente,

En esta coyuntura política y dadas las actuales condiciones internacionales, creemos que el texto que hemos producido es lo mejor que habríamos podido lograr. No sólo crea un régimen común internacional que regule el comercio de armas, sino que nos da la oportunidad de seguir desarrollando un sistema de control más robusto en el futuro, tanto a través de posibles enmiendas para actualizar el Tratado como mediante la revisión de su aplicación en las Conferencias de los Estados Partes. Esperamos con interés la futura revisión del ámbito de aplicación del Tratado, a fin de incluir otras armas convencionales de manera más clara, tales como granadas de mano, las minas y los explosivos.

Como usted bien sabe, el objeto de este Tratado se encuentra en el centro de la preocupación de nuestra región. Nosotros sufrimos a diario las consecuencias negativas del tráfico ilícito, en especial de armas pequeñas y ligeras, y es por eso que siempre hemos abogado con firmeza para lograr un TCA. En este sentido, tomamos nota con satisfacción que varias de las sugerencias que hemos presentado durante el proceso de negociación, se han incorporado en el texto final que hemos adoptado. Por ejemplo, celebramos que el texto no sólo incluya a las armas pequeñas y ligeras, sino que establezca las descripciones que los Estados Partes utilizarán para regular este tipo de armamento cubriendo todas las armas pequeñas y ligeras posibles.

Por otra parte, invitamos a los futuros Estados Partes a aplicar, en la mayor medida posible, todas las disposiciones del Tratado también a las municiones, y a sus partes y componentes.

Sr. Presidente,

Es momento de mirar hacia el futuro. Para que el TCA tenga un impacto positivo en terreno, debemos asegurar su rápida entrada en vigor y su aplicación efectiva. Instamos a todas las delegaciones a que firmen y ratifiquen este Tratado a la brevedad posible para lograr también su eventual universalización.

Por último, queremos reiterar que el mismo nivel de importancia y compromiso que este grupo de amigos ha demostrado a lo largo de este proceso se reflejará en nuestra aplicación del Tratado de Comercio de Armas.

Muchas Gracias.