Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Colombia en la adopción del Protocolo de Naciones Unidas sobre Armas de Fuego

(Nueva York, 31 de mayo de 2001)

Intervención del Embajador Nicolas Rivas, Representante Permanente Alterno de Colombia

 

En aras del consenso Colombia ha apoyado la adopción del Protocolo sobre armas de fuego por parte de esta Asamblea General.

Sin embargo, de conformidad con lo manifestado por la delegación de Colombia que participó en la negociación del Protocolo contra la fabricación y el tráfico ilícito de armas de fuego, sus piezas y componentes y municiones, nuestro país no comparte la formulación del párrafo 2 del Artículo 4 sobre su ámbito de aplicación. Habríamos preferido que el Protocolo se aplicase a todas las transferencias de armas de fuego, sus piezas y componentes y municiones, para contribuir realmente a prevenir y combatir su tráfico ilícito, y para que las transferencias de armas entre Estados, al igual que cualquiera otra transferencia, quedasen sujetas a todos los mecanismos de control previstos en este Protocolo.

Hoy, cuando se somete el Protocolo a la consideración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, queremos reiterar nuestras opiniones respecto del artículo 4 y muy específicamente respecto de la cláusula de salvamento que figura en su párrafo 2.

Es preciso tener en cuenta la definición de "tráfico ilícito", en la cual se entiende, claramente, que para que una transferencia sea lícita se requiere de la autorización de cualquiera de los Estados Partes involucrados en ella. Una cláusula de salvamento como la que figura en el Articulo 4 del Protocolo contradice esta definición, al implicar que un Estado puede transferir armas sin la autorización o consentimiento de alguno de los Estados interesados. Es decir, con la inclusión de esta cláusula se estaría dando viabilidad jurídica a que un Estado pueda transferir armas a quienes quiera en otro Estado, sin que ese otro Estado pueda tener injerencia alguna sobre la transferencia.

Esto, a juicio de la delegación de Colombia, no solo haría de esa transferencia un acto ilícito, de conformidad con la definición de "tráfico ilícito", sino también un acto intervencionista, de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas y con la misma Convención contra la delincuencia transnacional organizada, la cual manifiesta que los Estados Partes cumplirán con sus obligaciones en consonancia, entre otros principios de la Carta, con el de la no intervención en los asuntos internos de otros Estados.

Señor Presidente,

Esta cláusula de salvamento también implica que la acción de transferir armas a un Estado sin su autorización, acción a todas luces ilícita, podría adelantarse: "cuando la aplicación del Protocolo pudiera perjudicar el derecho de un Estado Parte a adoptar medidas en aras de la seguridad nacional, en consonancia con la Carta de las Naciones Unidas".

Esta parte del párrafo nos preocupa aún más, porque no explica cuáles serían las medidas a adoptar, cuáles las motivaciones, ni contra quien o cómo se llevarían a cabo, así el párrafo diga que serían en consonancia con la Carta de las Naciones Unidas. Tampoco quedan claros los intereses de seguridad nacional a los que se refiere la cláusula, si son los del Estado que lleve a cabo las acciones o los intereses de los Estados a donde lleguen las armas sin su autorización. De otra parte creemos que se desconoce la Carta de Naciones Unidas al permitir la intervención de un Estado en los asuntos internos de otros Estados mediante la transferencia de armas a actores no estatales.

Todo esto amerita una reflexión, como quiera que los países afectados por el tráfico ilícito de armas no podemos justificar que, en aras de los intereses económicos y políticos de unos cuantos Estados, se excluyan de las medidas de control del Protocolo ciertas transferencias de armas, como las transferencias entre Estados que se desvían con frecuencia por canales ilícitos, o aquellas transferencias, como las transferencias a actores no estatales, que a juicio de la delegación de Colombia constituyen un delito grave.

Muchas Gracias Señor Presidente.

ˆarriba

« regresar