Presidencia | Cancilleria | Naciones Unidas

Español | English

Presentación de la publicación The Criminal Justice Response to Support Victims of Acts of Terrorism (Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y el Equipo Especial sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo (CTITF))

22 de noviembre, 2011

Intervención de S.E. Fernando Alzate, Embajador, Representante Permanente Alterno 

 

Señor Director Ejecutivo de la Oficina contra la Droga y el Delito (ONUDD), Yuri Fedotov,

Señor, Robert Orr, Director del Equipo Especial sobre la Ejecución de la Lucha contra el Terrorismo,

Señora Carie Lemack,

Señora Mira Sorvino,

Señoras y Señores,

Permítanme, en primer lugar, agradecer la celebración de este evento de lanzamiento de la publicación "Manual sobre Mecanismos de Justicia Penal para apoyar a las Víctimas del Terrorismo" elaborado por la ONUDD en desarrollo del mandato otorgado por la Asamblea General y en colaboración con algunos Estados miembros, entre ellos, Colombia.

Mi país tiene en gran estima la permanente colaboración con la Oficina y de manera consistente, ha contribuido con el desarrollo de herramientas que facilitan la provisión de asistencia técnica a los Estados para la aplicación de compromisos derivados de diversos instrumentos internacionales, incluidos los relacionados con la lucha contra el terrorismo. En los últimos años, esta cooperación ha resultado en la elaboración de manuales en materia de terrorismo, secuestro y, además del manual que hoy estamos lanzando, se viene trabajando en un compendio de casos resueltos de delincuencia organizada transnacional que analiza la manera como se han aplicado las provisiones de la Convención de Palermo en los procesos.

A partir de su experiencia y en la medida de sus posibilidades, Colombia continuará patrocinando, financiando y suministrando experiencia técnica para el desarrollo de estas importantes herramientas.

Señoras y Señores,

Mi país que ha sido víctima del terrorismo, lo condena en todas sus formas y manifestaciones, y reafirma que no existen ni pueden invocarse motivos ni circunstancias que lo justifiquen. También estamos convencidos de que el terrorismo sólo puede derrotarse con el concurso integral y decidido de la comunidad internacional mediante la cooperación y el cumplimiento de las obligaciones frente al derecho internacional, en particular el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales.

La atención y reparación a las víctimas es un pilar fundamental de la política de defensa y promoción de los derechos humanos y de la lucha contra la violencia y el terrorismo en Colombia. Desde el año 2005 con la ley de Justicia y Paz Colombia inició un proceso que ha permitido visibilizar a las víctimas y hacer de público conocimiento los dolorosos hechos y circunstancias donde sus derechos fundamentales fueron vulnerados. Como resultado de este proceso, el pasado 25 de mayo el Congreso Colombiano aprobó la Ley de Víctimas y de Restitución de Tierras.

La Ley considera como víctimas a las personas que individual o colectivamente hayan sufrido un daño por infracciones al Derecho Internacional Humanitario o de violaciones graves y manifiestas a las normas Internacionales de Derechos Humanos. En un concepto amplio, la Ley también reconoce como víctimas a los familiares cercanos del afectado.

Por su parte, la Comisión Nacional de Reconciliación y Reparación viene adelantando un enorme trabajo con el fin de garantizar a las víctimas, sin ningún tipo de distinción, y con un enfoque diferencial de género, edad y etnia, su acceso a la verdad, la justicia y la garantía de no repetición.

Con la aprobación de esta Ley, el Gobierno de Colombia envió un mensaje de esperanza para las víctimas y una señal firme de que la justicia se impone sobre los victimarios. Ahora asumimos el gran reto de implementar la Ley que se proyecta a 10 años, se espera reparar un promedio de 350 familias diarias para un total de 100mil al año, lo que quiere decir un total de un millón de familias, cuatro millones de personas durante una década.

Señoras y Señores,

En el marco de la Organización, también se han dado grandes pasos. En la Estrategia Global de las Naciones Unidas contra el Terrorismo, por primera vez, se reconoce la importancia de establecer "sistemas nacionales de asistencia que atiendan las necesidades de las víctimas del terrorismo y sus familias y faciliten la normalización de su vida" y "la necesidad de promover la solidaridad internacional en apoyo de las víctimas". De esta manera, se reconoce que una política integral de lucha contra el terrorismo, debe necesariamente, incorporar la defensa de los derechos de las víctimas del terrorismo y la mitigación de sus perjuicios.

Por su parte, el Relator Especial sobre la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales en la lucha contra el terrorismo ha reconocido que ocuparse de los derechos de las víctimas del terrorismo las ayuda a reconstruir sus vidas y también puede ayudar a reducir las tensiones en la sociedad que, por sí mismas, podrían dar lugar a condiciones propicias para la captación de terroristas. El Relator Especial precisa además que el apoyo a las víctimas del terrorismo que han sufrido graves violaciones de sus derechos fundamentales incluye la prestación de asistencia material, jurídica y psicológica y subraya la vital importancia de llevar ante la justicia a los autores de actos terroristas.

Para concluir, quisiera reiterar que Colombia seguirá contribuyendo a que las víctimas sean escuchadas y que los Estados cuenten con mecanismos apropiados para repararlas. Este manual constituye una medida concreta destinada a la protección y promoción de sus derechos y su reconocimiento. Confiamos en que el mismo servirá de base para las actividades que realiza la Organización y asistir a los Estados miembros en la construcción de capacidades para garantizar que la voz de las víctimas sea escuchada en los procesos penales.

Muchas gracias.

ˆarriba

Archivo de Noticias